Connect with us

Actualidad Política

Puntos de partida para la acción liberal en la Argentina

Lo cierto es que hay diferencias metodológicas que nos separan a varios de nosotros, que responden en realidad a diferencias de tipos gnoseológicas,  ontológicas y, en algunos casos, epistemológicas. No pienso, en este escrito, enfocarme en esas diferencias si no, muy por el contrario, partir del presupuesto que todos compartimos la visión de que la filosofía de la libertad, inspirada en los valores del respeto del individuo, la responsabilidad, la solidaridad conforman los puntos fundamentales para disfrutar de los beneficios de una sociedad argentina abierta, rica e inclusiva.

Sobre esta base, me propongo ofrecer algunas observaciones acerca del contexto político-social-histórico en el que nos encontramos y, a mi criterio, los posibles cursos de acción que tenemos. Ante estas propuestas (que son sólo enunciativas y bien pueden aparecer otras), propongo orientar el debate en la próxima reunión del grupo que, reuniéndose por segunda vez, carga con el mandato de dar una respuesta a las pretensiones enunciadas en la reunión fundacional, hacia dar una respuesta política-orgánica a la pulsión liberal en la Argentina.

Quisiera que podamos consensuar una estrategia política y trabajar mancomunadamente para transformar la sociedad argentina. Mi aporte tras muchas horas de reflexión, estudio y autocrítica:

¿Por qué luchamos?

Esta es la pregunta central a la que debemos dar respuesta. Lo evidente y lo fundamental es transformar la realidad argentina. Entendiendo por realidad los esquemas institucionales, los valores, las reglas de juego, en fin, en dos palabras: las relaciones de poder. Tenemos una visión de lo que es deseable y queremos implantarla o tender en esta dirección. Todo aquel que no asuma ese deseo como propio, no es político y no merece un lugar en esta mesa política. De hecho, es funcional al statu quo y será mejor perderlo en la puja política por venir.

Y cómo se transforman las relaciones de poder? Con poder. Qué queremos entonces? Poder. Y acá planteo poder como capacidad transformadora, creadora, de influencia. Sugiero leer a Foucault si la noción de poder les hace ruido. Hay que sacar del oscurantismo de la moralina a estas nociones. Y, les ruego, dispénsenme la aceptación provisoria (en caso que no la compartan) de esta idea para poder elaborar juntos lo que sigue.

Es en este esquema de puja por el poder, donde debemos definir la estrategia que vamos a perseguir. Queremos una revolución (cambio de un paradigma por otro) o una reforma (modificación del paradigma vigente)? Algunos de nosotros venimos trabajando en pos de la revolución, otros en aras de la reforma y algunos somos más indefinidos o mixtos. Es decir, tenemos 2 pulsiones en juego (no creo en las formas puras, reconozco que todos construimos en ambos sentidos, pero hay siempre una pulsión dominante), la reformista o la revolucionaria.

La una y la otra representan dos proyectos muy diferentes y, consecuentemente, demandan estrategias y  hasta marcos teóricos distintos.

¿Por quién luchamos?

En mi visión de las cosas, creo en la democracia republicana por sobre un modelo autárquico. No creo en la sacralidad de los “valores fundamentales”, si no que los entiendo en clave social como conflicto de intereses. Y no creo que tengamos los recursos necesarios para imponer, ni implantar nuestra visión de las cosas. Y, honestamente, no me gusta nada la idea de imponerlo.

Partir de una visión iusnaturalista, sea inspirada en la religión o sea inspirada en “la razón” no da cuenta de las complejidades de la puja política. Sirve, en todo caso, para fundamentar la posición personal ante la propia conciencia pero descreo absolutamente de la eficiencia de operar con un discurso de esta naturaleza. Por la sencilla razón que nos pone en pie de igualdad a cualquier otro apriorismo y hoy luchamos contra un esquema de este tipo, pero que a su vez sabe relativizarnos cuando sus “porque sí” no alcanzan. Y vamos en franca desventaja y no contamos con los recursos para posicionar nuestro discurso y nuestra explicación por sobre la del otro.

Pecamos, creo, de cierto fetichismo de la libertad. Pensamos que tenemos la solución que todos están buscando y que bajamos con la verdad revelada que los impíos necesitan para redimirse ante si mismos y alcanzar así su felicidad. Somos soberbios. Vemos infelicidad donde no la hay o, lo que es peor, pensamos que hay algún bien aún más deseable que ser feliz para las personas. Sobre este tema, reconozco, me abrió los ojos Martín Simonetta y es un tema que, en general, los liberales hemos pasado por alto. La felicidad es el verdadero parámetro de éxito de un paradigma y, por más que nos pese, el populismo con su pan y circo hace un gran trabajo manteniéndola (aunque sabemos que posee dificultades de proyectarse en el tiempo sin violencia o sin dilapidar los recursos de la sociedad). Los problemas que tiene la gente no son los problemas que normalmente vemos. Dejémonos de romper las bolas.

No lo hacemos por la gente. Lo lamento, pero no lo hacemos por la gente. Nunca vi a un liberal escuchando (quitando el loable caso de Marcos Hilding Olhsson en San Isidro que merece el mayor de los respetos). Nos hemos vuelto maestros del habla, del monólogo, nos hemos excluido solos de los debates (y los zurdos han hecho lo suyo, pero fundamentalmente es culpa nuestra). Somos como la abuela que anuncia que todos se van a ir al infierno y ese momento no llega; y si llega lo que dijo la abuela importa poco porque estamos en un quilombo y hay que salir. No se trata de tener razón, asumámoslo. Se trata de tener poder para sostener la razón propia.

¿Qué estamos haciendo?

Como sostuve antes, tenemos dos caminos: el revolucionario o el reformista.

Ahora, me animo a decir que el revolucionario es inconducente y una franca pérdida de tiempo. No tenemos los recursos de ningún tipo para llevar adelante un programa de ese tipo y sólo es sostenible con violencia. Lo lamento, pero sus condiciones de posibilidad son similares a las del comunismo, son utopistas. Podemos esperar como un Marx que el capitalismo se supere y se “purifique” o podemos plantear tirar al sistema por la borda y cambiarlo por otro a punta de pistola. Honestamente, ambas estrategias me parece inverosímiles una por mística (esperando a un “hombre nuevo”, iluminado), la otra por ser lisa y llanamente contraria a, al menos, mi visión de la libertad.

Tenemos que dejarnos de joder con visiones ahistóricas de nuestro fracaso o, lo que es peor, negar que hemos fracasado. Porque no es otra cosa, el “programa liberal” fracasó, no supo instalarse o no supo sostenerse. Fracasó por negarse a replantearse sus bases, sus métodos y sus formas. No hemos sido capaces de acompañar a los tiempos y a los cambios y las reglas del juego cambiaron. Ya no podemos pensar la sociedad desde una lógica maniquea, no podemos usar un lenguaje segmentario, no podemos seguir peleados con lo que pasa a nuestro alrededor.

Retomando el mandato que nos fue encomendado, creo que debemos proponer una solución a la demanda de representación política. Y la sensatez en la respuesta depende fundamentalmente de las probabilidades de éxito de la misma, es decir, de su eficacia. Y, si somos responsables frente a nuestros representados, agregaré de su eficiencia (hemos derrochado y derrochamos, muchos no soportamos un análisis de ROI – Return of investment).

¿Qué podemos hacer en Argentina?

Creo que tenemos tres alternativas reformistas para contemplar:

  1. Fundar una fuerza política orientada a ganar elecciones y a amasar poder para transformar la realidad.
  2. Constituirnos como una línea interna en algún partido con peso electoral para crecer dentro de su estructura (personalmente sugiero al PRO, más allá de mis diferencias con Macri y cia.)
  3. Replantear los proyectos existentes, por ejemplo, redefiniendo el objetivo y la dinámica en torno al punto 1.

El resto, mis estimados, es a mi humilde opinión una cruzada quijoteana a mediano o largo plazo (en el mejor de los casos). No obstante, como hermano y socio en la causa los acompañaré en cualquier aventura que intenten. (Y diré, intentemos). Espero puedan receptar de buena gana mi preocupación y ayude a ampliar el debate.

Es momento para repensar en conjunto una estrategia central, lo cual no implica de forma alguna descuidar las iniciativas individuales. Para quienes no entiendan cómo se puede formar parte de un todo más grande sin perder la individualidad, sugiero ver a los Transformers o a los Power Rangers.

Les mando un fraternal abrazo,

Yamil Santoro

PD: el que me tire en los comentarios la mejor combinación de organizaciones liberales que representen a los battlezords de los Power Rangers le doy un premio y una mención especial.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualidad Política

Procesaron al ex número 2 de Carlos Mac Allister en la Secretaría de Deportes

El juez federal Ariel Lijo dictó el procesamiento de Orlando Moccagatta, quien fue el segundo del secretario de Deportes Carlos  Mac Allister, en una causa en la que se lo investiga por favorecer supuestamente a la empresa Myrtha Pools, que construye piletas de natación.

Se trata de uno de los primeros procesamientos que se dictan desde Comodoro Py para funcionarios que pasaron por la administración de Mauricio Macri. Moccagatta está acusado de negociaciones incompatibles con la función pública y fue embargado en 55 millones de pesos. Por las sospechas en su contra, fue desplazado del Gobierno en noviembre de 2017.

Moccagatta está sospechado de favorecer contrataciones directas a Myrtha Pools por parte de diversos municipios y provincias. La causa se inició tras un informe periodístico en el programa PPT, de Jorge Lanata.

El acusado fue presidente de esa empresa hasta el 30 de noviembre de 2015, antes de que llegara el gobierno de Mauricio Macri. Cuando asumió su cargo como segundo de Deportes, quedó en la mira de la Justicia por haber recomendado las contrataciones directas a Myrtha Pools en provincias y municipios. Ahora, tras una investigación, quedó procesado y embargado, junto a dos personas vinculadas a la empresa, Ricardo Fernández y Hugo Ducasse.

Existen en el legajo elementos de cargo suficientes como para sostener que Orlando Oscar Moccagatta –en su carácter de Subsecretario de Deportes y Alto Rendimiento Deportivo de la Nación- se interesó y direccionó los tres subsidios anteriormente detallados, destinados a la instalación de piscinas olímpicas en diferentes puntos del país, para lograr su pronta concesión y que sean aplicados, exclusivamente, en la instalación de piletas de la marca “Myrtha Pools“, sostuvo el juez.

Según señaló, ello se hizo “con la finalidad de beneficiar con la adjudicación de aquellas contrataciones a la sociedad “Project & Management Pools S.A.”, única distribuidora en el país de las piscinas “Myrtha Pools”; conformada por los socios Fernández y Ducasse y que él mismo había fundado en el año 2013 y sido su presidente hasta su arribo a la función pública, señaló el juez.

Según afirmó, “el precio de de venta de las acciones de la empresa acordado entre Moccagatta y Ducasse, así como también las demás circunstancias del caso anteriormente acreditadas, me llevan a presumir fundadamente que el primero de ellos siguió siendo el dueño de la compañía luego de su asunción como funcionario público. Ello, sin perjuicio de que las pruebas recabadas no permitan afirmar que efectivamente haya percibido parte de sus ganancias, producto de las negociaciones aquí investigadas”.

“Como se advierte, el objeto de estos actuados se circunscribió en establecer cómo Moccagatta –desde su función pública- se interesó en los subsidios detallados en miras de beneficiar a la firma “Project & Management Pools S.A.” con la adjudicación de las contrataciones investigadas y, en particular, a sus accionistas –Fernández y Ducasse- quienes obtuvieran un rédito económico producto de aquellas negociaciones. Asimismo, que esta hipótesis ha sido debidamente acreditada”, agregó Lijo al firmar los procesamientos.

Continue Reading

Actualidad Política

Gerardo Zamora quiso sacar US$ 32 millones en efectivo

El gobierno de Santiago del Estero intentó sacar 31.900.000 dólares en efectivo por una ventanilla del Banco Hipotecario, pero se encontró con el impedimento de la Justicia que evitó el sospechoso cobro por parte de apoderados de la gobernación de Gerardo Zamora.

Ante la extraña solicitud, desde el banco pidieron explicaciones y desde Santiago del Estero señalaron que se trataba de una emergencia y que el dinero era necesario para afrontar, entre otras obligaciones, el pago de salarios.

Lo que llamó aún más la atención del banco, ya que los sueldos no se pagan en dólares ni en efectivo. Al mismo tiempo la entidad bancaria le informó a la provincia que el retiro de casi 32 millones de dólares en efectivo tendría un costo adicional de 400.000 dólares. Y que ese gasto se evitaba si la operación se hacía en forma electrónica. Así y todo los apoderados insistieron en hacer el retiro en efectivo.

Al mismo tiempo y ante la negativa del Banco Hipotecario, el gobierno de Santiago del Estero inició una acción judicial ante un juzgado de aquella provincia, donde una jueza civil y comercial autorizó la extracción y le dio un plazo de tres días al banco para que la hiciera efectiva.

A la acción judicial iniciada en la provincia se sucedió la intervención de altos funcionarios santiagueños que insistieron ante las autoridades bancarias para que fuera autorizado el retiro de dinero en efectivo.

Debido a que la operación era sospechosa, intervino la Unidad de Información Financiera (UIF) el organismo del Estado que previene el lavado de dinero. Esa oficina pidió la intervención de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC) que depende de la Procuración General de la Nación.

La PROCELAC pidió una medida cautelar para suspender el retiro debido a lo sospechosa de la situación. La semana pasada la jueza federal María Servini de Cubrini dispuso una medida cautelar que frenó por diez días hábiles el pago de esa considerable cifra. La provincia deberá explicar de manera razonable el por qué de tamaña extracción.

En 2017 hubo una modificación de la UIF a las normas que regulan las operaciones en los bancos. Cuando se detecta una operación inusual de algún organismo público, además de justificar el origen de los fondos hay que explicar el destino del dinero. Debido a lo extraña de la operación que intentó Santiago del Estero el banco alertó a la UIF.

Esto surgió a partir de un caso emblemático: los retiros de grandes sumas de dinero que hacía la agrupación de Milagro Sala en Jujuy. Pero además de avisar a la UIF el banco le pidió explicaciones a los apoderados de la provincia que habían ido a retirar la plata. Les solicitaron el acta administrativa preguntando para qué eran esos fondos y quién había tomado esa decisión. La primera respuesta fue que la iban a usar para pagar sueldos y gastos corrientes de la provincia. Desde el banco preguntaron para qué necesitaban dólares y por qué retiraban un monto fuera de lo habitual.

La segunda respuesta de los funcionarios del gobierno de Gerardo Zamora fue que lo hacían para proteger los recursos de la provincia frente a la crisis generada por el gobierno Nacional.

Hay una norma de la provincia de Santiago del Estero que establece que esos pagos no pueden realizarse ni en efectivo ni en dólares, sino solamente con transferencia bancaria.

Mientras está en vigencia la cautelar dictada por Servini se inició una etapa de conciliación entre la provincia y el banco para resolver la situación. Por el momento, el retiro del dinero en efectivo por ventanilla quedó suspendido.

En tanto, otro caso similar pero de un monto menor está a cargo del juez federal Sebastián Ramos. A fines de octubre la provincia de Santiago del Estero intentó retirar dos millones de dólares en efectivo y por ventanilla de la sucursal del Banco Nación de la capital provincial.

El banco sólo tenía la mitad del dinero, que fue entregada. Antes de la segunda entrega se dio una intervención similar a la sucedida en intento de retiro de casi 32 millones de dólares y Ramos paró el retiro por el millón de dólares pendiente.

Los investigadores no descartan que haya habido en los últimos tiempos más operaciones similares que serán judicializadas a la brevedad. En tanto se trata de investigar para qué se iban a utilizar los fondos públicos de la provincia gobernada por Zamora.

Continue Reading

Actualidad Política

Aerolíneas Argentinas: gremios anunciaron paro de 24 horas para el lunes

Los gremios agrupados en Sindicatos Aeronáuticos Unidos anunciaron hoy un paro de 24 horas para el próximo lunes. La medida de fuerza tendrá lugar luego de que Aerolíneas Argentinas suspendiera a 376 empleados que participaron de una asamblea de 11 horas el pasado 8 de noviembre, lo que provocó la suspensión de 258 vuelos.

En la previa, a través de una carta, los sindicatos aeronáuticos APTA, APA, UPSA, UALA y APLA habían adelantado la realización de un plan de lucha debido al “incumplimiento por parte de la Empresa del pago de la cláusula compensatoria inflacionaria (cláusula gatillo) correspondiente al mes de septiembre, como así también el estancamiento evidenciado en la negociación salarial del Grupo AR/AU para el período 2018/19″.

“Hemos resuelto convocar a un paro total de actividades para el lunes 26. Es un primer paso, luego se harán otras medidas, movilizaciones, marchas. En este caso afecta exclusivamente a Aerolíneas y Austral porque es un tema salarial, por incumplimiento del acta firmada el año pasado“, indicó el secretario general de la Unión del Personal Superior y Profesional de Empresas Aerocomerciales (UPSA), Rubén Fernández.

En diálogo con los medios, el delegado de los trabajadores aeronáuticos criticó al Gobierno y consideró que busca hacer “desaparecer” a la línea aérea de bandera. “La están achicando, la están vendiendo mal”, afirmó, y agregó: “Con los sueldos de octubre se tendría que haber aplicado la cláusula gatillo por inflación, y no la aplicó, entonces que no nos quieran hacer responsables de no dialogar cuando hay algo firmado y homologado y la empresa no lo cumple”.

Los trabajadores del sector aéreo señalaron, además, que el paro podría extenderse a raíz de las suspensiones instrumentadas por Aerolíneas Argentinas, que se conocieron hoy, a raíz de la mencionada asamblea realizada el 8 de noviembre que dejó varados a más de 30 mil pasajeros y provocó la cancelación de 258 vuelos.

La empresa estatal resolvió suspender a 376 empleados por entre 10 y 15 días, según confirmaron fuentes de Aerolíneas Argentinas, y las áreas donde hubo más sanciones fueron Tráfico y Contact Center (las dos de atención al público), al tiempo que quienes trabajan en el sector de Tripulantes de a Bordo no participaron de la asamblea, por lo que no fueron sancionados.

La decisión fue comunicada en las últimas horas vía telegrama a los afectados, y las sanciones más extensas son para aquellos empleados que dejaron de hacer su trabajo durante la medida de fuerza. Además, la empresa les descontará las horas no trabajadas a quienes participaron de la asamblea.

Continue Reading

Politicos.com.ar © 2018