¿Para qué viajar al Funeral de Chávez?

Comprendo que para muchos la decisión compartida junto a Carlos Maslatón de venir a presenciar este suceso político histórico, el Funeral de Chávez, puede generar algunas preguntas o intrigas. Ante tal posibilidad me gustaría aclarar algunos puntos a título personal de por qué decidí venir acá:

  • La Meca del Populismo: si uno quiere aprender del enemigo debe conocerlo tanto o mejor que a si mismo. Nada de lo que te puedan contar los medios puede reemplazar la experiencia de estar en un evento político de esta naturaleza. De la misma manera que asisto a todos los actos sindicales que puedo, así como asistí en su momento al cierre de campaña de Chávez, así como iría al funeral de Fidel Castro, es fundamental estar en estos espacios para comprender lo que ocurre debajo de las apariencias o los prejuicios que tenemos. Esto es escuela, trabajo de campo, aprendizaje concreto para resistir al kirchnerismo.
  • Yo no odio: esto es quizás lo más difícil de comprender. Para un analista político, para alguien que estudia los fenómenos políticos, Venezuela es hoy el lugar más importante del mundo. Jamás podría dejar que mi rechazo absoluto de todo lo que representa Chávez me impida venir a estudiarlo in situ. Esto es como si un creacionista se negase a estudiar el genoma humano. Oscurantismo puro, pensamiento medieval.
  • Reporte opositor: la pluralidad de voces es algo deseable. Está Pino Solanas y Claudio Lozano (con quienes viajamos en el avión), también están Shakira y Milagro Sala y los tupamaros y así otros tantos. Acaso no les interesa tener una lectura y un reporte alternativo? A todas luces prefiero que alguien afín a mis ideas (así como otros) me reporten antes que tener una visión sesgada.
  • Me aburren las vacaciones: me parece una malinversión gastar dinero para ir a hacer huevo a algún lado. Este verano, en vez de irme de vacaciones o gastar en algún curso trabajé para ahorrar para este viaje sabiendo que la experiencia iba a tener una trascendencia histórico-político-educativa infinitamente mayor. Nadie me paga el viaje, ni Maslatón, ni Bullrich, ni mi viejo.

La política se trata de barajar cartas y tratar de lograr el mejor juego con la propia mano. Acá no sólo podés aprender del populismo fascista en una de sus formas más acabadas, si no que podés observar a los pichones de Chávez argentinos en un entorno alternativo y obtener información que por otros medios sería imposible.

Esto, mis amigos, es periodismo e investigación científica. Esto es política.

Goodbye Lenin 🙂

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here