Connect with us

Nota de Opinión

El declive del discurso político del gobierno en la Argentina

El año pasado, allá por el mes de junio, publiqué un artículo para este sitio que se llamo “la decadencia política-institucional de la Argentina”. En él hice referencia a la incapacidad de las instituciones políticas argentinas para canalizar y procesar el conflicto por vías pacíficas, de manera eficiente. El Congreso, el Poder Judicial y el Poder Ejecutivo, lejos funcionar equilibradamente (fruto de los frenos y contrapesos propios de una República), se solapan y se superponen permanentemente. Así también sucede con otras instituciones de menor rango.

En esta ocasión me voy a centrar en la decadencia del discurso político del gobierno nacional. Éste, en los últimos 12 años, sufrió a mi entender una gran merma. Desde el año 2003 se han venido esgrimiendo ciertas afirmaciones que perduraron a largo del tiempo y que se apoyan y se sostienen en argumentos realmente pobres y poco consistentes (por no decir falsos).

Empecemos por un problema macroeconómico grave: la inflación (léase el aumento generalizado de los precios). Para justificar la inflación, el oficialismo en el poder recurrió  frecuentemente a su “teoría del crecimiento”. En pocas palabras, el argumento era que si hay inflación, ello se debía al crecimiento rápido y acentuado de la Argentina desde el año 2003. El crecimiento produce inflación, porque una mayor cantidad de personas consume y demanda determinados bienes y servicios. El aumento en el consumo produce un aumento en los precios. Este argumento ignoraba el componente de la oferta. Omitía que la oferta se había estancado. Es decir, las inversiones no habían llegado y tampoco llegarían.

A medida que pasaban los años y el problema de la inflación se agravaba, el oficialismo produjo un giro en su discurso, en sintonía con la intervención del INDEC (el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos). El discurso apuntaba a negar el problema, situarlo debajo de la alfombra. Es que el argumento inicial sostenido por el gobierno chocaba contra la realidad de otros países, entre los cuales podría nombrar varios de América Latina (como  Brasil, Paraguay, Perú) y varios otros de Asia, que crecían a altas tasas con baja inflación.

La propia intervención discrecional y grosera del INDEC, es necesario recordar, gatilló un discurso político realmente muy endeble. Se ponían en tela de juicio los estándares y métodos que utilizaba el INDEC para medir el valor de la “canasta faimiliar”. En su lugar, nadie quiso ni estuvo en condiciones de respaldar discursivamente (y en los hechos) un nuevo índice. El discurso político parecía estar centrado en descalificar todo hecho que contradijera el “modelo”, sin plantear alternativas ni métodos superadores.

En el problema de la inseguridad ciudadana también se vislumbra con claridad la pobreza discursiva del oficialismo. Néstor Kirchner y Cristina Fernández evitaron en sus discursos pronunciarse sobre el problema. En muy contadas veces apareció la palabra “inseguridad” en los discursos presidenciales. Cuando el oficialismo, a través de ministros, secretarios y diputados estuvo dispuesto a hablar sobre el tema, su énfasis estuvo puesto en menospreciar la gravedad del asunto, aludiendo por ejemplo a una “sensación de inseguridad”. De esa manera, se lograba salir del paso, postergar hasta nuevo aviso el tratamiento del problema.

Racionalizando las cosas, es necesario decir que un problema como la inseguridad produce, en los que la sufren, sensaciones y sentimientos subjetivos adversos. Modifica la percepción de la realidad de las personas y produce un cambio claro en su conducta (especialmente cuando el problema es de grandes proporciones). Pero esa “sensación”  tiene su causa, en la Argentina, así como también puede serlo en países como Venezuela, en la inseguridad real, existente en los hechos y medible estadísticamente.  Por lo tanto, decir que hay una “sensación de inseguridad” es reconocer el problema. La “sensación de inseguridad” es en gran parte consecuencia de una inseguridad real, objetiva, existente en los hechos.

Asimismo es posible constatar omisiones de parte del oficialismo que terminan repercutiendo en la sostenibilidad de sus dichos y afirmaciones. El gobierno nacional se esforzó repetidamente en culpar a los medios de comunicación más importantes por tergiversar la realidad y desinformar. Su carácter supuestamente monopólico, corporativo y antidemocrático legitimarían estos reproches. Pasando por alto el problema de si existe una verdad o un conocimiento que pueda considerarse imparcial u objetivo,  su posición como activo comunicador en el rol institucional que ocupa termina desacreditando o relativizando esas mismas aseveraciones. El gobierno hizo exactamente lo mismo que los medios de comunicación a los que ataca: informar a través de sus múltiples medios gráficos, televisivos y radiales su verdad parcial, sesgada en perjuicio de los medios monopólicos u oligopólicos que él mismo detenta. El ida y vuelta se planteó como una verdadera batalla porque no existió ni existirá nunca un tercero imparcial, un árbitro que esté en condiciones de mediar en la disputa y apaciguar los ánimos.

Por último, el oficialismo recurrió con asiduidad a la descalificación de la oposición política. A menudo, en lugar de atacar los argumentos y afirmaciones de la oposición, se atacaba directamente a la persona. La descalificación personal tenía el objetivo de sepultar el pluralismo político. Nadie puede sostener legítimamente que las reglas de cualquier democracia donde se respeten las libertades no descansen en la convivencia pacífica, la tolerancia, la participación libre y la asunción de la palabra. Estos valores son los que se resintieron en la Argentina a partir del año 2003: la descalificación adquirió dimensiones peligrosas.

La denuncia del oficialismo tendió a tomar la siguiente forma: haber estado con tal o cual persona,  en tal o cual lugar, o haber participado en tal o cual espacio, son razón suficiente para valorar o menospreciar al emisor. Las ideas, argumentos y afirmaciones quedaban de lado, no interesaban. La exclusión del escenario político se decidía casi de antemano. Ergo, el discurso político perdía valor.

Un ejemplo reciente puede servir para ilustrar este punto: la movilización reciente por el “Caso Nisman” generó apoyo en la oposición política y rechazo en el oficialismo (o en gran parte de él).  Éste último intentó, los días anteriores a la gran marcha, quebrantar la voluntad de sus participantes con un discurso ofensivo, nada elegante que repetía viejas manias: la legitimidad o ilegitimidad de la marcha pasó nuevamente a depender de quienes asistieran a ella, no de las ideas, principios, supuestos y motivos que la informaban. Los lugares comunes se repetían y el oficialismo no fue capaz de desplegar un discurso político a la altura de los acontecimientos, creíble y consistente.

Durante mucho tiempo, la calidad del mismo pareció no repercutir demasiado en las encuestas electorales. La economía crecía y la sociedad estaba mejor.

Los agujeros del discurso político aparecen con toda su fuerza en momentos difíciles para la economía y de descrédito hacia el gobierno. La legitimidad de éste último es severamente puesta en duda.

Una nueva clase política en el poder deberá tomar nota y producir un discurso político a la altura que apuntale, en períodos favorables, la confianza hacia el gobierno y, en momentos adversos, procure rescatarlo. Es un recurso vital para cualquier gobierno democrático que quiera ganarse la opinión pública y torcerla para su lado, asegurándose la gobernabilidad política necesaria y despejando así  los fantasmas de inestabilidad del pasado.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nota de Opinión

Por un Guinness WORLD Records ™ en el Obelisco

Todos alguna vez quisimos tener en nuestras bibliotecas ese libro. Grande, con imágenes fantásticas de gente realizando las proezas más grandes e increíbles de la historia. Que nuestro nombre o nuestras acciones queden escritas en un libro nos hace inmortales. La posibilidad de que dentro de 50 años una persona agarre ese libro o versiones nuevas con un récord no quebrado, hace que sigamos siendo recordados por muchos años junto con todas las historias y mitos alrededor de este récord. Obviamente el libro al que hago referencia en su edición de 2018 contiene lo que en suportada llaman a los “Superhéroes de la vida real” y es eso justamente lo que tiene en su interior. Personas realizando proezas desde el punto de vista físico, mental, estratégico y cuestiones propias de la naturaleza humana. A su vez no sólo son personas solas, sino que en algunos de sus récords participan grupos de personas que con esfuerzo y dedicación inmortalizan sus nombres en este libro.

Pocos récords tienen impronta argentina hasta ahora. El último que ingresó a uno de estos libros se alcanzó el domingo 29 de Enero de 2017 en el pueblo de Villa Epecuén donde en la laguna flotaron 1941 personas al mismo tiempo tomadas de la mano.

En 2016 en la apertura de uno de los programas más vistos de la argentina se quebró otro récord – “El show de tango realizado a mayor altura del suelo”, éste fue llevado a cabo por la bailarina Mora Godoy a 65 metros de altura y colgando de un Drone realizado para tal fin.

En 2015 conseguimos “El dueto cantado a mayor distancia” cuándo los 12.120 Kilómetros separaron a Andrés Evans de su duetista en Cardiff. El mismo año en la provincia de San Juan realizamos la Proyección de mapping más grande del mundo cubriendo una superficie aproximada de 13 canchas de fútbol.

Por 2009 logramos la mayor maratón de bandas de la historia de la humanidad, entre el primero y el 7 de Junio. Fueron unas 160 horas, 35 minutos y 439 bandas tocando sin parar en Berazategui.

Desde 2005 Messi tiene el récord de “mayor cantidad de goles en la UEFA Champions League jugando para el mismo equipo” (Barcelona) – Actualmente activo. Siguiendo con el Fútbol, Ángel Di María fue el jugador de futbol por el que se “pagó la mayor venta combinada a nivel mundial” desde 2007 y hasta 2015 fue transferido 4 veces por un total de 197.53 millones de dólares. Sumados a otros 2 récords del deporte, donde el Turismo Carretera es el “Campeonato automovilístico más antiguo” iniciado en 1937 y Roberto Fuglini también tiene un espacio ostentando el récord de “mayor colección de pelotas de fútbol” (861).

Emilio Scotto aparece también ostentando el récord del “viaje en motocicleta más largo del mundo” habiendo recorrido 735.000 kilómetros entre 1985 y 1995 atravesando 214 países. Antonio Abertondo “cruzó ida y vuelta el Canal de la Mancha a nado por primera vez” en 43 horas y 10 minutos en los que sólo descansó 4 minutos.

Fuimos también en 1974 y luego del deceso del entonces presidente Juan Domingo Perón, nos convertimos en “el primer país del mundo con una mujer ocupando el cargo de Presidente de la Nación”, para quienes no recuerdan la historia – María Estela Martínez es de quién estoy hablando.

Por último, pero no menos importante también conseguimos generar el “mosaico de caramelos más grande del mundo con 300.000 caramelos cubriendo una superficie de 146.50 metros cuadrados. También el “mosaico de monedas más largo del mundo” con 110.400 monedas cubriendo 69 metros cuadrados. La hormiga argentina tiene “la supercolonia más grande registrada en todo el mundo” y contamos con “el pájaro con el órgano reproductor más grande” cuyo miembro puede medir 42.5 centímetros, el pato zambullidor argentino.

Y en este 2018, tenemos la suerte de poder participar para volver a escribir una página más en el Libro de los Guinness WORLD Records ™. La Asociación de Propietarios de Pizzerías y Casas de Empanadas (APPYCE) se propuso romper 2 récords al mismo tiempo, “Mayor número de pizzas en 12 horas (por un equipo)” y “mayor número de empanadas servidas en 8 horas” todo a Beneficio de la Fundación Leandro Olmos y ASDRA Asociación Síndrome de Down de la República Argentina en Diagonal Norte y el Obelisco el Domingo 11 de Noviembre hasta las 20 horas. La fundación y la asociación serán las encargadas de entregar las pizzas y las empanadas a cambio de un bono contribución de aproximadamente $100.- por pizza o por docena de empanadas, asique vas a poder comer barato y muy rico ayudando a estas 2 organizaciones.

Por esta razón y para que todos podamos tener una página más escrita en este libro, te pedimos que vengas y participes de un evento único en la historia e irrepetible. Esperando que estés a la altura de las proezas más grandes de la humanidad.

Continue Reading

Actualidad Política

Escasas soluciones para un delito que va en aumento

Nuevamente, y ya convertido en un delito instalado en la sociedad, el robo de celulares volvió a transformarse en noticia. Esta vez no dejando al azar ningún movimiento de los delincuentes: robo, violencia, instalación del miedo, agresión.

Si presumían que gracias a las nuevas políticas del gobierno, y particularmente a la disposición del Ministerio de Seguridad de bloquear los teléfonos con líneas anónimas, sin identificación–más conocidos como celulares con tarjeta-, bajaría el delito del robo de celulares, se equivocaban. Y para no perder la costumbre: con una campaña masiva que ponía en un falso jaque a usuarios de celulares sin registrar. Se suponía que sólo con un registro de las líneas y sus dueños, el robo iba a mermar. Los hechos demuestran una vez más, que es insuficiente.

Ahora bien, ¿qué sucede cuando las compañías de celulares reciben denuncias por robos? Sencillo: las empresas bloquean la línea, por lo tanto, esta queda en suspenso hasta que el usuario posea otro equipo y la recupere. Mientras tanto, el aparato robado, en mano del circuito delictivo, inmediatamente ingresa a la reventa. Se transforma en un “nuevo” equipo en las vidrieras de las cuevas que no logran cerrar. Y mucho hemos visto de los operativos contra las cuevas, pero seguimos siendo espectadores y protagonistas de estos amargos sucesos.

El código IMEI, un número único que permite que los celulares sean identificados por su usuario y la respectiva compañía telefónica, sirve para estos casos. Un bloqueo de la línea no garantiza un bloqueo del aparato. Un bloqueo del IMEI sí lo hace.

Por esta razón, las campañas parche o las cortinas de humo para intentar reducir o erradicar este común flagelo que azota a la sociedad, no sirven. Una herramienta infalible para detenerlo es cortar de raíz el circuito del crimen: inutilizar de manera permanente el celular, frenaría el robo.

Se atacan presuntamente varios frentes sin mucho resultado, prueba de ello es el nuevo robo masivo ocurrido hace pocas horas en un restaurante del barrio de Palermo en la Ciudad de Buenos Aires. En el hecho fueron asaltados veinte comensales, por tres delincuentes, se llevaron dinero, joyas, y los celulares. Pero antes de escapar del lugar, vaciaron la caja del local gastronómico.

He presentando un proyecto de ley –denominado Alerta-, que tiene como bases la experiencia de Ecuador, Colombia y Perú, donde el registro de los IMEI vinculados al titular de la línea ha producido una baja importante en los robos. Celular robado, celular bloqueado. Propongo el bloqueo inmediato de todos los celulares cuyo registros identifiquen que sus IMEI han sido clonados. A simple vista, depende de un sencillo mecanismo técnico, pero ¿por qué no se implementa? ¿Cuáles son las razones por las cuales habiendo soluciones posibles, aún se siguen robando aparatos?

Todo indica que los costos para reinstalar una línea, habiendo eliminado el clon, es demasiado alto para las empresas de telefonía celular; concluyo que la seguridad y la vida de los argentinos está muy por debajo de los intereses de estas grandes corporaciones.

Continue Reading

Actualidad Política

Universidades Nacionales financian a Malena Pichot y amigos

Ya que en estos días se ha vuelto mainstream, estaría bueno decir que Rechimuzzi, junto con la bandita de Futurock (Bimbo, Pichot, etc.) no han dejado Universidad Pública sin aspirarle fondos.

La Universidad Nacional de Tres de Febrero les bancó la mini-serie “Tarde Baby”. Más datos aquí

Con la Universidad Nacional Arturo Jauretche hicieron el “De nuestro lado”, definido como un “collage audiovisual” Fue anunciado aquí

“Caja de Herramientas” es el ciclo televisivo que realizaron para la Universidad Nacional de José C. Paz y la Universidad Nacional de General Sarmiento. Lo pueden chequear acá

Estos son los mismos que después lloran “ajuste en las Universidades Nacionales”.

Yo necesito que alguien me explique de donde sale que estas tienen que ser polos audiovisuales (cualquiera que ahonde un poco más podrá ver que hay miles de ejemplos más con “artistas” afines).

De más está decir que es IMPOSIBLE chequear cuando cuanto $$$ costaron estos “productos” atento a que las Universidades Nacionales incumplen sistemáticamente las normas de acceso a la información pública.

Fuente: @Recomondos

Continue Reading

Politicos.com.ar © 2018