Connect with us

Actualidad Política

Turquía: ¿Seguirá siendo miembro de la OTAN?

Turquía tendría los días contados en la OTAN

La depreciación de la lira turca tiene a los mercados mundiales en vilo y revela el grado de susceptibilidad que tienen las economías emergentes frente a Estados Unidos. El catalizador del desplome fue un tuit de Donald Trump, quien el 10 de agosto anunció que duplicaría las tarifas al acero y el aluminio turco. Como consecuencia, en el transcurso de una semana la lira llegó a perder el 7% de su valor frente al dólar. Sin embargo, la moneda viene en picada desde hace meses, y en lo que va de 2018 ha perdido el 40% de su valor.

Las medidas proteccionistas de Estados Unidos dan cuenta de la crisis en la economía turca, pero son solo una parte de la historia. Los analistas conceden que la consagración del presidente Recep Tayyip Erdogan como sultán allanó el paso para esta situación. Su abusiva injerencia sobre las arcas públicas y sobre el Banco Central mermó la confianza de los mercados: los inversores entendieron que la creciente autocracia turca y la libertad económica no prometen ir de la mano. Mientras tanto, Erdogan viene utilizando la circunstancia para incentivar la narrativa islamonacionalista de su plataforma, afirmando que su país peleará la guerra económica con la primera potencia mundial.

Esta disputa es el último episodio en una serie de controversias entre Washington y Ankara, las cuales revelan que la brecha entre Turquía y Occidente está creciendo a pasos agigantados. En este sentido, los últimos acontecimientos vuelven a poner en cuestionamiento qué tan sustentable es la membresía de Turquía en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Objetivos disonantes entre Estados Unidos y Turquía

La cuestión de la pertenencia de Turquía a la alianza militar de Occidente viene siendo debatida con creces en los últimos años, especialmente con el trasfondo del ascenso de Erdogan y su idiosincrasia contestataria y revisionista. Como resultado, desde hace tiempo se percibe cierta disonancia entre los objetivos ulteriores de la alianza y la política exterior turca. Turquía ya no es la república laica que imaginó Kemal Atatürk, volcada hacia la integración con Occidente.

No obstante, sin desmerecer esta observación, al fin de cuentas la OTAN no se creó para proteger la identidad colectiva de los países del oeste, sino para contener la influencia y la expansión de la Unión Soviética. En la actualidad, Turquía parece estar más cerca de Rusia que de Estados Unidos. Pese a mantener intereses contrapuestos en Medio Oriente, especialmente en Siria, turcos y rusos comparten una aversión similar por las políticas estadounidenses, y una marcada afinidad por las teorías conspirativas.

Por citar ejemplos conocidos, una vez hechas las paces entre Vladimir Putin y Erdogan, en agosto de 2016, luego de que Turquía derribara un caza de combate ruso en Siria un año antes, la prensa oficialista turca alegó que los pilotos responsables pertenecían al proscrito grupo Hizmet encabezado por Fethullah Gülen. El Gobierno turco culpa al movimiento islámico renacentista de estar detrás del fallido golpe de Estado de julio de 2016. Más tarde, cuando el embajador ruso en Ankara fue asesinado por un yihadista, en diciembre de ese año, la prensa servicial a Erdogan le echó la culpa a la CIA, sosteniendo que la inteligencia norteamericana complotaba con los enemigos de la patria para detonar las relaciones con Rusia. Similarmente, hoy en día «el sultán» afirma que Estados Unidos conspira para perjudicar a su pueblo. Pero la labia antiestadounidense de Erdogan no solamente está pensada para el consumo interno.

Rusia y Turquía aseguran que trabajarán para construir un orden mundial por fuera de la divisa norteamericana. Además de plantear no comerciar en dólares, recientemente Turquía y Rusia comenzaron a reducir seriamente sus inversiones en la deuda soberana de Estados Unidos, desprendiéndose de letras del Tesoro. Por otra parte, Qatar expresó su solidaridad con los agravios que expresa Turquía, y prometió inversiones directas por 15 mil millones de dólares. Este sería un dato de color si no fuera porque Qatar es considerado un Estado paria por los países sunitas más cercanos a Estados Unidos, dado su apoyo a los grupos islamistas y su cercanía con Irán.

Estos factores explican la reticencia de Estados Unidos a transferir tecnología de punta a Turquía. Como Washington se niega a compartir los blueprints de su sistema misilístico Patriot, el Gobierno turco quiere adquirir el avanzado sistema ruso S-400, que no es compatible con los sistemas de la OTAN. Esta situación llevó al Congreso estadounidense a prohibir próximas entregas de F-35 a Turquía, semanas después de que esta recibiera sus dos primeros cazas (en junio pasado). Políticos y analistas norteamericanos temen que, al contar con el S-400, diseñado precisamente para derribar cazas de última generación como el F-35, Turquía pueda jugar a dos bandas y vender información a los rusos sobre el desempeño del preciado avión.

En un contexto de tensión y desconfianza, el hecho de que Turquía tenga acceso a esta tecnología es fuerte motivo de controversia. En respuesta al Congreso norteamericano, políticos turcos presionan para expulsar a Estados Unidos de la base de Incirlik, utilizada en las campañas aéreas contra el Estado Islámico (ISIS).

Por otro lado, también está el tira y afloje por Gülen y el pastor Andrew Brunson. Estados Unidos se niega a extraditar a Gülen, catalogado por el Gobierno turco como enemigo público número uno por su presunto rol en el fallido ataque contra Erdogan. En contraste, Turquía se niega a liberar a Brunson, acusándolo de estar engatusado con los conspiradores de la intentona golpista. Dada la influencia del ala evangelista del Partido Republicano en la Casa Blanca (léase Mike Pence), este asunto no es menor, pues alimenta la campaña antiturca basada en nociones idealistas o ideológicas, articuladas sobre la cuestión religiosa o identitaria.

El 10 de agosto Erdogan publicó una columna en The New York Times argumentando que las acciones de Estados Unidos están llevando a Turquía a buscar otros amigos en el mundo. Como marca Bryan Acuña, los indicios apuntan a que Turquía apuesta por insertarse en un eje euroasiático. Esta aproximación tiene que ver con la orientación neo-otomana del oficialismo turco. Erdogan busca restaurar la otrora supremacía de su país en los asuntos de Medio Oriente y para eso necesita limitar la influencia de Estados Unidos.

La divergencia de intereses se ve sobre todo en Siria y en Irak. Hasta hace poco Turquía hacía la vista gorda al ISIS. Los yihadistas combatían a los mismos enemigos, a los kurdos y a las fuerzas de Bashar al-Assad. En la actualidad, mientras Estados Unidos empodera a los kurdos sirios, para evitar infiltraciones del ISIS y prevenir que Irán tenga paso libre por el corredor norte, Turquía quiere a toda costa dinamitar cualquier autonomía kurda en la región. Por esta razón, Ankara venía amenazando con expandir sus operaciones militares en Siria para hacerse con Manbiy, un bastión ocupado por las milicias kurdas en el margen occidental del Éufrates, donde Estados Unidos tiene apostadas cerca de dos mil tropas.

Según trascendió en junio pasado, los Gobiernos de Trump y Erdogan habrían acordado un plan para evacuar a las milicias kurdas de la región en disputa. Se supone que ambos países mantendrían un control conjunto, patrullando la zona para garantizar la estabilidad del vecindario. No hay dudas de que, de materializarse, este acuerdo será una gran victoria para Turquía, la cual estará un paso más cerca de trabar la autonomía del Kurdistán sirio, la llamada Rojava.

Pero los problemas no se centran exclusivamente en Medio Oriente. El revisionismo neo-otomano llama también a revindicar las históricas posesiones que el Imperio otomano tenía sobre el mar Egeo. Sumado al descubrimiento de importantes yacimientos gasíferos en el Mediterráneo oriental, el revanchismo turco viene traduciéndose en una sucesión de incidentes peligrosos con Grecia, incluyendo «combates aéreos virtuales», donde cazas de combate de ambos países se encuentran en el aire. Teniendo en cuenta la animosidad entre ambas naciones, un «accidente» podría estar a la vuelta de la esquina. La crisis de Chipre de 1974 demostró que la OTAN puede sobrevivir a un enfrentamiento limitado entre dos Estados miembros. Así y todo, otro escenario semejante pondría resultar diferente, sobre todo visto que el poder de disuasión estadounidense en relación con Turquía ya no funciona como lo hacía durante la Guerra Fría.

La espinosa cuestión de la membresía turca

Ahora bien, ¿será expulsada Turquía de la OTAN? Por lo pronto no existe un mecanismo para echar a un Estado miembro, una eventualidad que los fundadores no tomaron en cuenta. El matrimonio, al fin y al cabo, es infeliz y es evidente que se producen infidelidades abiertas. No obstante, la geopolítica quiso que Turquía tenga un papel pivote en las relaciones entre Occidente y Oriente. Por este motivo, desde el punto de vista occidental, el principal argumento a favor de la membrecía turca estriba en que es esencial mantener influencia y una presencia militar física en dicha región.

Si Turquía fuera expulsada de la OTAN, la alianza perdería lo que en la literatura militar se conoce como profundidad estratégica. Es decir, espacio entre las líneas de batalla y los sectores poblacionales e industriales clave. Sin Turquía, las fronteras de defensa de Europa correrían aproximadamente por el meridiano 30 (este), en una línea recta desde Estonia hasta Bulgaria. En teoría, la alianza del Atlántico Norte perdería acceso al mar Negro y complicaría su situación en el Mediterráneo. Si Turquía no pusiera objeciones, Rusia podría hacer llegar su flota a aguas calientes con mucha mayor facilidad. Además, Turquía tiene el ejército activo más grande de Europa (con 350 mil uniformados activos) y se posiciona como la novena potencia militar mundial.

Como Rusia está adquiriendo protagonismo en Turquía a pesar de que esta última es miembro de la alianza, están quienes advierten que expulsar a los turcos de la OTAN solo aseveraría el grado de influencia rusa. Entonces, sería más probable que, por desquite, los turcos terminen compartiendo secretos sobre la operatividad y el procedimientos de la alianza. Este riesgo se justifica, entre otras cosas, en la purga de oficiales que Erdogan llevó a cabo luego del fallido golpe en su contra. De acuerdo con una fuente, el 38% de los generales turcos fueron expulsados, muchos de ellos por expresar sentimientos prooccidentales, mostrando la disposición de la vieja guardia kemalista. Se estima que centenares de enviados militares a la OTAN fueron despedidos y han sido reemplazados por oficialistas menos calificados, con rencor hacia la OTAN y sus actividades.

Toda la coyuntura expresada hasta aquí da sustento a versiones que indican que Turquía podría irse de la OTAN por cuenta propia. Erdogan podría decidir que su país está mejor sin los compromisos hacia la alianza y que abandonarla le ayudaría a Turquía a restablecerse en el mundo como la primera potencia musulmana. En este cálculo pesaría el factor personalista del «sultán» y entrarían en juego consideraciones domésticas como externas. Asimismo, nadie se sorprendería si Erdogan permanece en el poder otros veinte años, dificultando el recambio de liderazgo y, con él, la esperanza de reconstruir una confianza sincera con Occidente. Estados Unidos no es el único país occidental disconforme con el rumbo que está llevando Turquía.

Personalmente, tiendo a pensar que, de cara al futuro, ninguna de las partes buscará alterar las relaciones entre la OTAN y Turquía, sin importar qué tan malas sean. Por un lado, los líderes democráticos suelen centrarse en cuestiones de corto plazo y raramente se muestran dispuestos a arriesgar la posibilidad de un conflicto. En otras palabras, los líderes europeos prefieren apaciguar a Erdogan antes que confrontarlo. Aparte de su papel geopolítico central, Turquía alberga a casi cuatro millones y medio de refugiados árabes. Erdogan suele utilizar esta carta para negociar con la Unión Europea, amenazando con abrir las puertas de su país para que los migrantes se desplacen hacia el oeste. No menos importante, el presidente turco ha demostrado que puede utilizar a las importantes minorías turcas en Europa a su favor, instando disturbios para demostrar su influencia.

Por otro lado, pienso que los turcos ponderarán consideraciones a largo plazo a la hora de tratar con la OTAN. Rusia es uno de los actores que históricamente ha truncado la realización de las aspiraciones otomanas. Los analistas no deben subestimar la importancia de las memorias colectivas, sobre todo en un país con pasiones nacionalistas tan fuertes. Rusos y turcos han peleado más de una docena de guerras a lo largo de cuatro siglos por dominio geopolítico; y si bien pueden estar dormidas, hay tensiones subyacentes que nunca dejarán de existir. Esto me lleva a pensar que Erdogan preferirá mantenerse en este matrimonio infeliz, que por lo menos le ofrece a Turquía ciertas garantías para su propia seguridad y mejora su posición de negociación vis-à-vis Rusia. Putin no tendría el mismo trato con Erdogan si Turquía no fuera un dolor de cabeza constante durante las reuniones de la alianza en Bruselas.

Desde luego, en Turquía y en los países occidentales se difunden argumentos más pasionales que se centran en las cuestiones identitarias. Está claro que Turquía no logrará nunca ser aceptada como miembro de la Unión Europea y que el auge del discurso islamista choca con la cultura liberal del oeste europeo, y también con el renacimiento cristiano y conservador de Europa oriental. Pero volviendo a las premisas, la cuestión identitaria, aunque importante, no hace a la esencia o la finalidad de la OTAN. Por eso, para bien o para mal, en tanto Turquía siga representando un pivote estratégico, probablemente seguirá siendo miembro de la alianza.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualidad Política

Máximo Kirchner y Alberto Fernández discutieron sobre la PBA

Alberto Fernández y Máximo Kirchner

Alberto Fernández, Máximo Kirchner y los intendentes volvieron a reunirse esta vez en San Antonio de Areco, el distrito que gobierna el ultrakirchnerista Francisco “Paco» Durañona, en un encuentro que solo puede leerse en clave electoral.

Alberto Fernández y Máximo ya se tomaron otras fotos con los jefes comunales en las últimas semanas. El tablero político está en ebullición desde que Cristina Kirchner anunció que compite, pero como candidata a vicepresidenta. En los municipios, la confirmación de la fórmula precipitó algunas jugadas.

Ahora, los intendentes, que también quieren poner a un candidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires, están en negociación permanente con Máximo Kirchner y la cúpula del kirchnerismo, que promueven para esa pelea al exministro de Economía Axel Kicillof

Para fuentes de Unidad Ciudadana, el candidato saldrá de tres nombres: Kicillof y los intendentes Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) y Verónica Magario (La Matanza). Lo único que podría modificar este escenario, dicen ellos mismos, es un acuerdo con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa. “En ese caso, él podría ser el candidato”, admiten cerca de Cristina Kirchner

Hasta ahora, Massa solo dijo que su candidatura a presidente sigue firme y por Alternativa Federal. Pero el FR tiene un congreso en menos de una semana donde resolverá cuál será su estrategia electoral.

La elección de Areco también fue un gesto a “Paco” Durañona, que había quedado algo molesto porque lo habían dejado afuera de la foto de Kicillof, Máximo y otros intendentes en Avellaneda.  Hubo asado, charla y foto. Este sábado 25 de mayo se viene el acto en Merlo, donde se mostrará por primera vez el binomio que pretende disputarle a Mauricio Macri la elección presidencial.

En Areco estuvieron, entre otros, Gustavo Menéndez, Ferraresi, Fernando Gray, Juanchi Zabaleta, Martín Insaurralde, Juan Pablo de Jésus y Mario Secco.

Continue Reading

Actualidad Política

Juan Carlos Gemignani renuncia a la Cámara de Casación

Juan Carlos Gemignani

El juez de la Cámara Federal de Casación Penal, Juan Carlos Gemignani, renunció esta mañana a la presidencial de ese tribunal, acorralado por las denuncias de violencia de género y otros escándalos que protagonizó en los últimos tiempos. El magistrado presentó su dimisión luego de que siete de los trece integrantes de la Cámara convocaran a una reunión urgente para analizar hoy su desplazamiento.

Juan Carlos Gemignani había presentado esta semana un descargo por escrito ante el Consejo de la Magistratura, en donde la Comisión de Disciplina lo había citado para que diera explicaciones por haber ordenado la detención de una secretaria por desobedecer una orden suya. En el texto intentó justificarse diciendo que actuó «bajo error». Los argumentos fueron considerados por la mayoría de sus pares como insuficientes e incluso hubo quienes llegaron a plantear que mostraron desconocimiento del Derecho y las circunstancias para ordenar un arresto.

Poco después se conoció la convocatoria a reunión de sus pares de Casación. La resolución que lo convocaba estaba firmada por Angela Ledesma, Ana María Figueroa, Alejandro Slokar, Marino Borinsky, Javier Carbajo, Gustavo Hornos y Guillermo Yacobucci, quienes se autoconvocaron el para estudiar la situación. “El 24 de mayo a las 9 nos reuniremos en acuerdo general a los efectos de tratar la continuidad en el cargo del presidente del cuerpo y su consecuencia”, expresaba el texto de la convocatoria.

Tras esta decisión, Carlos Mahiques se convirtió en el nuevo presidente de la Casación.

Gemignani fue denunciado por un escándalo ocurrido en julio de 2016, cuando ordenó detener a una secretaria. Por ese hecho, fue convocado a dar explicaciones por el Consejo de la Magistratura. No se presentó personalmente, se limitó a dar explicaciones a través de un escrito.

Aunque fue sobreseído penalmente, Juan Carlos Gemignani está acusado de «falta de consideración y el respeto debido a otros magistrados, funcionarios y empleados judiciales», «actos ofensivos al decoro de la función judicial», «negligencia en el cumplimiento sus deberes, así como de las obligaciones establecidas en el Reglamento para la Justicia Nacional» y «violencia de género«.

Continue Reading

Actualidad Política

Reino Unido: Renunció Theresa May

Theresa May anuncia su dimisión

Theresa May anunció hoy que abandona el cargo de primera ministra del Reino Unido luego de que su gestión de tres años fracasara en todos sus intentos de lograr un acuerdo para que el Parlamento vote el Brexit.

Como anticipó la prensa británica, la primera mujer en ocupar el cargo de primera ministra desde Margaret Tatcher dejará el 10 de Downing Street el próximo 7 de junio, para que su Partido Conservador pueda elegir a un nuevo líder. La funcionaria saliente espera que su sucesor logre el apoyo suficiente para cumplir el mandato de abandonar la Unión Europea, tras el referendum del 23 de junio de 2016.

«Creo que era correcto perseverar incluso cuando las posibilidades de fracasar parecían altas, pero ahora me parece claro que en el interés del país es mejor que un nuevo primer ministro lidere ese esfuerzo», afirmó en una declaración ante la prensa visiblemente emocionada

Tras la decisión, May seguirá en su cargo mientras el Partido Conservador elige a un sucesor, algo que podría prolongarse por hasta ocho semanas. De acuerdo a distintos relevamientos, el favorito para tomar el cargo sería el exalcalde de Londres, Boris Johnson, a quien el Partido ve con la capacidad, carisma y popularidad necesarios para enfrentar la situación.

La Primera Ministra del Reino Unido se aferró intensamente al poder, a pesar de sufrir repetidos contratiempos en su proyecto político incluida una apuesta electoral que salió mal y tres derrotas parlamentarias humillantes por el acuerdo de distanciamiento que pasó dos años negociando con la Unión Europea.

En su último intento para lograr su plan del Brexit, May había sumado la posibilidad de que hubiera un segundo referéndum y mantener con la Unión Europea de forma temporal una unión aduanera, pero incluso sus funcionarios más fieles se negaron a acompañarla en la propuesta, y se vio en soledad.

«Siempre lamentaré no haber sido capaz de sacar adelante el Brexit», aseguró May. «Mi sucesor deberá lograr en el Parlamento el consenso que yo no he alcanzado, pero para ello todas las partes deberán estar dispuestas a comprometerse».

Posibles sucesores en el Reino Unido

  • Boris Johnson

El ex alcalde de Londres confirmó el jueves que sería candidato al cargo de primer ministro y, según las casas de apuestas británicas, es el gran favorito.

Carismático, popular y políticamente hábil, «Bojo», de 54 años, fue uno de los artífices de la victoria del Brexit en el referéndum de 2016.

Nombrado ministro de Relaciones Exteriores inmediatamente después por May, criticó de manera constante su estrategia en la negociación con Bruselas y acabó dimitiendo en julio para convertirse en uno de sus más feroces rivales.

Es popular entre las bases conservadoras pero menos entre sus colegas diputados, que le reprochan algunas meteduras de pata y un cierto diletantismo.

  • Andrea Leadsom

Hasta hace poco ministra encargada de las Relaciones con el Parlamento, Leadsom, de 56 años, había anunciado el miércoles su dimisión asestando un duro golpe a May que aparentemente contribuyó a su propia decisión de dejar el cargo.

Firme defensora del Brexit, Leadsom había sido finalista en la carrera de 2016 para reemplazar a David Cameron que llevó a May al poder.

Admiradora de Margaret Thatcher, trabajó tres décadas en la City, el corazón financiero de Londres. Empezó a forjarse un nombre durante la campaña del referéndum, cuando era secretaria de Estado de Energía, defendiendo con pasión la salida de la UE sin perder la calma ni la sonrisa.

Podría surgir como la candidata de consenso.

  • Michael Gove

Ministro de Medio Ambiente y enemigo jurado de los plásticos desechables, este euroescéptico de 51 años, es uno de los más férreos defensores del Brexit en el seno del gobierno de May.

Pero a la hora de entrar en la carrera por el liderazgo, podría costarle cara su poco ventajosa reputación de traidor de sus amigos políticos: mano derecha de Boris Johnson durante la campaña del referéndum, le retiró su apoyo cuando este pugnaba por la jefatura del gobierno para presentar su propia candidatura antes de ser eliminado.

Podría ser elegido gracias a la flexibilidad de sus posiciones.

  • Jeremy Hunt

El ministro de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt, de 52 años, defendió permanecer en la UE en 2016, antes de cambiar de opinión decepcionado por la actitud «arrogante» de Bruselas en las negociaciones.

Este ex empresario que habla fluidamente japonés se ha forjado una reputación de persona que no teme a los retos, tras haber presidido durante seis años el destino de un Servicio Nacional de Salud (NHS) enfrentado a una profunda crisis.

  • Dominic Raab

Ardiente defensor de la salida de la UE, este aficionado al karate y al boxeo, de 45 años, antiguo abogado especializado en derecho internacional, fue brevemente ministro para el Brexit entre julio y noviembre de 2018.

Euroescéptico convencido, dimitió por su desacuerdo con el texto negociado por May con la UE, que considera «malo para nuestra economía y nuestra democracia».

Es una de las figuras de la nueva guardia conservadora.

  • Sajid Javid

Ex banquero de negocios e hijo de un conductor de autobús paquistaní, el ministro del Interior Sajid Javid, de 49 años, es la cara de un Reino Unido moderno y multicultural.

Nombrado en abril de 2018 ministro del Interior, se ha ganado el respeto por su manejo de un escándalo sobre el trato a los hijos de los inmigrantes caribeños conocido como la generación Windrush.

Es partidario del thatcherismo y del libre comercio, pero a pesar de haber sido euroescéptico se pronunció contra el Brexit en el referéndum de 2016.

  • Amber Rudd

Elegida diputada en 2010 tras una carrera en las finanzas y el periodismo económico, acompañó a May en su ascenso al poder, un apoyo que le dio frutos: primero la cartera de Interior y después la de Trabajo.

Con una reputación de trabajadora y eficaz, Amber Rudd, de 55 años, podría verse perjudicada por su reputación de proeuropea.

Continue Reading

Politicos.com.ar © 2018