Viajaron a Buenos Aires para operar al hijo y les destrozaron el auto en Congreso

Mario Bosio y Mónica Ferraro partieron el martes por la mañana de General Pico (La Pampa) junto a Alexis, uno de sus hijos, con destino a Buenos Aires. La cita estaba programada para el miércoles por la tarde en el Sanatorio Finocchietto, en donde el nene debía operarse de epifisiolisis de cadera, una separación de la placa de crecimiento dentro del fémur en la articulación.

El viaje lo hicieron en su Volkswagen Suran color azul. Pero el auto fue atacado a horas de la operación en las inmediaciones del Congreso durante el debate de la Ley de Presupuesto 2019. Allí, la familia aguardaba para dirigirse al centro médico y llevar a cabo la cirugía. Un grupo de manifestantes marchaban rumbo a la Plaza del Congreso y al pasar le destrozaron los vidrios del vehículo y también lo prendieron fuego.

«Trajimos a uno de nuestros hijos para operarlo. Cuando estacioné el auto frente al hotel, justo empezaron a pasar las ‘hordas’. Me rompieron los vidrios y encendieron el asiento. Alcancé a salir y gritarles que tenía que llevar a mí hijo al sanatorio y un ‘cabecilla’ les gritó : ¡Con los autos no!'», manifestó Bosio en diálogo con el Pampadiario.

El auto estaba estacionado frente al hotel donde se alojaba la familia sobre la calle Montevideo. «Lo importante es que la operación fue un éxito. El video (que un amigo de la familia subió a Facebok), se viralizó y muchos familiares y amigos nos llamaban angustiados y nosotros estábamos en el quirófano».

En las imágenes se puede ver, además del vehículo destrozado, al matrimonio abrazado y llorando desconsoladamente. Las autoridades de la Secretaría de Desarrollo Social de la provincia se pusieron en contacto con los damnificados y ofrecieron hacerse cargo de los gastos del vehículo.

«Ya está, qué se va a hacer. Esa noche no pudimos dormir, personalmente porque no estoy acostumbrado a esto ni me voy a acostumbrar nunca. Encima estábamos con los nervios lógicos que demandan la operación de un hijo. Y estás por salir al sanatorio y te rompen todo. Mi esposa había entrado en una crisis de nervios. Ahora estamos más tranquilos. Los vidrios se arreglan, este país, así, no», explicó Bosio.

Quien concluyó: «Agradecerles a todos de parte nuestra. Nos han llamado una cantidad enorme de familiares y, sobre todo amigos, vecinos, gente de mi pueblo y gente que ni siquiera conocemos, solidarizándose con nosotros. Estamos emocionados y agradecidos. Lo principal ahora es la evolución de Alexis».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here