México legalizaría el consumo de marihuana, pero no su venta

Dos fallos de la Suprema Corte de Justicia de México que permiten el consumo recreativo de marihuana no significan que el país esté más cerca de legalizar la venta de cannabis, que ha creado una industria en auge en Canadá y algunos estados de EE.UU.

Las resoluciones, combinadas con tres casos similares entre 2015 y 2017, establecen que prohibir el consumo de marihuana es inconstitucional. En virtud de la legislación del país, cinco fallos establecen un precedente que puede aplicarse de manera más amplia.

A primera vista, esto podría parecer una buena noticia para las compañías norteamericanas que incursionan en el mercado ahora que la marihuana es legal en todo Canadá y en nueve estados de EE.UU.

Sin embargo, es mejor que no se hagan demasiadas esperanzas sobre México. La decisión del tribunal no permite las ventas comerciales y el gobierno todavía puede regular su uso. Es más, los fallos no cambian realmente las leyes que prohíben su consumo, sino que solo estipulan que cualquier persona acusada de consumirla debiera conseguir que se desestime el caso.

Las autoridades mexicanas rara vez persiguen a las personas por consumir cannabis, ya que prefieren centrar su atención en peces más grandes, específicamente en las grandes bandas de narcotraficantes del país. En el papel, los veredictos pueden parecer una victoria para la legalización de la marihuana, pero en la práctica no mucho ha cambiado.

Con el fallo judicial de este miércoles, México le sigue la pista a Canadá y a un buen puñado de Estados de Estados Unidos, que ya permiten la venta y el consumo recreativo de marihuana. En el caso de México, expertos, académicos y políticos de diferente signo reclaman desde hace tiempo un cambio legislativo. Primero, para adecuarse a una demanda creciente de la sociedad. Segundo y más importante, para tratar de parar la sangría derivada, al menos en parte, de la guerra al narcotráfico, política imperante en la región desde hace décadas.

La pelota ahora la tiene el Congreso. El órgano legislativo tiene en sus manos acelerar la regularización del cannabis. La decisión de la corte obliga al Senado y la Cámara de Diputados a modificar la ley. A convertir la excepción de los demandantes en norma. Desde septiembre, tanto una como otra están bajo el control de Morena, el partido del futuro presidente, Andrés Manuel López Obrador. Desde hace meses, tanto López Obrador como los integrantes de su futuro gabinete se han pronunciado a favor de regularizar la producción y el consumo de marihuana recreativa. El abogado de los demandantes, Andrés Aguinaco, plantea que la decisión de la Corte «es un claro llamado a Martí Batres, presidente del Senado y Porfirio Muñoz, su par en la Cámara de Diputados, a regular el consumo».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here