Roberto Lavagna se reunió con la CGT

El jueves por la noche, la sede de la Unión Ferroviaria en Buenos Aires, ubicada en avenida Independencia 2880, fue el punto de encuentro de un grupo de sindicalistas que forman parte de la Confederación General del Trabajo (CGT) y el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, quien estuvo acompañado por su principal socio en este tiempo, el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz

En el camino hacia la concreción de su candidatura, Lavagna sumó un encuentro con el sector sindical. En las últimas 48 horas estuvo en Córdoba, junto al gobernador Juan Schiaretti, y se reunió con los radicales Ricardo Alfonsín, el presidente de la Convención de la UCR, Jorge Sappia y Juan Manuel Casella.

El encuentro del jueves a la noche, asado de por medio, fue articulado por el secretario general de Luz y Fuerza, Guillermo Moser, y contó con la presencia de dirigentes sindicales que forman parte de una rama distinta de los denominados «Gordos» –los gremios con mayor cantidad de afiliados–, donde se alinea uno de los impulsores de Roberto Lavagna, Luis Barrionuevo.

En la comida estuvieron presentes los secretarios generales Antonio Caló (UOM), Sergio Sasia (Unión Ferroviaria), Juan Carlos Schmid(Dragado y Balizamiento), Marcos Castro (Capitanes de Ultramar), Osvaldo Iadarola (FOETRA – Telecomunicaciones), Luis Pandolfi (Tintoreros), Raúl Quiñones (Tabacaleros), Juan Palacios (AATRAC – Comunicaciones), Juan Speroni (SAON – Obreros Navales) y José Laucheri (PECIFA -Personal civil de las Fuerzas Armadas).

Los sindicalistas escucharon el diagnóstico de Roberto Lavagna e intercambiaron opiniones sobre la situación del país. En un momento de la noche, Caló le planteó al ex ministro la importancia de lograr la unidad del peronismo y se refirió a la hipótesis de que Cristina Kirchner no se presente a las elecciones para facilitar la unidad de gran parte del peronismo. A esa idea se sumaron otros dirigentes presentes en la comida.

La respuesta del economista fue concreta: «El país está viviendo una crisis total. Si no entendemos que el gobierno que viene tiene que ser algo diferente al actual y también al pasado, no vamos a poder salir adelante. Se trata de un acuerdo de más importancia que la unidad del peronismo».

El economista hizo hincapié en la trascendencia que tiene para él la conformación de una coalición donde tengan una participación importante el radicalismo, el socialismo y el GEN. Es decir, la pata progresista del armado que tiene en su cabeza y al que le intenta dar forma día tras día.

Uno de los integrantes del pequeño equipo de trabajo de Lavagna tomó la palabra sobre el final de la cena y expresó el punto de vista que tienen con respecto a la unidad peronista. En ese sentido, remarcó que en las elecciones de 2015 la unidad de la mayoría no sirvió para ganar la Presidencia y que, en el comienzo de 2019, en los comicios neuquinos hubo una nueva muestra de que la unidad dirigencial no asegura resultados positivos. «Hay sumas que restan», resaltó.

Ante las constantes consultas de un acuerdo con el kirchnerismo, Roberto Lavagna dejó en claro cuál es su idea y qué identidad tiene el proyecto que pretende encabezar. «Una propuesta para superar la grieta no puede tener en su interior a sectores de la grieta», sostuvo.

Además, remarcó que el sector progresista no formará parte del armado si en el mismo lugar confluyen Cristina Kirchner y La Cámpora. Así marcó los límites de la construcción política a la que le está dando volumen con reuniones múltiples en las últimas semanas.

Lavagna les dijo a los sindicalistas que la palabra de la próxima gestión tiene que ser «trabajo». Según su visión, el gobierno que viene tiene que dedicarse a generar las condiciones necesarias para crear puestos de trabajo. El debate se tiene que dar en las decisiones económicas que son determinantes para la generación de empleo genuino.

Durante las horas que duró el encuentro, el ex ministro repitió: «Hay que buscar una salida a la crisis económica y a la situación que atraviesa el país». «Los gobiernos que conocimos hasta hoy no solucionaron el problema», insistió. Nuevamente marcó las diferencias que existen con Cambiemos y el kirchnerismo, y reafirmó la necesidad de crear una alternativa a los dos polos.

Los dirigentes sindicales querían conocer la visión sobre la realidad política y económica actual que tiene Lavagna. Lo consultaron, le expusieron dudas y le expresaron opiniones sobre el camino que para ellos se debe tomar en este tiempo electoral. Además, querían saber si realmente el ex ministro está dispuesto a ser candidato a presidente. Se fueron convencidos de que tiene claras intenciones de jugar y que actúa en ese rol aunque no ponga en palabras concretas su decisión.

Por otra parte, el ex secretario general de la CGT Juan Carlos Schmid se mostró en sintonía con la idea expresada por Lavagna respecto a la necesidad de construir un gobierno de unidad nacional. También compartió el diagnóstico sobre la grave situación económica que atraviesa el país y la necesidad de lograr consensos para poder dejar atrás la crisis.

Desde que dejó la cúpula de la CGT, Schmid optó por bajar el perfil y alejarse de los actos políticos. No estuvo en ninguno de los encuentros peronistas donde se reclamó unidad y el candidato del kirchnerismo tuvo presencia de peso. Ayer el sindicalista reapareció y mostró afinidad con el discurso de Lavagna

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here