Misiones: juez declaró inconstitucionales las fotomultas

El juez federal de Paraná, Daniel Edgardo Alonso, hizo lugar al recurso de amparo presentado por un turista y declaró que las fotomultas por exceso de velocidad que se realizan en las rutas nacionales de Misiones son inconstitucionales.

La historia comenzó luego de que el abogado de Entre Ríos, Diego Beber Brunner, recibió una infracción y días después la impugnó por «manifiesta ilegitimidad». Así, solicitó que se declare su nulidad y el magistrado entendió como «legítimo» el reclamo.

En un extenso fallo, Alonso cuestionó el rol de la Policía de Misiones porque no aplicó la metodología establecida en el artículo 70 del Reglamento Nacional de Tránsito. En cambio, entendió el Juez, «solo aplicó un sistema automático que no puede actuar como mecanismo preventivo de siniestralidad vial». En otras palabras cuestionó el sistema al entender que no evita accidente, y solo se utiliza para recaudar fondos.

En ese tramo de su escrito, se preguntó: «¿Cuál sería la actividad preventiva cuando se permite que el presunto infractor continúe circulando supuestamente en infracción?».

Y continuó: «Más que el interés en la seguridad y la finalidad de obtener la introyección en los automovilistas de pautas de conducta de respeto a los derechos de los demás, el móvil meramente recaudatorio o fiscalista es el perseguido».

Alonso cuestionó que «no se haya hecho el mínimo esfuerzo para individualizar al conductor» y consideró que multar a una persona sin identificarla es como «responsabilizar al titular dominial de un inmueble donde se cometió un ilícito por su sola condición de tal».

Después del caso de Misiones, ¿cómo defenderse de infracciones mal hechas?

En esta época del año, el caudal de tráfico en las rutas argentinas es mayor. Ya sea por las fiestas, el comienzo de las vacaciones o las escapadas de fin de semana, son muchos los que empiezan a movilizarse y a abandonar la ciudad para disfrutar de unos días en la playa, las sierras o las montañas. Y así cómo crece el número de autos circulantes también aumentan los controles viales, las infracciones y las «vivezas criollas» de algunas ciudades, municipios y provincias.

Con el único de objetivo de recaudar más, algunos distritos instalan fiscalizadores de velocidades «truchos» que no están autorizados por la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) ni cuentan con la correspondiente homologación.

Pero las irregularidades no se detienen ahí ya que también se montan operativos móviles ilegales a la vuelta de una curva y sin señalización previa de la existencia de un radar para «pescar» a automovilistas desprevenidos, que luego terminan pagando multas que no corresponden.

Ante esta situación, ¿hay alguna manera de detectar cuándo un radar es legal o no? Sí, e incluso se pueden chequear sus ubicaciones en la web del ANSV, donde también se especifican los puntos donde estarán ubicados los móviles de control durante el verano.

Este organismo, además, se encarga de verificar la aprobación del modelo de radar elegido por el municipio –en conjunto con la Secretaría de Comercio- y su funcionamiento mediante la verificación periódica anual que otorga el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

Para no caer en ninguna trampa, el anexo «L» del decreto 779/95 de la ANSV determina que los operativos móviles de control de velocidad deberán estar siempre identificados por un enconado de 500 a 1000 metros previos a la ubicación del radar. Los agentes deberán poseer matrícula habilitante para operar el dispositivo y las multas confecciones pueden ser emitidas en el momento o ser remitidas al domicilio del infractor.

En la provincia de Buenos Aires, en tanto, el artículo 28 bis de ley 14.226 también establece que si se incumplen esas medidas, las actas de infracciones y/o fotomultas «deben ser declaradas nulas y carentes de vínculo jurídico exigible para su efectivo cumplimiento y pago».

Para los casos donde la persona considere que se cometieron irregularidades durante los operativos que se montan sobre las banquinas, el abogado Sergio Mohadeb, especializado en derechos del consumidor y editor del sitio web Derecho en Zapatillas, elaboró un modelo de descargo que puede utilizarse para rechazar la infracción y evitar su pago: «El operativo de control incumplió los requisitos mínimos e indispensables de validez, en general se observaron deficiencias de señalización que impidieron a mi parte conocer la velocidad máxima en esa zona, lo cual nulifica todo lo actuado. En particular, el cartel no estaba ubicado a la distancia mínima de […] metros desde el radar de fiscalización y por ende debe anularse la multa que el municipio pretende imponerme.»

Sin embargo, desde la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires advierten que la presentación de un descargo implica el reconocimiento de la falta. «Cuando se ejerce el derecho a la defensa se pierde la posibilidad del beneficio del pago voluntario, que consiste en una bonificación del 50% del valor de la sanción», dijo Audrey Larrosa, asesora de la Secretaría de Servicios Públicos y Seguridad Vial del organismo.

Cuando una multa por exceso de velocidad llega a nuestro domicilio, lo primero que hay que hacer es chequear el número de radar que debería figurar en la misma notificación. Si esa información no aparece, la infracción puede considerarse nula. Para esta ocasión particular, el escrito a presentar que aconseja Mohadeb debe ser el siguiente: «Por medio de la presente planteo la nulidad del acta de infracción por cuanto el radar no está homologado por la autoridad competente. Esto nulifica el acta y la infracción».

Pero el rechazo también puede fundamentarse en otras cuestiones, según detalló Larrosa: «La falta del nombre del municipio que realiza la multa, la omisión de la fecha en que fue cometida la presunta infracción (día, hora, mes y año), ruta y kilómetro del lugar del hecho, velocidad máxima permitida y velocidad a la que circulaba el vehículo infraccionado (en km/h), firma de la autoridad pública interviniente en la infracción, matrícula habilitante del operador del radar (otorgada por ANSV) y datos de contacto del Juzgado de Faltas o Tribunal Administrativo que resulte competente».

En estas situaciones, Mohadeb aconsejó detallar: «El acta de infracción, el acto administrativo y sus antecedentes no indican [completar]. De esta manera, el municipio violó el debido proceso adjetivo, por cuanto me impidió el control completo del acto, ofrecer y producir pruebas, ser oído e impugnarlo. De esta manera, deviene nulo por haber violado esos pasos y mi derecho de defensa (artículo 18 de la constitución nacional)».

«En provincia de Buenos Aires, entre un 30 y 40% de las multas están mal hechas y se pueden revertir. Antes, el porcentaje era mayor. Pero ahora están más atentos y tratan de no cometer errores. Se ajustan más a los requisitos para poder cobrarlas», remarcó el abogado Gonzalo Iezzi, especialista en infracciones de tránsito, del estudio Iezzi & Varone.

Para Iezzi, otro de los factores que el automovilista puede capitalizar a su favor para rechazar el pago es cuestionar el exceso del precio que figura para dicha infracción. «Mientras que en Capital y Provincia la base para un exceso de velocidad leve es de casi $2.800 en algunas provincias del interior, como Santa Fe, es de $12.000. Ahí tenés derecho a argumentar que el valor impuesto no sirve para prevenir siniestros viales sino para recaudar más», señaló.

Consulado sobre infracciones cometidas en otras provincias, el abogado explicó que si el automovilista vive a más de 60 km puede hacer un descargo mediante correo postal vía carta documento o carta común con acuse de recibo: «No es necesario hacerlo a través de un abogado. Incluso, hay provincias donde te permiten hacer un seguimiento del reclamo a través de la web, detallando la patente o el DNI del infractor».

En los casos que el automovilista tuviese otro tipo de inconvenientes, puede bajarse de la web de la Dirección Nacional de Vialidad dos modelos genéricos de notas para contestar multas. También contactarse con mesa de ayuda de la ANSV al 0800-122-2678 o por mail a consultasradares@seguridadvial.gov.ar adjuntando copia de la infracción

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here