Arabela Carreras es la primera gobernadora rionegrina

Arabela Carreras es Licenciada en Letras de profesión y carpintera de oficio -como su padre-, comenzó a dar sus primeros pasos en la política cuando comenzó a desempeñarse en la secretaría privada del ex intendente barilochense Alberto Icare.

Desde entonces fue abrazando la política asumiendo importantes responsabilidades como presidenta de la Convención que reformó la Carta Orgánica de Bariloche en 2006; bajo la candidatura a gobernador de Carlos Soria fue electa legisladora en 2011, y repitió en 2015; optó por permanecer fiel al gobernador Alberto Weretilneck cuando el mandatario se distanció del peronismo; y el año pasado asumió como ministra de Turismo provincial.

De 49 años de edad y oriunda de Bariloche, con pasado vecinalista K, ex pejotista, se afilió a JSRN como muestra de lealtad a su actual conductor político. Hábil para moverse en el esquema de poder, fue convencional, concejal, legisladora y finalmente se hizo cargo del Ministerio de Turismo, Cultura y Deporte rionegrino.

Formada en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), en Letras Modernas, siempre pensó en regresar a Bariloche. Cuando lo hizo junto a su pareja -un reconocido docente de la Universidad de Río Negro-, además de ejercer la docencia en el nivel medio y realizar trabajos de carpintería (una de sus pasiones) forjó una carrera ligada al ex intendente Alberto Icare, gestión para la que trabajó como secretaria privada, dirigió el área de desarrollo económico y colaboró en Turismo.

Cuando se reformó la carta orgánica barilochense, en 2006, representó al kirchnerismo a través de Solidaridad y Unión por Río Negro (SUR), espacio que se alió al Frente para la Victoria (FpV) en varios procesos. En aquel tiempo, fue presidenta de la Convención que reformó la carta municipal. Luego, en 2007, fue electa concejala.

Con el final de 28 años de gobiernos radicales, la ahora flamante candidata a gobernadora trabajó para el triunfo de Carlos Soria.

Tras la trágica muerte del gobernador en el amanecer de 2012, se pegó a Weretilneck en la Legislatura y no lo abandonó jamás.

Como representante del gobernador en el Consejo de la Magistratura, apuntó al Superior Tribunal de Justicia (STJ), un cuerpo muy cercano al mandatario rionegrino, en los resonantes casos de dos jueces.

“La corporación judicial se repliega sobre sí misma”, decía, en 2017, cuando conformaba el cuerpo.

“Todos hemos sido formados en la escuela de (Alberto) Weretilneck, que no es fácil. Porque nos obliga a tener presencia en todo el territorio, a cumplir plazos y Arabela Carreras es la primera gobernadora rionegrinaa ser muy exigentes. Y esto va a seguir”, dijo Carreras

Ayer se transformó en la primera gobernadora mujer electa de la provincia de Río Negro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here