Rita Segato, hipocresía por todos lados

El pasado jueves, se abrió una nueva edición, la 45ta, de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, y la designada para hacerlo fue la antropóloga ultra feminista Rita Segato.

Uno de los dichos conocidos en el mundo feminista de esta antropóloga es:

“La violación es un acto de poder y dominación de un ser vulnerable, víctima social… con quien ni la cárcel ni la castración química, ni la pena de muerte, ni la reclusión perpetua resuelven nada”.

Esto fue dicho mientras se discutía la ley que empeoraba las condiciones de detención de condenados por violación, en el Congreso de la Nación. Esto muestra la profunda hipocresía que revela el mundo feminista mainstream: mientras que por una parte, pide penas de cárcel hasta para casos de acoso, por otra parte, no quieren que los violadores vayan presos.

En su discurso de anoche, tocó diversos temas que transitaron ocultos como una crítica velada al capitalismo, al eurocentrismo, a las lenguas hegemónicas, al globalismo, al Movimiento #MeToo: banderas del izquierdismo más rancio e hipócrita.

Solamente voy a tratar brevemente sus apreciaciones sobre el eurocentrismo y el feminismo.

Su crítica al eurocentrismo viene acompañada de una revalorización de América y del indigenismo. Sin dudas, es la idea que subyace en el hecho de que Antonio López Obrador, Presidente de México, pida por escrito que España y el Papa “pidan perdón a los pueblos originarios mexicanos por los abusos en la conquista”. Un tema muy apolillado, con el sesgo permanente de todos los temas tratados por la izquierda de estos tiempos: considerar hechos del pasado con valores actuales.

Sobre el eurocentrismo, no cabe duda que Europa es cuna de la cultura occidental, condenar eso sería de necios, que no tiene espejo donde verse. Yo me pregunto si acaso alguna vez lo necesitó. Por supuesto que tengo críticas a ciertas ideas que vienen de Europa continental, pero no se puede negar todo lo interesante, cultivante y bello que viene de allí. En el medio se quejó que no puede conseguir libros de Chile o Uruguay, viviendo en México. Existe internet, Rita.

Cuando critica al #MeToo o al Contra-manifiesto de las Intelectuales francesas, se revela, aunque crípticamente, todo lo que son estas feministas. Traigo este extracto del discurso:

“…Nuestro feminismo pertenece a un mundo en el que aun en las metrópolis blanqueadas la vincularidad es vital y puede y debe ser conservada por el amparo que nos brinda y la felicidad que nos trae. Un mundo en el que se han preservado jirones de comunidad. Estoy convencida de que no debemos delegar el arbitraje de nuestra vida erótica a un tercero. Todavía creo que la gestión del deseo debe ser posible en nuestro mundo cuerpo a cuerpo, cara a cara, y que debemos luchar por eso, creando las condiciones para que sea posible. Para eso habrá que trabajar arduamente sobre las relaciones de poder en el campo del trabajo y del estudio, en los cuales la jerarquía es decisiva y el patriarcado se manifiesta con más saña, y regenerar las estructuras comunales capaces de vigilar y cuidar la forma en que llevan la vida las personas. El resto corre por cuenta de desmontar el orden político patriarcal, e inaugurar una nueva era de la historia. Vamos claramente hacia allá… “

Miente descaradamente, con palabras complicadas y bellas, pero las mentiras tienen patas cortas. El feminismo que profesan estas personas busca lo que vienen haciendo en España: una monstruosa maquinaria estatal y paraestatal con Juzgados, organismos estatales, Policía y un sinnúmero de ONG, etc., que se llevan una millonada de euros anuales para hacer poco de lo que pregonan. Su verdadero fin, como dice Erin Pizzey, es claro: dinero fácil y del Estado.

En el párrafo donde habla del feminismo pilgrim (puritano), excluye a un montón de mujeres de la pre Segunda Guerra Mundial, como Amelia Earhart o Katherine Hepburn, que tuvieron gran impacto en los años 30, e incluye a gente como Judith Butler, famosa transexual feminista marxista. Las cosas que tuve que escuchar…

Después es más de lo mismo: lucha de poder, jerarquías, patriarcado. Todos bulos sin sustento alguno que no hacen más que marcar la verdadera cara de esta gente: EL MARXISMO.

Al finalizar su disertación, dijo:

¡Reconocimiento para los bachilleratos populares!

¡Por un mundo radicalmente plural!

Esos bachilleratos populares que menciona esta señora, minutos antes, durante el discurso del Secretario de Cultura de la Nación, Lic. Pablo Avelluto, se manifestaron a los gritos, no dejando hablar al Secretario. Quedó demostrada toda la intolerancia e hipocresía de este movimiento, arriba y abajo del escenario. De qué pluralismo habla si esa gente, ante la mínima disidencia, muestra su peor cara fascista.

Declaman pluralismo, pero son las primeras en insultar y victimizarse cuando se les dice que niegan la biología, que el patriarcado no existe como tal, o que el principal partido progresista español, Podemos, declame feminismo y tenga entre sus filas a Pablo Iglesias, que se muestra como un verdadero macho alfa.

Si Rita Segato es referente, aún para sectores del Gobierno Nacional y de la Ciudad, debemos darle la razón a Francisco Serrano, que en su obra “La Dictadura de Género”, afirma que el feminismo no conoce partidos, los ha atravesado a todos. Lo dijo para España, y es completamente aplicable aquí también.

Resumiendo, esta especie de celebridad para el mundo ultra progre nacional e internacional, con palabras lindas y cuidadas, muestra un discurso comunista, intolerante, anticapitalista, antieuropeo y abolicionista penal. Sólo le faltó denostar a la Ilustración para completar el círculo áurico del progre global.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here