Florida: maestros podrán llevar armas a la escuela

La medida tomada en Florida y rechazada por el distrito escolar al que pertenece Parkland y que genera opiniones divididas entre los padres de las víctimas, entrará en vigor el 1 de octubre.

Sin llamar demasiado la atención, el gobernador republicano Ron DeSantis firmó la noche del miércoles la ley «de seguridad escolar» aprobada la semana pasada por la Legislatura.

Ésta permite a maestros y otros empleados de las escuelas portar armas en sus instituciones, tras pasar por una revisión de antecedentes, un examen psicológico y un entrenamiento.

Según la ley actual, sólo los maestros que también tienen otra función, como los entrenadores deportivos, pueden aspirar a portar armas en las instalaciones.

La nueva ley hace otros cambios a una ley de seguridad escolar promulgada luego de que 17 personas fueron asesinadas en un tiroteo en la secundaria Marjory Stoneman Douglas en febrero de 2018.

Andrew Pollack, cuya hija Meadow de 18 años murió en el tiroteo el 14 de febrero de 2018, defendió este jueves decisión.

«Tus tuits no hacen que nuestros estudiantes estén seguros», escribió en Twitter, respondiendo a un comentario contra el porte de armas hecho por la presentadora de TV Chelsea Handler.

«Tus quejas no harán que nuestros estudiantes estén seguros. El partido republicano de Florida sí les da seguridad», dijo.

Pero no todos los padres de las víctimas de Parkland, al norte de Miami, celebran la polémica medida.

Fred Guttenberg, padre de Jaime, quien murió en el tiroteo a sus 14 años, dijo que la ley es una «idea terrible».

«El próximo atacante escolar bien podría ser un maestro», escribió.

Para implementar la medida, los distritos escolares deben aprobarla en sus jurisdicciones. Según el Tampa Bay Times, numerosos distritos del sur de Florida ya han manifestado que no lo aplicarán.

El número de permisos de armas de fuego en Florida supera los dos millones

El número total de permisos de armas que se concedieron en Florida hasta el pasado 31 de marzo alcanzó los 2.158.447, la cifra más alta registrada en cualquier estado de Estados Unidos, informó el Departamento de Agricultura (DACS) en su página web.

Esta cifra incluye licencias concedidas a jueces (767), funcionarios de prisiones y agentes del orden o la ley jubilados (11.974) o agentes de la ley en activo (132.954) y de seguridad en colegios (416), entre otros grupos.

A un ritmo de crecimiento de 17.500 concesiones de permisos de armas al mes, Florida, con una población de 21,3 millones de habitantes, podría superar antes del verano la cifra de dos millones de civiles con permisos para portar armas de fuego.

Actualmente, el número de licencias legales concedidas a civiles para portar armas es de 1.971.997.

Según los datos recopilados por la organización Amnistía Internacional (AI) relativos al año 2016, Estados Unidos está a la cabeza de los países industrializados en número de muertes (38.658) por este motivo, tanto en cifras per cápita como absolutas.

De media, se registraron 106 fallecimientos diarios en suelo estadounidense por el uso de armamento de fuego.

Del total 38.658 muertes, 22.938 fueron suicidios y 14.415, homicidios, mientras que el resto fueron clasificadas como accidentes (495), intervenciones legales (510) y casos indeterminados (300).

El informe muestra también que 1.637 menores perdieron la vida a causa de las armas de fuego, de los que 862 fueron víctimas de un homicidio y 633 fueron registraron como suicidios.

En febrero pasado, la Cámara Baja del Congreso de Estados Unidos aprobó un proyecto de ley que exige que se comprueben los antecedentes penales del comprador en toda venta de armas, lo que la convierte en la iniciativa legislativa más importante de las últimas dos décadas en este ámbito.

La Segunda Enmienda a la Constitución de Estados Unidos, adoptada originalmente en 1787, es el principal argumento al que apelan los estadounidenses favorables a las armas, que consideran que esta medida es parte de la identidad nacional del país.

Sin embargo, el aumento de tiroteos masivos en las últimas décadas ha hecho crecer la corriente de estadounidenses que defienden una mayor regulación al acceso y uso de las armas en el país

Un estudio del centro Pew que data de 2017 señala que el número de armas en EE.UU. se sitúa entre 270 y 310 millones, lo que lo convierte en el país con más armas de fuego per cápita, ya que cuatro de cada diez ciudadanos reconoce tener una arma de fuego o vivir en una casa con armamento

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here