La Casa Rosada y Diputados, con amenazas de bomba

Personal de la Brigada de Explosivos de la Policía Federal se dirigió esta tarde a la Casa Rosada ante una amenaza de bomba que llegó a raíz de una llamada telefónica, informaron esta tarde fuentes policiales. Otra amenaza de bomba obligó al mismo tiempo a desalojar el edificio anexo de la Cámara de Diputados de la Nación, informaron fuentes del Palacio Legislativo, donde también trabaja personal de la división Explosivos.

Según las primeras informaciones, el alerta a la Casa de Gobierno se dio a través de una llamada telefónica, por lo que se activó el protocolo.

Durante la mañana de este lunes, la Casa Rosada también fue el escenario de un hecho inquietante luego de que un hombre dejara una caja con un revolver tras intentar hablar con el presidente Mauricio Macri.

El lugar estaba colmado de gente ya que a pocos metros de allí se están velando los restos del diputado Héctor Olivares, asesinado en un confuso episodio en la esquina del Congreso de la Nación. El velatorio de Olivares se realiza en el Salón de los Pasos Perdidos de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, avenida Rivadavia 1850.

A raíz de estos dos episodios, la seguridad presidencial está en alerta. Sobre todo luego de lo ocurrido esta mañana. Fuentes oficiales explicaron a Infobae cómo fue el extraño suceso. Francisco Ariel Muñiz, de 36 años, se presentó en la puerta de Balcarce 78 y aseguró que tenía agendada una reunión con el jefe de Estado, que en el momento de la detención se encontraba en el interior, reunido con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Luego de verificar que su nombre no aparecía en los registros oficiales, el personal de seguridad le explicó al hombre que no podía ingresar a la Casa de Gobierno y lo invitó a retirarse.

En una actitud sospechosa, Muñiz tiró un portafolio plateado y salió corriendo, lo que activó los protocolos de emergencia de la Casa Rosada. El hombre fue apresado a pocos metros, en la boca del subte ubicada en Balcarce e Hipólito Yrigoyen.

Rápidamente se dio intervención a la Brigada antiexplosivos que revisó el portafolio plateado -que quedó arrojado entre la reja y la puerta de la Casa de Gobierno- y constató que en su interior había un revolver Magnum, calibre 44, con el número de serie limado. El arma, confirmó la ministra Patricia Bullrich, no tenía municiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here