Abril: el INDEC registró 3,4% de inflación

Con los rubros Alimentos y Bebidas encabezando el listado, la inflación de abril se situó según el INDEC en 3,4 por ciento. Ese número, aunque le da al gobierno de Mauricio Macri un alivio luego del durísimo 4,7% que había dejado la medición de marzo, sigue siendo muy alto y deja para los últimos 12 meses una suba del costo del vida del 55,8 por ciento. Para el equipo económico era crucial el número de abril, para insistir con su discurso de que «la inflación se está desacelerando», una visión que las góndolas de los supermercados no registran y que han sido la clave del descenso de imagen positiva del presidente Mauricio Macri, al tiempo que impulsaban las chances electorales de Cristina Kirchner. El número de abril del INDEC estuvo lejos de lo que estimaban las consultoras privadas, 4% o superior, mientras que en el Gobierno esperaban que «no pase de 3,5%».

¿Por qué la inflación de abril trae buenas y malas a Cambiemos?

Para las consultoras privadas rondaba el 4%. La buena noticia es que está por debajo del registro de 4,7% de marzo. ¿La mala? El dato obliga a seguir pateando hacia adelante el punto de partida de la desaceleración, que según los economistas llegaría a partir de este mes.

Para C&TConsultores, la inflación de abril fue de 3,7%. En este registro dos rubros subieron muy por encima del promedio, en torno a 8% mensual: educación e indumentaria, por efectos del inicio de clases y la llegada de la ropa de invierno. Además, la consultora detalla que el rubro Esparcimiento tuvo un alza de 5,1%, muy afectado por el incremento del tipo de cambio. Alimentos y bebidas aumentó 3,7%.

Para el Estudio Ferreres la inflación del mes pasado fue de 4,1%. “La dinámica del nivel de precios de abril se vio explicada fundamentalmente por alimentos y bebidas, que aumentó 4% por las subas de carnes y lácteos. En particular, los rubros que registraron las mayores subas fueron Educación y Equipamiento y funcionamiento del hogar, los cuales evidenciaron una variación del 11,3% y 6,4%, respectivamente”.

El economista Fausto Spotorno detalló que “en alimentos, la fuerte suba se dio en la última semana de marzo y en la primera de abril. En esas dos semanas la inflación fue del 3%”. Pasado ese pico, la suba de precios aflojó: “las últimas semanas del mes pasado prácticamente no hubo inflación en alimentos”.

La estimación de la consultora Elypsis es de 4% para abril. “Para mayo estábamos en 3%, pero dada a la volatilidad cambiaria y también la presión por el lado de los combustibles se puede volver a acelerar”, sostuvo Nicolás Crespo, economista de la consultora.

“Estamos viviendo un proceso de inercia inflacionaria. La dinámica es muy distinta a la que se vivía en 2017. En ese momento nosotros registrábamos inflación núcleo semanal promedio del 0,3% ó 0,4%. Hoy es de 0,6% a 0,7%, una inercia bastante mayor. Es difícil frenar eso un contexto tan volátil. El programa monetario, al ser tan contractivo, tendría que dar resultado, pero en un contexto en el cual el tipo de cambio no da tanta tregua, esta inflación núcleo se acelera y no funciona”. En este contexto se achica el margen para que haya recomposición del salario real.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here