Los cupos de la UE al Mercosur tras el acuerdo

Se publicó completo el documento que muestra las condiciones del acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea.

Uno de los aspectos más destacados, en favor de los países sudamericanos, es que la Unión Europea liberalizará el 82% de las importaciones agrícolas, mientras que las importaciones restantes estarán sujetas a compromisos de liberalización parcial, incluidos los contingentes arancelarios para productos más sensibles. El número de exclusiones será limitada. De esta forma, podrán ingresar al Viejo Continente el equivalente a 99 mil toneladas de carne de res (55% fresco y 45% congelado). Esto representa un enorme incremento en las cuotas Hilton, que se irán introduciendo, de forma gradual, en seis etapas anuales.

En lo que respecta a carne avícola, el Mercosur podrá exportar 180 mil toneladas libres de impuestos, subdivididas en 50% deshuesado y 50% sin espinas. También habrá seis etapas anuales de implementación. En carnes porcinas, el bloque podrá exportar 25 mil toneladas con un arancel de 83 euros por tonelada.

También se incluyen beneficios en las exportaciones de etanol: podrán ingresar al mercado europeo 450 mil toneladas para usos químicos libres de impuestos. Además, ingresarán 200 mil toneladas para otros usos, incluido combustibles. Este último con una tasa dentro del contingente de 1/3 del impuesto NMF.

El Mercosur también podrá exportar 60 mil toneladas de arroz, 45 mil toneladas de miel y mil toneladas de maíz dulce, en todos estos casos libres de impuestos.

El punto más controversial desde la mirada sudamericana es que el se eliminará completamente los aranceles para importaciones en sectores como automóviles, autopartes , maquinaria, productos químicos y farmacéuticos. Para cada uno de estos sectores, se liberalizan más del 90% de las exportaciones de la UE. Como contrapartida, la Unión Europea eliminará los aranceles sobre el 100% de los bienes industriales durante un período transitorio de hasta a 10 años.

En productos como quesos, leche en polvo, fórmula infantil regirán cuotas recíprocas libres de derechos. Por otra parte, el Mercosur liberalizará productos de la UE como el vino, los licores, el aceite de oliva, algunas frutas frescas, duraznos en conserva, tomates en conserva, malta, papas congeladas, carne de porcino, chocolates, galletitas y refrescos.

Acuerdo Mercosur-UE: las nuevas denominaciones en los alimentos

El acuerdo UE-Mercosur cambiará la góndola del chino de la esquina, del hipermercado que está algunas cuadras de su casa y de todos los canales de ventas en Argentina y los socios del bloque sudamericano. El acuerdo de principios, publicado hoy por la Comisión Europea, detalla el impacto que tendrá el convenio, una vez que entre en vigor, por la adopción de las reglas de Denominaciones de Origen de la Unión Europea. Queso rochefort (queso azul), jerez o champagne, serán algunos de los términos que quedarán prohibidos para productores del Mercosur como mecanismo de defensa de las marcas regionales del viejo continente.

“Se prohibirá el uso de los términos de Denominaciones de Origen para productos no genuinos y expresiones como “tipo”, “estilo”, “similar” o “imitación” no serán autorizados”, detalla el texto difundido hace algunas horas por Cecilia Malmstrōm. Más aún, el acuerdo prohibirá el uso de “símbolos, banderas o imágenes que sugieran un falso origen geográfico del producto” algo que obligará a muchas marcas de pasta, por ejemplo, a eliminar imágenes asociadas con Italia como los colores de su bandera.

Este es un punto que interesa sobre todo a los europeos, pero el texto aclara que será recíproco. Habrá 355 productos europeos protegidos, pero también se defenderá a unas 220 denominaciones de origen del Mercosur, como por ejemplo Vino de Mendoza o Cachaça de Brasil.

Claro que el uso de referencias a europa es algo común en Sudamérica, mientras que no ocurre lo mismo en Europa. Las listas quedarán abiertas a futuras modificaciones, por lo que será posible incluir nuevos productos en la lista a medida que sean propuestos por los nuevos socios comerciales.

La mayoría de las denominaciones estarán protegidas desde el día de entrada en vigor del acuerdo, pero en algunos casos, que el texto difundido hoy no detalla, se aceptarán excepciones por un período de tiempo que iría, según trascendió, hasta los 10 años. También habrá ciertas excepciones para marcas que son comercializadas hace muchos años, peor deberán incluir un etiquetado muy claro que las distinga de las de las regiones de origen que han dado lugar al nombre comercial en cuestión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here