ONU: por temor a un golpe de Estado, Nicolás Maduro no viajará

Nicolás Maduro confirmó este jueves que no asistirá a la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), que se celebrará a finales de septiembre en Nueva York, y anunció que enviará como representantes a la vicepresidenta, Delcy Rodríguez, y al canciller Jorge Arreaza.

«Yo fui el año pasado a Nueva York, este año no voy a ir, este año me quedo con ustedes trabajando en Venezuela, bien seguro y bien tranquilo, va Delcy junto al canciller, a llevar nuestra voz, nuestra verdad, la voz de Delcy y del canciller son voces de grandes quilates conocidos en el mundo», aseguró el dictador venezolano.

«Tengo mucho trabajo por la patria, para defender la paz de Venezuela, para seguir llevando adelante todo este plan de recuperación, crecimiento, prosperidad social», agregó.

Aunque la intención del líder chavista era asistir a la cumbre anual de la ONU en la Gran Manzana, los temores a un posible golpe de Estado de sus funcionarios más cercanos lo llevaron a tomar la decisión de permanecer en Caracas.

Durante su pronunciamiento en Caracas, Maduro aseguró que Rodríguez y Arreaza llevarán al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, «más de doce millones de firmas del pueblo venezolano para decirle al mundo ‘aquí está la inmensa mayoría del pueblo venezolano diciendo no más bloqueos, no más sanciones'».

En los últimos días se supo que Juan Guaidó, reconocido por más de medio centenar de países como presidente interino de Venezuela, será uno de los protagonistas de Concordia, evento que se desarrollará en paralelo a la Asamblea General de la ONU.

El foro, que se celebrará los días 23 y 24 de septiembre, anunció que además de Guaidó también contará con David Smolansky, cofundador del partido Voluntad Popular y coordinador de la Organización de Estados Americanos para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos, y con la activista opositora Lilián Tintori.

El mayor miedo de Maduro

A oídos de Nicolás Maduro llegaron los rumores de que el ministro del Poder Popular para la Defensa, Vladimir Padrino López, podría encabezar un golpe junto a sus uniformados más confiables.

El jefe del Ejército contaría, además, con el apoyo de Diosdado Cabello, el número dos del chavismo que, pese a mostrarse cercano al dictador, desde hace tiempo han circulado versiones de un presunto quiebre en su relación.

Padrino López completaría así lo que no pudo ejecutar en la madrugada del pasado 30 de abril, cuando formó parte de un complot para terminar con la actual administración, liberar presos políticos y comenzar una transición -menos dolorosa- que pudiera conducir a elecciones democráticas. El generalísimo de Caracas siempre negó su participación en dicha conjura, pero despertó la mirada inquisidora permanente de su jefe quien lentamente fue restándole poder. Si hasta lo dejó afuera de las recientes y temerarias maniobras militares en el límite con Colombia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here