Cuadernos: Claudio Bonadio elevó la causa a juicio

El juez federal Claudio Bonadio cerró la etapa de investigación en la causa de los cuadernos de las coimas y la elevó a juicio oral y público. En este expediente la ex Presidente Cristina Kirchner está procesada -con pedido de prisión preventiva- por encabezar una asociación ilícita que habría cobrado coimas durante el kirchnerismo a los empresarios con contratos con el Estado.

El magistrado acusó por cohecho y asociación ilícita a a los ex funcionarios, mientras que los empresarios solo por cohecho. A su vez, el Juez federal volvió a pedir el desafuero de la ex jefa de Estado y Senadora con el objetivo de «hacer efectivo el pedido de prisión preventivo» que pesa sobre la actual candidata a vicepresidenta de Alberto Fernández.

Buena parte de la pesquisa se basó en las anotaciones de Oscar Centeno, ex chofer de Roberto Baratta, la mano derecha de Julio De Vido. En sus escritos el hombre describió una compleja red de pago de dádivas por la que fueron procesados más de 150 personas. Este expediente cuenta con una particularidad: hay 31 personas arrepentidas que ante la Justicia aceptaron haber participado de este mecanismo ilegal. De los 172 involucrados, irán a juicio 53.

Entre los acusados que luego se convirtieron en imputados colaboradores se encuentran empresarios y ex funcionarios. Algunos aceptaron haber entregado coimas, y otros haberlas recibido. En este punto, hubo una declaración que para Bonadio fue determinante: la de Ernesto Clarens. El financista reveló haber sido el receptor de las dádivas que otorgaban los empresarios de obra pública. Dijo que el dinero se lo entregaba en mano a Daniel Muñoz, ex secretario privado de Néstor Kirchner.

Los que, según el expediente, integran esta asociación ilícita son el ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido; Baratta; el financista Clarens; el ex Presidente de la Cámara de Construcción, Carlos Wagner; el ex secretario de Obras Públicas, José López, entre otros. También está involucrado en este expediente el primo del presidente Mauricio Macri, Angelo Calcaterra; el ex secretario de Cristina Kirchner, Isidro Bounine y Juan Manuel Campillo, ex secretario de Hacienda de Santa Cruz.

Apenas unos minutos después de que Bonadio firmara la resolución por la que clausuró los tres casos, Casación hizo el sorteo y definió que sea el Tribunal Oral Federal 7 el encargado de llevar adelante el debate para determinar las responsabilidades en el caso de corrupción que en 2018 conmocionó las estructuras políticas y empresariales del país.

Otro expediente que se desprendió de la causa «madre» también fue elevado a juicio. Se trata del que se inició a partir de las confesiones de los empresario Roggio y Romero, que admitieron haber pagado coimas por los subsidios del ferrocarril. Quienes recibieron ese dinero fueron Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here