Aerolíneas Argentinas: rumores de regreso de La Cámpora

La designación de Mario Meoni como nuevo ministro de Transporte, aún habiendo ganado el puesto con la oposición de Hugo Moyano, no significa necesariamente que su influencia termine extendiéndose hasta Aerolíneas Argentinas. Tanto Aerolíneas como Austral fueron estatizadas por CFK y la vicepresidenta electa las sigue reivindicando como parte de su modelo de gestión 2007-2015.

La «recuperación» de Aerolíneas Argentinas y Austral le costó al Fisco el equivalente a más de 5.000 millones de dólares sólo en subsidios, durante el período que gobernó el kirchnerismo, a los cuales habrá que sumar al menos otros US$ 1.000 millones adicionales (quizás más) de los cuatro años de la gestión de Macri, durante la cual hubo tres presidentes (Isela Costantini, Mario Dell’Acqua y Luis Malvido).

Este último se despidió el jueves ante la prensa en un poco concurrido brindis de fin de año, donde evitó dar una cifra precisa sobre cuánto terminará siendo la pérdida de Aerolíneas durante este año. «La devaluación nos pegó mucho por el lado de los ingresos», fue todo lo que dijo. Fuentes del sector estimaron que las pérdidas de este año superarán el equivalente a 300 millones de dólares.

A partir del martes, las riendas de Aerolíneas volverían a La Cámpora, pero no de manera directa a Mariano Recalde, flamante senador nacional electo por Capital y aspirante a disputar la candidatura de la Ciudad en 2023. Dentro del ámbito gremial, hasta hoy mismo el nombre que suena con más posibilidades de asumir como nuevo titular de Aerolíneas Argentinas es el de Luis Pablo Ceriani, quien fue el número dos de Recalde durante su prolongada gestión de seis años (2009-2015) al frente tanto de Aerolíneas como de Austral.

Definido como «buen profesional» dentro del sector más negociador del extendido arco de los gremios que tallan en Aerolíneas, Ceriani tuvo que salir a reemplazar de apuro a Juan de Dios Cincunegui en el directorio de la empresa cuando, en febrero de 2013, este último cayó en desgracia por una denuncia de la propia Cristina Kirchner por cadena nacional (a raíz de una supuesta estafa de la asociación de consumidores Adecua, en la cual apareció el nombre de Cincunegui). De inmediato, Ceriani tomó su lugar en el directorio de Aerolíneas, cargo que ocupó hasta diciembre de 2015.

En cuanto a la política que llevará adelante el nuevo gobierno, es una incógnita. Fue durante la gestión de Recalde que Aerolíneas comenzó a desactivar buena parte de su esquema de rutas internacionales, con la eliminación de los vuelos transpolares, primero a Nueva Zelanda y finalmente a Australia.

Un día antes de la asunción del nuevo gobierno, Aerolíneas inaugurará su primera ruta internacional en muchos años, en este caso a Orlando, EE.UU. Pero cerca de Luis Malvido, en el brindis, se escuchaba que el verdadero anhelo del futuro ex presidente de la compañía hubiera sido transformar a Aerolíneas en una compañía de vuelos de cabotaje y regionales.

«La única ruta internacional que da ganancias es la que va a Cancún. Todas las demás arrojan pérdidas», señalaban cerca de quien desde el lunes dejará de ser el presidente de la empresa y se mantendrá con cargo de director más allá del 10 de diciembre sólo por una razón formal: Aerolíneas Argentinas no puede quedarse sin directorio hasta que la futura asamblea de accionistas del nuevo gobierno designe a los que reemplazarán a Malvido y quienes aún lo acompañan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here