Decidido: la cuarentena por la pandemia se extenderá

Alberto Fernández ya decidió extender la cuarentena obligatoria que por ahora está vigente desde el 20 al 31 de marzo. Asume que esa decisión presidencial causará malestar y hastío en la sociedad, y que profundizará la crisis económica que ya atraviesa a todo el aparato productivo. Pero explicó en la Quinta de Olivos -adonde está recluido realizando la cuarentena- que es la única forma que tiene para contener al avance implacable del coronavirus en la Capital Federal y el Conurbano y determinar con rango científico si la curva de la pandemia se aplanará o crecerá -como supone- a partir de mayo.

Alberto Fernández ya tiene definido un plazo tentativo para la segunda etapa de la cuarentena obligatoria: iría del 1 al 13 de abril.

La elección de esas dos semanas no fue un acontecimiento casual y repentino. El presidente tomó la decisión después de leer más de una decena de ensayos científicos y notas periodísticas publicadas en la prensa local e internacional, y de mantener una sucesión casi infinita de conversaciones con Santiago Cafiero, Gustavo Béliz, Ginés González García, Horacio Rodríguez Larreta, Axel Kicillof, Juan Pablo Biondi, Wado de Pedro, Cristina Fernández de Kirchner, Giuseppe Conte (premier italiano), Pedro Sánchez (jefe de Gobierno español) y Dr Maureen Birmingham, embajadora de la Organización Mundial de la Salud en la Argentina.

Con la suma de los textos leídos y de los argumentos escuchados, Alberto Fernández estableció una explicación teórica que le sirve para fundamentar su posible decisión institucional de prorrogar la cuarentena obligatoria desde el primero al trece de abril.

Ese argumento cartesiano se puede desmenuzar de la siguiente manera:

  1. Para contener el contagio del coronavirus y saber su nivel real de propagación es necesario mantener a la población 14 días seguidos en cuarentena obligatoria. Es lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).
  2. Los 14 días vencen el próximo 3 de abril. Por ende, de hecho, si se quiere conocer los niveles de contagio en la Argentina, la cuarentena debería ser extendida -sí o sí- hasta el 3 de abril incluido. Es decir: los 11 días de la cuarentena original -20 al 31 de marzo-, más los tres días restantes para completar las dos semanas que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).
  3. Entonces, el sentido de la cuarentena es aplanar la curva y determinar el nivel de contagio. Y para ello es necesario un número importante de tests en todo el país. Un informe confiable del número de casos se procesa en -al menos- cuatro días seguidos. Ese cuadro estadístico permitiría decidir los próximos pasos frente a la pandemia.
  4. En el calendario presidencial, los 14 días de cuarentena se cumplen el 3 de abril. Y se necesitan otros cuatro días para determinar si la curva se aplanó o fue hacia arriba como sucedió en España e Italia. Alberto Fernández recibiría ese dossier el 8 de abril en la quinta de Olivos. Ya es Jueves Santo.
  5. El informe del 8 de abril -fecha tentativa- permitirá saber al presidente cómo funcionó la cuarentena obligatoria. Si la clave es la limitación del contacto social, y ese objetivo se cumplió en términos generales, el nivel de crecimiento del coronavirus exhibirá su real ferocidad y el probable daño que hará en las próximas semanas.
  6. Alberto Fernández no tiene dudas de que el número de contagiados crecerá en medio de la extensión de la cuarentena. Es un dato obvio: se multiplicarán los testeos y hará más frío. Dos circunstancias que juegan a favor del crecimiento de la curva de la pandemia.
  7. Si el cronograma presidencial se cumple, Alberto Fernández tiene la posibilidad de levantar la cuarentena durante el fin de Semana Santo (del jueves 9 al domingo 12 de abril). No lo haría.
  8. El jefe de Estado considera que el pico de la pandemia será a principios de mayo. Entonces, no tiene sentido facilitar o adelantar ese probable acontecimiento al permitir la libre circulación en espacios públicos durante ese feriado largo.

Por esta sucesión lógica de hechos y circunstancias, que analizó una y otra vez en Olivos, Alberto Fernández tendría decidido que la cuarentena obligatoria debería prorrogarse del primero al trece de abril.

Al margen de la extensión de la segunda etapa de la cuarentena obligatoria, el presidente decidirá este fin de semana si mantiene las excepciones previstas en su último Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), o si plantea variables por actividad o regiones.

“No lo tengo definido aún”, contestó Alberto Fernández cuando le preguntaron si podría excluir de la cuarentena a provincias que no tienen contagios o a determinados sectores de la producción que no activan o multiplican la propagación del coronavirus.

“Por ahora cautela. Todo es muy delicado, y no podemos cometer errores por apurarnos”, concluyó el jefe de Estado.

¿Qué pasará con el ciclo lectivo?

El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, reconoció en las últimas horas «todo está sobre la mesa» a la hora de analizar posibilidades para recuperar los días de clases perdidos por la pandemia, en momentos en que ganan fuerza las versiones de que se alargaría el aislamiento obligatorio más allá del 31 de este mes.

«La escuela es irremplazable», dijo al ser consultado sobre si se analiza alargar el cronograma escolar, y agregó que «hay que ver cuando se puede volver a las aulas y desde ahí se tomará la decisión de si hay que extender el año lectivo».

Al respecto, Trotta dijo que su ministerio trabaja «con escenarios donde la suspensión de las clases se puede extender», y consideró que «hay que ser consciente» que si la extensión de la cuarentena por coronavirus se prolonga «no podemos pensar que podemos resolver todo esto en un año lectivo».

En tanto, fuentes de la cartera educativa indicaron que tampoco se descarta suspender las vacaciones de invierno para recuperar clases.

«Estamos trabajando contenidos educativos para que se puedan transmitir en la TV Pública y Paka Paka. Queremos garantizar la mayor continuidad pedagógica posible», insistió Trotta en declaraciones.

En ese marco, señaló que «el rol fundamental del maestro es cómo fortalecer el vínculo a partir del uso de la tecnología en un curso lectivo que recién había empezado».

Al ser consultado sobre la posibilidad de un bono adicional para los docentes como el que tienen los profesionales de la salud por el trabajo extra ante la pandemia de coronavirus, el ministro de Educación dijo que «no se ha planteado hasta el momento».

Por último, el funcionario aseguró que «salvo las escuelas que tienen comedores, en las restantes hay una guardia mínima», y planteó que en los comedores donde aún no se pasó a sistema de viandas se está

Deja un comentario