Amado Boudou, a un paso de volver a prisión

La Corte Suprema rechazó hoy todos recursos presentados en el caso Ciccone y de esa manera dejó firme la condena de 5 años y 10 meses para el exvicepresidente Amado Boudou que había dictado un tribunal oral en 2018. Por ese escándalo también habían sido condenados José María Núñez Carmona, Nicolás Ciccone, Alejandro Vandenbroele (el único que no apeló), Rafael Resnick Brenner y Guido Forcieri.

El exvicepresidente había sido condenado por los delitos de cohecho pasivo (recibir coimas) y negociaciones incompatibles con la función pública. Los jueces del TOF 4 también lo inhabilitaron de por vida para ejercer cargos públicos y ordenaron su inmediata detención por la compra de la calcográfica Ciccone por parte de The Old Fund, una empresa pantalla que tenía como cara visible a Vandenbroele.

Su amigo y socio José María Núñez Carmona fue condenado a 5 años y 6 meses de prisión y el empresario Nicolás Ciccone a 4 años y 6 meses por el delito de cohecho activo. El tribunal también condenó al arrepentido Alejandro Vandenbroele a 2 años de cárcel, a Rafael Resnick Brenner (exfuncionario de la AFIP) a 3 años, y al exjefe de Gabinete del Ministerio de Economía Guido Forcieri a 2 años y seis meses. Los dos últimos fueron condenados como partícipes necesarios del delito de negociaciones incompatibles con la función pública.

Las condenas fueron confirmadas el año pasado por la Sala IV de la Cámara de Casación, por lo que las defensas fueron en queja ante la Corte Suprema. Además de la maniobra para “rescatar” a Ciccone Calcográfica, los jueces Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Javier Carbajo dieron por probado que el grupo liderado por Amado Boudou manipuló en provecho personal al menos tres organismos del Estado: La Casa de Moneda, la AFIP y la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia.

Vandenbroele fue el único de los acusados que no apeló la sentencia. Antes del comienzo de la pandemia, el extitular de The Old Fund renunció al Programa de Testigos Protegidos, que ya había pasado a la órbita del Ministerio de Justicia, y se recluyó en su posada de Mendoza. Según se pudo saber, el arrepentido pasó toda la cuarentena en ese lugar, que podría reabrir antes de fin de año.

Rechazados todos los recursos, Amado Boudou ya no es más inocente por el caso Ciccone. El expediente ahora pasará al juez de ejecución Daniel Obligado, el mismo que en abril le otorgó la domiciliaria al exvicepresidente y a su socio. En el entorno de Amado Boudou sostienen que las circunstancias “no se modificaron” por lo que debería seguir cumpliendo la pena en su domicilio.

Anoche, en una charla virtual con militantes, Amado Boudou habló de su situación judicial y aprovechó para criticar al Gobierno. “Yo me aguanto la que me tenga que aguantar. No voy a cambiar, no me voy a callar, no me voy a esconder y ni siquiera voy a perder la alegría por las cosas que peleo”, dijo. Y agregó: “Si termina dándose lo que dicen los diarios, y que además empujan, respecto del caso Ciccone yo te diría que uno lo podría haber venido venir cuando vimos el resultado de la comisión de juristas”.

El exvicepresidente ya no vive más en Barracas: Durante la cuarentena pidió permiso para mudarse a una casa.

La mudanza fue su única salida al exterior. Durante la pandemia su vida se concentró en sus hijos mellizos. También dedica buena parte del tiempo a estudiar historia y francés. “Siempre fue una máquina de leer y con esta situación mucho más”, contó alguien del entorno.

Amado Boudou ya estuvo detenido tres veces. La primera vez fue el 3 de noviembre de 2017, cuando la Prefectura lo sorprendió en su departamento de Puerto Madero con una orden del juez Ariel Lijo. Luego volvió a la cárcel en agosto de 2018, tras la condena del Tribunal Oral Federal 4 por el caso Ciccone. Ese período se extendió hasta el 11 de diciembre de ese año, cuando ese mismo tribunal, con otra composición, decidió otorgarle la excarcelación tras el pago de 1 millón de pesos y la colocación de una tobillera electrónica con GPS. Su tercer paso por el complejo penitenciario de Ezeiza arrancó el 18 de febrero del año pasado, luego de un fallo de la Cámara de Casación que decidió revocar su excarcelación.

En abril, el juez Daniel Obligado le otorgó prisión domiciliaria en medio de la emergencia sanitaria por el coronavirus. “El actual contexto mundial de emergencia sanitaria a causa del COVID-19, ciertamente trastoca prácticamente todas las pautas de las relaciones interpersonales, afectando entonces la implementación de los objetivos conductuales asumidos por el plexo normativo de la ejecución de las penas (Ley 24.660), que en definitiva logren con éxito la inserción social de quien resulte condenado, una vez recuperada su plena libertad”, escribió ese magistrado.

Cuatro meses después, el socio y amigo de Amado Boudou, José María Núñez Carmona, también recibió el beneficio de la prisión domiciliaria para continuar su detención en una vivienda de la ciudad de Mar del Plata.

Edgardo Marano

Deja un comentario