Axel Kicillof desmiente los datos de coronavirus de CABA

El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, dijo hoy en conferencia de prensa que “la Ciudad de Buenos Aires es donde más contagios hay cada cien mil habitantes”, según las estadísticas que realiza el Ministerio de Salud.

“La zona más densamente poblada, que es la Ciudad de Buenos Aires, es donde más contagios hay cada cien mil habitantes. Eso va disminuyendo a medida que la superficie es más grande y la demografía es distinta”, explicó el mandatario durante la rueda de prensa en la que presentó un paquete de medidas para los sectores productivos.

La expresión pareció ser una respuesta al gobierno porteño que horas antes, a través del ministro de Salud, Fernán Quirós, dejó trascender que la voluntad de la gestión de Rodríguez Larreta es flexibilizar la cuarentena después del 17 de julio, día en que finaliza la última etapa de aislamiento. En el gobierno bonaerense son más cautelosos con la idea de la apertura debido a que la cantidad de contagios se multiplica cada días, aunque mantiene un promedio cercano a los mil casos diarios.

Quirós sostuvo que la cantidad de casos de coronavirus por día en el distrito “se está estabilizando” y que, de mantenerse, podría permitir “ir desandando medidas” tras la cuarentena estricta que vencerá el próximo lunes. “Estamos haciendo todo lo necesario para que a partir del 18 la cuarentena estricta pueda cambiar”, indicó en una entrevista con radio Mitre.

“Esperamos llegar al 17 (de julio) con la curva lo más controlada posible, con el R debajo de 1. Si la cuarentena estricta se cumple de manera apropiada, va a disminuir la contagiosidad en todo el territorio del AMBA”, destacó Quirós.

Kicillof marcó una postura diferente. “La zona más afectada es la del Gran Buenos Aires. Allí se reúne una parte importante de la población de la provincia y del país. Viven trece millones de habitantes”, afirmó buscando marcar la densidad poblacional que hay en el conurbano y que dificulta el avance de la flexibilización de la cuarentena.

En esa línea, aseveró que la incidencia más fuerte se está dando en el primer cordón – el más cercano a la Capital Federal – donde “hay 354 casos cada cien mil habitantes”. Luego, agregó la situación de los otros dos cordones que tiene el Gran Buenos Aires. “En el segundo cordón son 267 los casos cada cien mil habitantes mientras que en el tercero hay 180 infectados cada 100 mil”, detalló.

“Cuando uno dice que hay 354 casos cada cien habitantes, lo que estamos diciendo es que de cada cien habitantes hay 0,3 contagios. En la Ciudad de Buenos Aires hay un contagiado cada cien habitantes”, fue la forma en la que Kicillof resaltó la diferencia con lo que sucede en el territorio porteño.

“El grado de afectación actual reconoce diferencia según la distancia que hay con la Ciudad de Buenos Aires. Porque es allí, en el AMBA, donde más incidió el virus, por la densidad poblacional que hay, la forma en la que se vive y la cantidad de habitantes por kilómetros cuadrados”, indicó. Luego explicó que la única forma de combatir el virus es tomar medidas de distanciamiento o de aislamiento. Así volvió a poner en valor la decisión de endurecer la cuarentena.

Por otra parte, subrayó que hay 4 millones de personas que viven en el interior bonaerense y que ya están viviendo en una nueva normalidad. “En la provincia tenemos 35 distritos cumpliendo con un aislamiento extremo. Y después hay nueve que están en Fase 2, 22 que cumplen la Fase 4 y 69 que ya están en la Fase 5″, sostuvo.

Axel Kicillof hizo anuncios económicos

El gobierno bonaerense anunció un paquete de medidas para asistir a los sectores afectados por la crisis del coronavirus. Habrá un plan de pagos para regularizar deudas en 18 cuotas, bonificación de impuestos hasta fin de año, un programa ATP versión provincial con pago estatal de los salarios por tres meses, tres nuevas líneas de crédito con tasa subsidiada por el Banco Provincia y un fondo especial para el turismo y la cultura.

“El objetivo es sostener a las empresas, para que cuando pase la pandemia podamos ponernos rápidamente a trabajar”, aseguró el gobernador Axel Kicillof durante el anuncio. El programa implica un esfuerzo fiscal de más de 2500 millones de pesos. Todas las medidas anunciadas por el gobierno provincial convivirán con las de la Nación.

Asistencia tributaria

De los cuatro ejes que tiene el plan, el más fuerte es el tributario. Habrá reducción de alícuotas para los regímenes de deducciones para pequeños contribuyentes. Para los agentes de recaudación, se crea un plan que les permitirá regularizar sus deudas. Una novedad es que se permitirá intercambiar saldo a favor de un impuesto con otro. “Esto traerá alivio financiero”, opinó Augusto Costa, ministro de Producción bonaerense.

Por otro lado, se lanzará un plan de pagos por las deudas adquiridas durante la pandemia, en hasta 18 cuotas, o doce sin interés. En todos los casos será para cualquier tipo de empresa. Particularmente para las PyMEs más afectadas, como una peluquería que nunca abrió sus puertas, se les bonificará hasta un 50 por ciento el impuesto a los ingresos brutos hasta fin de año.

Asistencia financiera

Como parte del programa, uno de los ejes incluye tres nuevos instrumentos financieros del Banco Provincia. El préstamo “Evolución” será para capital de trabajo, con un cupo máximo de 5.000 millones de pesos y una tasa de interés del 35 por ciento. El repago incluirá tres meses de gracia y luego doce cuotas.

La tarjeta “Pactar” estará destinada a la adquisición de bienes de capital e insumos, para que las empresas proveedoras obtengan rápida liquidez. Luego el programa “Compre Bonaerense” será para financiar bienes de capital nuevos o usados por hasta 350 millones de pesos y en hasta 60 cuotas de 24 por ciento de interés.

Entre el ATP, el crédito a tasa cero y la línea subsidiada del 24 por ciento, el Estado nacional desembolsó en la Provincia 120 mil millones de pesos desde marzo. Sin embargo, Kicillof explicó que hubo PyMEs que por alguna razón no pudieron obtener los beneficios, por lo que la idea de este programa es llegar a nuevos rincones. “Para que nadie se quede afuera, ni le soltemos la mano”, puntualizó.

Transferencias

Otro de los ejes tiene que ver con la preservación del empleo. Se implementará un “ATP” versión provincial por 500 millones de pesos. El gobierno bonaerense pagará el 50 por ciento de un salario mínimo (8.500 pesos) para PyMEs del AMBA imposibilitadas de trabajar o con fuerte caída en los ingresos. Será un pago directo al empleado, por un período de tres meses y prorrogable por otros 12.

Por otro lado, habrá un fondo especial que manejarán los municipios de 300 millones de pesos, sólo para la asistencia de sectores turísticos y culturales. No sólo son de los sectores más perjudicados, sino que la “nueva normalidad” implicará que adecúen su infraestructura a nuevos protocolos.

Para lograr la habilitación a este apoyo económico, los 135 municipios deberán realizar un registro de los beneficiarios. Kicillof reveló que fue un pedido puntual de Alberto Fernández. “Nos encontramos con la peor cara de la informalidad: el Estado quiere ayudar y no puede. Los registros tienen que incluir a todas las empresas, y no es con ánimos de recaudar, sino de ayudar”, mencionó el gobernador.

En el anuncio también participaron funcionarios nacionales, como la secretaria de Comercio, Paula Español. “La Provincia es el corazón productivo del país”, afirmó. Representa el 42 por ciento del empleo y el 52 por ciento de la creación de valor agregado. También estuvo el ministro de Turismo, Matías Lammens, quien adelantó que habrá dos grandes obras de infraestructura en la Provincia por 100 mil millones de pesos.

Giselle Tkaczuk

Deja un comentario