Bolsonaro volvió a comparar a Argentina con Venezuela y Cuba

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, comparó a la Argentina con Venezuela y Cuba. A través de una publicación en su cuenta de Facebook, el mandatario compartió una fotografía de una mujer sosteniendo una pancarta que decía: “Hay un modelo económico que consiguió lo imposible: Argentina sin carne, Venezuela sin petróleo, Cuba sin azúcar”.

El propio mandatario repitió el texto en el posteo, también en castellano, que tuvo casi 200 mil reacciones, superó los 63 mil comentarios y fue compartido 42 mil veces hasta el momento.

Esta no es la primera vez que Bolsonaro hace referencia al gobierno de Alberto Fernández. La semana pasada dijo que Argentina “tiene lo que se merece” tras el apoyo del presidente argentino a la legalización del aborto.

Bolsonaro volvió a comparar a Argentina con Venezuela y Cuba 1
La publicación de Bolsonaro en Facebook

En esa intervención, sostuvo que el “izquierdismo” regresó a la Argentina. “Volvió la ‘izquierdista’ de Cristina Kirchner. Fíjense lo que está pasando en Argentina. Vi en la prensa que el presidente va a legalizar el aborto en Argentina. Bueno, argentinos, lo siento, pero eso es lo que se merecen”, dijo Bolsonaro.

El presidente brasileño se refirió a Argentina para restar importancia a las críticas que ha estado recibiendo en las últimas semanas por parte de sus propios simpatizantes, asegurando que él está ahora pasando por lo mismo a lo que hizo frente el anterior presidente del país vecino, Mauricio Macri, quien estuvo siendo “golpeado todos los días”.

Macri fue elegido en Argentina hace cinco años, con un discurso similar al mío. Uno de los primeros países que logró verse libre de la pandillita del Foro de São Paulo, allí estaba la pandilla de Cristina Kirchner, de Dilma (Rousseff). No pudo hacer todo lo que quería, tenía problemas. ¿Qué hacía el personal con Macri? Golpearle todo el día, incluso le llamaron abortista”, ha dicho Bolsonaro.

La legalización del aborto en Argentina, que cuenta con una de las normativas más restrictivas del continente, fue una de las promesas electorales de Fernández, quien en marzo anunció el envío de un proyecto de ley al Congreso, aunque tuvo que ser pospuesto debido al estallido de la crisis del coronavirus.

Está yendo rápidamente hacia un régimen como el de Venezuela”.

El pasado 24 de septiembre, Bolsonaro también cuestionó al gobierno de Alberto Fernández y en una comparación con el régimen de Nicolás Maduro dijo que en la Argentina “se está yendo rápidamente hacia un régimen similar a Venezuela”.

A lo largo de una intervención en Facebook Live, el presidente Brasil dijo temer que en la Argentina ocurra una situación “similar a la de Roraima”, en referencia al estado limítrofe de Venezuela en la frontera con Brasil.

Incluso con el enojo de muchos, la izquierda responsable del fracaso de ese país volvió al poder. Y se están yendo rápidamente hacia un régimen similar a Venezuela”, sostuvo.

Esas palabras fueron suficientes para generar un nuevo malestar en Buenos Aires. La respuesta de la Argentina no se hizo esperar. Al otro día, el embajador argentino, Daniel Scioli, envió un mensaje a Planalto, la sede del gobierno de Brasil, en el que manifestó el malestar de la administración de Alberto Fernández por las expresiones de Bolsonaro.

Los desencuentros entre ambos gobiernos vienen desde que Fernández, cuando era candidato a la Presidencia, apoyase públicamente la liberación del ex presidente de Brasil Lula de Silva. Desde entonces, Bolsonaro atacó en varias ocasiones al jefe del Estado argentino, a quien no lo felicitó tras su victoria en las elecciones, pues los electores “eligieron mal”.

Un senador aliado de Bolsonaro, detenido

Un senador oficialista del estado de Roraima fue detenido en el marco de una investigación por desvío de fondos destinados a acciones contra la pandemia de coronavirus en Brasil. Se trata de Chico Rodrigues, legislador del partido Demócratas y amigo personal del presidente Jair Bolsonaro. El operativo fue ordenado por el juez de la Corte Suprema Roberto Barroso a pedido de la Controladuría General de la Unión, que investiga fraude en una partida presupuestaria destinada al sistema de salud y otorgada al mandato del senador. Cuando la policía federal llegó a su casa de la ciudad de Boa Vista, capital del estado fronterizo con Venezuela, le encontró en total unos 30 mil reales (equivalente a 6 mil dólares). Bolsonaro no tuvo más remedio que destituirlo de su función de vicejefe del bloque del gobierno en el Congreso.

El propio Bolsonaro se despegó rápidamente del escándalo del senador Rodrigues y dijo que su gobierno lucha contra la corrupción. El Diario Oficial de la Unión publicó el jueves una edición extra con un mensaje del mandatario para destituirlo de su cargo de vicejefe del gobierno en el Senado. «Lamento el desvío de recursos porque cuando se desvía dinero de la salud personas mueren«, dijo Bolsonaro más tarde al hablar con militantes en la puerta del Palacio de la Alvorada, la residencia presidencial.

Bolsonaro había grabado recientemente un video junto a Rodrigues diciendo que su relación con él era «casi una unión estable«. A su vez, el senador contrató como empleado parlamentario en su despacho a Leonardo de Jesus, primo de los hijos del presidente.

Horas después del operativo policial, Rodrigues publicó un comunicado en el que dijo: «Creo en la justicia de los hombres y en la justicia divina. Estoy tranquilo. La policía vino a mi casa porque mi nombre fue citado en la investigación«. El operativo tuvo lugar el miércoles en la ciudad de Boa Vista, capital del estado de Roraima, mientras Bolsonaro daba un discurso ante empresarios en el que afirmó que iba a pegarle «una patada en el cuello» a cualquier sospechoso de corrupción en su gestión.

De acuerdo a fuentes policiales, el legislador guardó el dinero entre sus nalgas durante el allanamiento realizado por la policía federal por orden del Tribunal Supremo Federal, en base a una investigación por fraude en gastos parlamentarios destinados a combatir la pandemia de coronavirus. La revista Crusoé indicó que un policía contó que parte del dinero estaba manchado, lo que llevó al senador Humberto Costa, del Partido de los Trabajadores, a afirmar con ironía que «el bolsonarismo logró un hecho inédito en la historia de la policía federal: Está obligada a lavar dinero«.

Giselle Tkaczuk

Deja un comentario