Breve historia de la deuda argentina 2001-2020

El reciente acuerdo con los acreedores de la deuda con legislación extranjera logrado por parte del Gobierno Nacional representa otro capítulo más de la historia reciente sobre la deuda pública argentina. A continuación, un breve recap sobre ese tema en cuanto su evolución y resolución.

Entre 2001 y 2020 hubo tres defaults. Uno largo; otro por violaciones de contratos de pago y litigios; y otro soft -el actual-. El del 2001 fue por deuda generada desde 1994 tras la renegociación del Plan Bray y su causa fue tasa de interés alta desde 1998 que hacían muy caros los pagos a futuro.

En 2001 Argentina no tenía déficit alto pero no podía financiarlo más. En Noviembre, Cavallo propuso canjear toda la deuda –que se renovaba al 16%- por una tasa del 7%. No era un mal negocio para el acreedor, pero la larga recesión y el retiro de apoyo del FMI sellaron el final conocido.

El default duró 3 años 1/2. Se salió en 2005 con el canje de Kirchner-Lavagna, con quita de capital importante y solo 76% de apoyo. El canje ofreció, entre otras opciones, Bonos ajustado por inflación (CER). Esto llevó luego a la 1ra parte del 2do default por violación de los contratos: la intervención del INDEC, que alteró el índice de precios.

Enero de 2007: Riesgo país de Argentina es de 250 pts, igual que Brasil. El menor desde la crisis asiática del 97. En Febrero se interviene el INDEC, bajando la inflación medida, implicando un violación del contrato para los Bonos CER. El riesgo país de ese año termina en 400 pts.

Año 2008: En plena crisis global, los Fondos Buitre compran parte de la deuda no arreglada en 2005 y van a los Tribunales de Nueva York a litigar por el 100% del valor original. En 2010 y para acercarse al mercado, se reabre el canje –ley cerrojo- que logra subir la adhesión del 76% al 92%.

También en 2010, CFK y Marcó del Pont crean el Fondo del Bicentenario, rechazado antes por Redrado, que autoriza al BCRA a girar reservas para pagar intereses y capital de la deuda. Esto implicó liberación de recursos presupuestarios para gastar más y por ende aumentar el déficit.

En 2012, un grupo de los Buitres obtienen fallo favorable en Nueva York con el juez Griesa por unos USS 1200 millones. Argentina apela. Una de las causas del litigio es el famoso par y passu, un derecho del acreedor que no aceptó los canjes de 2005- 2010 pero que no era reconocido por la ley cerrojo de Kirchner-Lavagna.

En 2014 se confirma el fallo a favor de los Buitres, que implica pagar 100% del capital original, más intereses vencidos y punitorios. CFK-Kicillof se niegan a pagar y esta es la 2da parte del 2do default por violaciones a los contratos. Mientras, la deuda defaulteda sigue allí.

En 2016, Prat Gay-Caputo negocian con los Buitres y ofrecen pagar las sentencias para cerrar este tema. Se reconocen USS 12.000 millones y se paga con nuevos Bonos a vencer a 3, 5, 10 y 30 años. Macri se endeuda para pagar deuda generada entre 1994-2001 y no canjeada en 2005/2010.

Después de 15 años, se cierra el default del 2001. Esto es un caso excepcional malo a nivel internacional. Argentina vuelve a acceder a los mercados, pero a tasas mayores a las pagadas por la región. Entre 6-7% de interés vs. 3-4% de Brasil, Chile o Uruguay y con déficit fiscal muy alto.

En 2019 la situación no es buena y se agrava tras las PASO de Agosto. Riesgo país salta de 800 a 2400 puntos en un mes, proyectando un default cercano. El FMI suspende el programa y con menos reservas, Lacunza anuncia la reperfilación de pago del capital de deuda en USS de corto plazo.

Asume Fernández y propone renegociar la deuda, dividiendo los criterios según ley argentina en USS, ley Nueva York en USS y deuda con el FMI. La propuesta de Guzmán para deuda con ley extranjera es por USS 65.000 millones, incluyendo los Bonos de Macri y los Bonos de los canjes 2005-2010.

Si discriminamos por gobierno, USS 41.000 millones es deuda 2016-2019 y USS 24.000 millones deuda de los canjes 2005/2010. Pero cabe aclarar que parte de la deuda de Macri fue para pagar deuda no incluida en 2005 ni 2010 y negada a pagar en fallo del 2014. O sea, las responsabilidades políticas son COMPARTIDAS.

Agosto de 2020: Tras meses de negociación, Argentina logra un principio de acuerdo que baja fuerte carga de intereses y posterga los vencimientos de capital, que arrancan ahora en 2025 y van subiendo hasta 2036 en la mayoría de los nuevos Bonos. Esta es la sustentabilidad de pagos que se logra.

Viendo la historia, desde cada arreglo (1993, 2005/2010 y 2016), pasaron pocos años para tener problemas de pago o alterar violaciones de los contratos. En 1998 la deuda renovaba con alto interés, entre 2010-2015 tuvo que apelarse al BCRA y ahora en el corto plazo era impagable.

Conclusión: No sería extraño que Argentina, en 5/6 años vuelva a cambiar de hecho los contratos, cuando deba pagar más que en 2022/2023. Sobre todo porque se arranca con un déficit altísimo, con un mundo en crisis y con el riesgo de adoptar políticas que nos mantengan sin crecer.

Todo esto fue sancionado LEGALMENTE, con los procedimientos cumplidos por parte del CONGRESO de la Nación al aprobar Presupuestos del Gobierno Federal con DÉFICIT FISCAL y leyes sobre pagos de reestructuración de deuda pública, autorizando al Poder Ejecutivo a endeudarse en pesos y USS para financiarlo.

Agustín Jaureguiberry
Soy Politólogo. He sido funcionario en la Municipalidad de Vicente López, en la Provincia de Buenos Aires y en el PAMI. He escrito diversas notas sobre actualidad política y económica para la revista digital economiaparatodos.com y la Revista Democrática de América Latina.

Deja un comentario