Buenos Aires: Alberto Fernández hará anuncios en seguridad

El presidente Alberto Fernández anunciará este viernes 4 de septiembre un plan de seguridad para la provincia de Buenos Aires que contará con una inversión de más de 10.000 millones de pesos, el refuerzo de 4.000 efectivos de fuerzas federales en territorio bonaerense y mejoras en el servicio penitenciario, entre otros aspectos, informaron fuentes oficiales.

Días atrás, en declaraciones, Fernández había anticipado que la idea del plan es «generar fondos para que la Policía bonaerense se equipe adecuadamente, y un segundo proyecto llamado Centinela 2, que incorpora 4 mil gendarmes al Gran Buenos Aires».

Según informaron fuentes oficiales, el plan incluye una inversión total de más de 10.000 millones de pesos de fondos nacionales a distribuirse entre el Gobierno de la provincia de Buenos Aires y 24 distritos del Conurbano.

El porcentaje que irá a la provincia directamente y a los municipios es objeto de negociaciones de última hora, a la vez que dentro del propio Gobierno bonaerense habrá partidas que irán al ministerio de Seguridad y otros fondos al Ministerio de Justicia, destinadas a reformas en el servicio penitenciario.

El plan oficial -según las fuentes consultadas- también incluye mejoras en paradas de colectivos y el establecimiento de los denominados «puntos seguros» en lugares estratégicos del conurbano, donde se invertirá en iluminación y más cámaras de seguridad.

Un total de 4.000 efectivos de fuerzas federales se sumarán a los efectivos de Prefectura y Gendarmería que ya están trabajando en el territorio provincial.

«Lo que es importante destacar -indicaron a esta agencia fuentes vinculadas con el anuncio- es que estas fuerzas irán a trabajar a nivel operativo, no a cumplir funciones administrativas. Estarán en el terreno, en operativos específicos».

Punto por punto: el nuevo plan de seguridad para la provincia de Buenos Aires

  • 10.000 millones de pesos: a distribuirse entre el Gobierno de la provincia de Buenos Aires y 24 distritos del Conurbano.
  • 4.000 efectivos de fuerzas federales de refuerzo: no cumplirán funciones administrativas, estarán «en el terreno».
  • Servicio penitenciario: reformas y mejoras.
  • Policía Bonaerense: fondos para equipamientos modernos.
  • Puntos «seguros»: mejoras en paradas de colectivos y más iluminación y cámaras de seguridad en zonas «calientes».

En los últimos días, desde el Ministerio de Seguridad de la Nación se estuvo realizando un relevamiento de los distintos distritos del conurbano y sus necesidades específicas en materia de seguridad, a la vez que hubo múltiples reuniones entre funcionarios nacionales, provinciales e intendentes.

Parte de los recursos irán al Gobierno provincial y parte a los municipios de manera directa, ya que -según explicaron las fuentes- «algunos municipios necesitan patrulleros, otros efectivos, otros hacer obras y es por eso que siguen las discusiones para ver cómo se hace más eficaz el despliegue de estos recursos».

El 21 de agosto pasado, durante la firma de una serie de convenios para la realización de obras de infraestructura ferroviaria, el Presidente ya había adelantado que estaba trabajando «en una serie de medidas para garantizarles a todos los bonaerenses la seguridad que necesitan». «Vamos a dar batalla contra la inseguridad, no queremos hacernos los distraídos y si hay una demanda ciudadana que reclama más policías y más seguridad en las calles vamos a atenderla», manifestó.

El Gobernador de la provincia de Buenos Aires respaldó a los Intendentes por la toma de tierras

l tema de la usurpaciones de tierras hierve en varios lugares del país, pero tiene a la provincia de Buenos Aires en el medio de un gigantesco polvorín, porque son muchos los predios ocupados en los últimos meses, fenómeno que sólo amaga potenciarse, ante la falta de acciones que llamen a desalentar ese tipo de situaciones. Y este jueves 3 de septiembre, primero fue la ministra Sabina Frederic la que, luego de soslayarlos, consideró a las usurpaciones como «actos ilegales prohibidos por la ley», y por la tarde fue el gobernador Axel Kicillof el que, al encabezar en La Plata una reunión con intendentes del Conurbano, respaldó a su ministro Sergio Berni y afirmó que «las usurpaciones no sólo son ilegales, sino que además producen situaciones injustas».

Como se hace con las cuestiones de gravedad, en la reunión de acordó conformar una «mesa de trabajo conjunta» entre Provincia y municipios para definir medidas que sirvan para enfrentar el crecimiento exponencial de esa cuestión.

«Sabemos que la provincia de Buenos Aires tiene un enorme déficit habitacional, pero éste no se soluciona con intrusiones ilegales», remarcó Kicillof luego del encuentro con intendentes, que duro tres horas y tuvo en sus sillas a los jefes comunales de Presidente Perón, Blanca Canteros; Avellaneda, Jorge Ferraresi; Florencio Varela, Andrés Watson; Berazategui, Juan Patricio Mussi; San Vicente, Nicolás Mantegazza; Berisso, Fabián Cagliardi; La Matanza, Fernando Espinoza; San Fernando, Juan Andreotti; Quilmes, Mayra Mendoza; y Malvinas Argentinas, Leonardo Nardini.

También estuvieron presentes los ministros provinciales de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque; Justicia, Julio Alak; Gobierno, Teresa García; Infraestructura, Agustín Simone, el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y por supuesto Berni como titular de Seguridad, quien con su duro perfil cuestionando las tomas de tierras llegó incluso a enfrentarse en los medios con otros referentes kirchneristas como Fernando ‘Chino’ Navarro y Emilio Pérsico.

«El Ministerio de Seguridad, al mando de Sergio Berni, viene actuando incansablemente para evitar nuevas tomas», destacó Kicillof, al tiempo que consideró «necesario que la Justicia haga su trabajo con quienes incentivan las ocupaciones y se abusan de las necesidades de la gente».

En ese contexto, Kicillof expuso que «para enfrentar el déficit habitacional, Nación, Provincia y municipios disponen y están reforzando diferentes planes de vivienda, de urbanización de barrios populares y de acceso al suelo». No faltaron las  críticas al macrismo, al señalar que «esos planes fueron prácticamente abandonados durante los últimos cuatro años generando una necesidad mayor».

Solo se indicó luego desde la Gobernación que se había acordado con los intendentes “un plan de acción que consta del establecimiento de una mesa de trabajo conjunta entre la Provincia y los municipios del AMBA, de modo de dar un abordaje integral a la problemática con acciones de carácter coyuntural y estructural”. Dentro de las acciones puntuales para evitar nuevas usurpaciones y tomas ilegales, se estableció un sistema de “alerta temprana” entre los municipios, la Jefatura de Gabinete y los ministerios de Gobierno, Seguridad y Justicia y Derechos Humanos. Por su parte, el Ministerio de Desarrollo de la Comunidad se encargará de «la asistencia a las poblaciones vulnerables» que sufren del déficit habitacional. Sergio Berni: «El que toma tierras en la provincia de Buenos Aires irá preso» En relación con las políticas estructurales, el Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos anunció la puesta en marcha, a través del Instituto Provincial de la Vivienda, de un plan de 8.000 viviendas en el marco del Programa “Provincia en Marcha” para los años 2020 y 2021. Se reiniciarán 5.700 viviendas cuya construcción había sido interrumpida por la gestión anterior y se construirán 2.300 nuevas viviendas, con financiamiento nacional y provincial. Por su parte, el Organismo Provincial de Integración Social y Urbana (OPISU) está llevando a cabo el plan de urbanización de barrios populares en 14 distritos de la Provincia, aunque en todos los casos conllevan instancias a futuro, sin atacar la grave encrucijada actual de usurpaciones, que Berni definió al señalar hace unos días en que la policía provincial a su cargo «frustra dos o tres nuevas tomas por noche».

Giselle Tkaczuk

Deja un comentario