Buenos Aires: malestar con Kicillof reparto de material inservible

El gobierno de Buenos Aires, encabezado por Axel Kicillof distribuyó insumos en hospitales que no son acordes a las medidas indispensables de seguridad para evitar los contagios por coronavirus , incluidos barbijos N-95 de venta en ferreterías y máscaras faciales que no tapan todo el rostro, según denunciaron médicos de varios hospitales de la provincia durante la última semana.

Algunos de los materiales cuestionados se distribuyeron en cajas con sellos que indican que no son para uso medicinal, sino para otros fines. En el caso de los barbijos, para tareas de limpieza o pulido y procesamiento de alimentos, pero terminaron en diversos hospitales de la provincia, incluidos algunos en la capital, La Plata.

Otros insumos señalados por los médicos incluyen camisolines sin puños cerrados ni hemorepelentes y que llegan hasta la cintura -en vez de tapar hasta las rodillas-, barbijos confeccionados con retazos de camisolines y máscaras de protección que llegan hasta la nariz o que no cumplen otros requerimientos de resguardo requeridos.

Desde el Ministerio de Salud de Buenos Aires indicaron, ante la consulta, que los materiales entregados a los hospitales deben ser distribuidos por los directores de cada centro de salud según las necesidades específicas del personal y de quienes requieran esos insumos, y que se trata de una provisión «transitoria» hasta que se distribuyan los insumos provenientes de China, que llegaron anteayer.

«Enviamos a los hospitales materiales divididos según su funcionalidad», indicó un vocero del Ministerio. «No son los mismos insumos los que se necesitan en las unidades de terapia intensiva que los familiares de los posibles contagiados que recién llegan a los hospitales. A unos les damos todos los insumos para protegerse, a otros lo necesario según qué requieran», abundó.

Para los médicos que lidian con posibles casos de infectados por coronavirus en La Plata y otras ciudades bonaerenses, la respuesta del Gobierno de Buenos Aires es correcta, pero con salvedades propias de lidiar con contagiados. «Es correcto que hay que tener distintos niveles de seguridad y recurrir a distintas especificaciones de material y no es lo mismo el material que tiene que usar el camillero que transporta al paciente que quien le tomará una muestra o entubarlo o hacer un procedimiento invasivo. Eso es correcto y si no sería un desperdicio utilizar un barbijo de alta eficiencia N95 en alguien que realmente no lo necesita», reconoció uno de los profesionales. «Pero lo grave es que nos mandaron algunos barbijos para utilizarlos como de ‘alta eficiencia’ en procedimientos invasivos que no cumplen con los requisitos, por lo que los usaremos como barbijos ‘básicos’ y no como N95», remarcó.

Lo ocurrido en la provincia de Buenos Aires se conoce días después de que se registraran turbulencias con otras compras de alimentos o insumos para afrontar la pandemia por parte del Gobierno nacional o de la ciudad de Buenos Aires . En la órbita nacional terminaron con el despido de 15 funcionarios del Ministerio de Desarrollo Social , y en el caso de la gestión de Horacio Rodríguez Larreta provocó el despido de dos funcionarios de nivel medio y la apertura de una investigación penal por presuntos sobreprecios en la compra de barbijos N95 a 3000 pesos por unidad.

Tanto en la ciudad de Buenos Aires como en la provincia también se acumulan los casos de infectados entre el personal del sistema sanitario. Van desde los 9 médicos y enfermeros contagiados en el Hospital Gutiérrez de La Plata y otros veinte en el Hospital Belgrano de la localidad de General San Martín, mientras que murió un enfermero del Instituto Médico de Brandsen, según se informó el sábado. En tanto, en el distrito porteño se registraron 34 contagios en el Sanatorio de la Providencia y 19 más en el Hospital Italiano, entre otros.

La provincia de Buenos Aires dice que la situación es «Transitoria» y por «regularizarse»

Ante las observaciones de los médicos de hospitales provinciales, en tanto, desde el Ministerio de Salud bonaerense replicaron que la situación que afrontan es «transitoria» y que debería «regularizarse» durante los próximos días. Indicaron que el primer vuelo de Aerolíneas Argentinas que llegó este sábado proveniente de China incluye trece toneladas de insumos para la provincia de Buenos Aires, a los que se sumará el material que llegaría en otros ocho vuelos.

Ese material que debe llegar de China conforma lo que el gobierno de Kicillof llama su «Operación Shangai» y que promocionó a través de un video que circuló por el servicio de WhatsApp. Allí detalló la compra de «400 toneladas de insumos sanitarios que vendrán en diferentes etapas».

La primera de esas etapas se centra en el vuelo de Aerolíneas Argentinas que aterrizó este sábado en el aeropuerto internacional de Ezeiza. Según el video, trajo «veintisiete toneladas» e incluiría un millón de «barbijos descartables», 150.000 barbijos N95 y 120.000 antiparras. En vuelos posteriores, en tanto, llegarían otros insumos: respiradores automáticos, termómetros, kits de protección, máscaras y guantes descartables.

Hasta que esos insumos lleguen a los hospitales bonaerenses, sin embargo, médicos de una docena de hospitales de toda la provincia indicaron que han optado por comprar con su dinero los insumos que consideran indispensables para protegerse del coronavirus o, en otros casos, solicitaron donaciones de la comunidad, incluso a través de redes sociales y medios de comunicación.

Edgardo Marano

Deja un comentario