CFK aceptó cambios pedidos por la oposición en el Senado

El pasado martes, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK) había firmado un decreto para renovar la modalidad de sesiones remotas en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO). El miércoles lo modificó, con un nuevo decreto para incorporar cambios pedidos por la oposición, entre ellos la posibilidad de que las sesiones se puedan extender un par de horas más, de seis a ocho si fuera necesario.

Durante lo que va de la pandemia y tras acudir a la Corte, tanto el Senado como Diputados sesionaron en la modalidad mixta, con algunos pocos legisladores en el recinto y el resto desde sus domicilios, despachos o dependencias oficiales como Legislaturas provinciales y Concejos Deliberantes.

Vencido el protocolo que aprobaron los senadores, CFK había convocado a sesión con un protocolo nuevo, según el cual podría tratarse cualquier tema y sin fecha de vencimiento. Sin embargo, tras el reclamo de Juntos por el Cambio, publicó una modificación del decreto del día anterior (11/2020). El nuevo texto (12/2020) establece que las sesiones remotas tendrán una vigencia de 60 días, que los bloques contarán con un tiempo mayor para hacer uso de la palabra y que se convocará, cuando el reglamento lo requiera, a reuniones de labor parlamentaria.

El límite del tiempo había sido establecido por CFK ante el temor de que el sistema informático no soportara durante tantas horas la conexión de 70 legisladores (uno está convaleciente, Carlos Menem, y otro de licencia, José Alperovich). Sin embargo, tras algunos pocos episodios técnicos que fueron salvados en minutos, en la Cámara alta se coincidió en que el uso del tiempo podría extender las sesiones de cinco o seis horas a ocho, si fuera necesario.

La renovación del protocolo será el primer tema del orden del día de este jueves en la sesión prevista para las 15:00 hs. Entre los cambios que CFK consideró “atendibles” está la vigencia de dos meses del reglamento de funcionamiento remoto. La oposición pidió “monitorear” el desarrollo de la pandemia y el oficialismo accedió. El plazo será prorrogable si se mantiene la emergencia sanitaria por COVID-19.

El segundo artículo establece que se podrá extender el tiempo de sesión, previo informe técnico, de seis a ocho horas y que el tiempo disponible para cada bloque será proporcional a su número de miembros, como venía ocurriendo. De las ocho horas, 30 minutos serán reservados para las votaciones y la notificación de los resultados.

Las reuniones de labor parlamentaria serán acordadas por los jefes de los bloques, también como es de uso habitual, y sólo podrán estar presentes en el recinto las autoridades: la vicepresidenta CFK, el secretario Parlamentario, Marcelo Fuentes; la secretaria Administrativa, Luz Alonso, y los vicepresidentes: Claudia Ledesma Abdala (Frente de Todos); Martín Lousteau (UCR); Laura Rodríguez Machado (PRO) y Maurice Closs (Frente Renovador de la Concordia). Lo que no modificó la vicepresidenta es la decisión de quitar el artículo que restringía los debates a temas de la pandemia.

En la sesión de esta semana hay casi una veintena de iniciativas. Varios decretos presidenciales y uno del año 2018 firmado por Mauricio Macri que generó malestar en la oposición porque volvió a debatirse en la Bicameral de Seguimiento de Trámite Legislativo cuando ya había dictamen. En esa reunión el diputado Pablo Tonelli argumentó que podría llevarse al recinto el dictamen de casi dos años atrás y votarse por la inversa, es decir el rechazo del ahora oficialismo. El 1053/2018 estableció cambios de partidas presupuestarias y la compensanción a las distribuidoras energéticas por la devaluación.

A diferencia de lo que ocurrió en la últimas dos sesiones, varios de los proyectos a tratar tuvieron amplio consenso y un par se convertirían en ley como la receta médica digital y la creación de una Campaña Nacional de Donación de Plasma de pacientes recuperados de Covid-19, que fue impulsado por Máximo Kirchner, unificó varias iniciativas y sumó la firma de opositores del PRO como Cristian Ritondo y Carmen Polledo.

Dos proyectos de ley fueron votados en comisión por unanimidad. Se trata de la creación de un Consejo Nacional de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas y la demarcación del límite exterior de la Plataforma Continental Argentina. En el primer caso se promueve la creación de una comisión que fije políticas de Estado sobre la soberanía del archipiélago y su defensa en el mediano y largo plazo tanto en el plano nacional, como regional y en todos los organismos internacionales. En el segundo caso el proyecto fue la conclusión de una década de trabajo para darle un marco de seguridad jurídica a la exploración y explotación de hidrocarburos y minerales en la zona. Al respecto, la Cancillería y la secretaría de Malvinas que comanda Daniel Filmus, conversan con los vecinos chilenos para evitar roces o problemas.

En la agenda del día está la promoción del ingreso a carreras de grado para el desarrollo económico, productivo y sustentable y un proyecto de Claudia Abdala que modifica el Código Civil y Comercial para que el resarcimiento de delitos de lesa humanidad sea declarado imprescriptible. (En el año 2019 la Corte denegó una indemnización a la hija de un desaparecido que trabajó en Techint).

También se incluyó el tratamiento de un Protocolo para modificar el Convenio para la Protección de las Personas respecto al Tratamiento Automatizado de Datos de Carácter Personal; el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que prorroga la intervención de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI); la modificación del artículo 14 de la Ley 25.520 de Inteligencia Nacional que prohíbe la participación de los organismos de Inteligencia como auxiliares de la Justicia; la extensión del régimen de regularización de deudas tributarias hasta el 31 de julio y la intervención del Ente Nacional Regulador de Electricidad (ENRE) y del Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS) hasta el 31 de diciembre.

Anoche CFK amplió el temario, vía decreto. Agregó a último momento el tratamiento de una ley que el año pasado impulsó en Diputados Juntos por el Cambio y que esta semana cuestionó el propio ministro de Salud Ginés González García: declarar la lucha contra la enfermedad de fibrosis quística de páncreas y mucoviscidosis. El funcionario había hablado de lo difícil que sería aplicar algunos artículos pero en medio de la discusión en comisión el presidente Alberto Fernández habló con la vicepresidenta y acordaron seguir adelante con el trámite parlamentario y corregir lo que fuera necesario en su promulgación. La oposición deberá habilitar con su presencia los dos tercios requeridos para el tratamiento sobre tablas.

Giselle Tkaczuk

Deja un comentario