China: Luis María Kreckler será el embajador

Alberto Fernández anunció que su embajador en Beijing será Luis María Kreckler, un diplomático de carrera, que ya representó a la Argentina en Alemania, Suiza y Brasil. El presidente confirmó esta decisión -durante una entrevista.

El embajador Kreckler también se desempeñó como subsecretario de Comercio Internacional en la Cancillería argentina, de 2005 a 2010; y como Secretario de la misma área de 2010 a 2011. En 2012, la entonces presidente Cristina Fernández de Kirchner lo designó embajador en Brasil. En 2016 fue designado embajador ante Alemania, y en 2017 fue destinado a Suiza.

Kreckler tiene 66 años, es sociólogo, formado en la Universidad de Buenos Aires, e ingresó al Servicio Exterior en el año 1983.

China es uno de los destinos diplomáticos más importantes para la Argentina por lo que existía mucha expectativa en torno a esta designación. La opción por un diplomático de carrera experimentado luce razonable en este contexto.

En cuanto a Sabino Vaca Narvaja, cuyo nombre había sonado con fuerza en las últimas semanas, de acuerdo a fuentes consultadas, sería designado en la Embajada ante Beijing como segundo de Kreckler. El joven politólogo es un experto en China y ha trabajado durante varios años en el área de relaciones internacionales del Senado.

Tras la asunción de Alberto Fernández en diciembre pasado, el presidente de China, Xi Jinping le envió una carta de puño y letra invitándolo a una visita de Estado, que ya fue respondida en forma positiva, aunque el viaje todavía no tiene fecha precisa.

Después de China, esperan todavía designaciones las sedes diplomáticas de la Santa Sede, Moscú -circuló el nombre de Alicia Castro, pero no está confirmada aún-, y Madrid -donde la intención sería designar a un político-, entre otras.

Pero, ¿quién secundará a Kreckler en China?

Finalmente, Alberto Fernández y Felipe Solá lograron lo que querían desde un principio: designar a Sabino Vaca Narvaja en la embajada argentina en China. Aunque no irá al frente de la representación en Beijing, donde fuentes seguras anticiparon que como embajador irá Luis María Kreckler, un experimentado diplomático. Vaca Narvaja, titular del Programa de Cooperación y Vinculación Sino-Argentino de la Universidad Nacional de Lanús, un verdadero experto del presente y la historia del gigante asiático, ocupará el rol de segundo de la estratégica delegación.

Esa es la fórmula que la Cancillería encontró para resolver un intríngulis. Vaca Narvaja es un especialista en el vínculo con China, pero carece de toda experiencia diplomática. Fino traductor de los detalles, el gobierno chino podría sentir que la Argentina enviaba a un novato.

Con la presencia de Kreckler, que ya fue embajador en Brasil, Alemania y Suiza, secretario de Comercio y Relaciones Internacionales durante un año y subsecretario de Comercio Internacional durante cinco, la Argentina volverá a designar un diplomático de valorada trayectoria, al tiempo que realizará una apuesta a futuro con la designación del joven politólogo que se viene desempeñando en el área de relaciones internacionales del Senado desde hace varios años.

Vale recordar que Mauricio Macri había designado a Diego Guelar, quien previamente fue embajador en Brasil, Estados Unidos y la Unión Europea, y Cristina Fernández de Kirchner a César Mayoral, que estuvo al frente de la representación argentina ante Naciones Unidas y también en Canadá, además de otros destinos destacados como ministro ante organismos internacionales (Ginebra) y en París.

China mostró desde un comienzo interés en fortalecer el vínculo con el nuevo gobierno. Incluso le envió una carta al Presidente firmada de puño y letra por Xi Jinging invitando a Fernández a una visita de Estado, que inmediatamente fue contestada, aunque sin precisar fecha.

De hecho, antes de viajar a Jerusalén, el Presidente dio una entrevista a la revista DangDai en la que reveló que quiere profundizar la alianza estratégica firmada entre ambos países firmada en el 2014 y reafirmada en la declaración conjunta que se firmó en diciembre de 2018, donde se acordó un Plan de Acción Conjunta 2019-2023, anticipando su interés por formar parte de la Iniciativa de la Ruta de la Seda, de interés central para China.

La incorporación de Sabino se une a la de su hermano Camilo, padre de la nieta de Cristina Fernández de Kirchner, ya que estuvo en pareja con Florencia Kirchner. El yerno de la vicepresidenta será designado como director general de Acción de Gobierno, dentro de la Secretaría General de la Presidencia.

En cuanto a las designaciones en embajadas que aún están pendientes, fuentes oficiales aseguraron que no está confirmado que Alicia Castro vaya a Rusia. Y en cuanto a la posibilidad de que la actual subsecretaria del Mercosur y Negociaciones Económicas Internacional, María del Carmen Squeff, sea designada en el Vaticano, sólo se adelantó que “es una posibilidad, pero aún no está caída la candidatura de Luis Bellando”, que era el candidato de Gustavo Béliz para ese lugar, pero fue vetado por sectores de Cancillería.

Béliz, secretario de Asuntos Estratégicos, tiene gran influencia en la agenda internacional del Gobierno. No sólo forma parte de la delegación que acompaña al Presidente a los homenajes en Israel por el 75º aniversario de la liberación de Auschwitz, sino que visita asiduamente la Cancillería para mantener reuniones con Felipe Solá, quien también fue a verlo en distintas oportunidades a su despacho en el primer piso de Casa Rosada.

Al respecto, se informó que Béliz acompañará a Solá en el viaje que realizará el 13 de febrero a Brasilia para reunirse con el canciller Ernesto Araújo porque mantendrá reuniones con su par, el ministro jefe de Gabinete de Seguridad Institucional de la Presidencia, Augusto Heleno Ribeiro Pereira, un general de la reserva del Ejército de Brasil que condujo la compleja operación de cascos azules en Haití y hoy se transformó en un gladiador mediático en defensa de Jair Bolsonaro.

La gran incógnita sigue siendo quién irá a la embajada argentina en España. Y allí no hay demasiadas pistas. Sólo se sabe que se está buscando un político. “¿Están esperando que diga que sí Emilio Monzó?», se consultó. “No podemos decir nada, hay que esperar”, fue la respuesta. De todos modos, consultado por esta cronista, el ex presidente de la Cámara de Diputados del macrismo fue contundente: “No voy a Madrid”.

Edgardo Marano

Deja un comentario