Claves de la nueva ley de financiamiento de campañas

Con el escándalo por las irregularidades en la campaña en la provincia de Buenos Aires y el de los cuadernos de las coimas K como telón de fondo las comisiones de Asuntos Constitucionales, de Justicia y Asuntos Penales y Presupuesto y Hacienda del Senado comenzaron ayer a debatir la nueva ley de financiamiento de los partidos políticos de cara a las elecciones del próximo año.

Por el momento se trata de una serie de iniciativas que buscan darle más transparencia a a las contribuciones durante las campañas electorales. De la primera discusión participaron además los jueces de la Cámara Nacional Electoral, Alberto Dalla Vía y Santiago Corcuera, y representantes de Transparencia Internacional, Poder Ciudadano y CIPPEC, quienes aportaron sus ideas sobre una nueva ley. Por lo pronto, no se firmó un dictamen pero sí hubo acuerdo para reunirse nuevamente y llegar a un consenso.

Uno de los debates centrales giró en torno a la posibilidad de que empresas puedan realizar aportes de campaña, algo que está prohibido desde el año 2009. La idea sería que estén habilitadas a hacerlo pero con control del Estado y un tope máximo. «Se prohibió el aporte de empresas pero no quiere decir que dejaron de hacerlo sino que por el contrario creció el aporte en negro«, explicó Adrián Pérez, secretario de Asuntos Políticos e Institucionales del Ministerio del Interior, en diálogo con FM Concepto.

En palabras del funcionario, lo que comenzaron a hacer las empresas fue no  declarar lo que estaban aportando. «Esta es la peor solución. Acá la clave es que la Justicia pueda controlarlo y que la ciudadanía pueda saber quiénes son los que aportan a los partidos. Esto tiene que estar permitido pero con un tope. Que una empresa no pueda concentrar el financiamiento de una fuerza política», señaló Pérez.

El juez Dalla Vía, por su parte, se expresó en ese sentido y apoyó que las empresas puedan aportar. «No tenemos un sistema de aportes de empresas privadas cuando el artículo 38 de la Constitución dice que el Estado contribuirá al sostenimiento de los partidos», dijo el magistrado, quien señaló que esta situación «da margen para un sistema mixto, público y privado».

Otras de las claves que se busca introducir en la nueva normativa es la bancarización de los aportes y trazabilidad de los fondos para hacerles un seguimiento. Según Pérez acá está el aspecto más importante porque permitiría controlar quién hizo el aporte. «La cuestión clave es que todos los aportes estén bancarizados. Que todo sea realizado a través de transferencia bancaria, tarjeta de crédito o débito, que permita identificar fehacientemente quién es el aportante«, destacó.

«Al día de hoy se permite el aporte en efectivo. Cerca 50% del aporte de las campañas se hace en efectivo y eso dificulta conocer quién es el aportante porque hoy tenemos como aportante a aquel que el partido declara como tal pero no sabemos si eso es cierto. O de dónde viene el dinero», agregó.

Otro de los lineamientos es el de tener mayor intervención de los organismos de control sobre las contribuciones y quién los hizo. «Establecemos más auditores para controlar las cuentas de los partidos políticos. Establecemos plazos más cortos y un proceso electoral sancionador. Que haya procesos más cortos y sanciones más efectivas sobre los partidos que no cumplen con la ley».

Entre varias cosas más, el PJ, por ejemplo, propone que la AFIP pueda intervenir para detectar si hay dinero ilícito y que el límite de aporte para las empresas sea del 15%. Cambiemos quiere que sea del 2%, por lo que estiman, podría acordarse un 8 por ciento en el tope.

El objetivo del oficialismo es que el Senado le dé media sanción al proyecto antes de fin de año para que la Cámara de Diputados termine de aprobarlo por lo menos al comienzo del año legislativo. «Tenemos que llegar a la próxima elección ya con una nueva ley de financiamiento. Está demostrado que la actual tiene falencias«, sostuvo Pérez, quien dijo no descartó la posibilidad incluso de que se pueda convocar a extraordinarias para tratar el tema en la Cámara Baja.

«A esta altura está demostrado con el financiamiento de la política. Lo importante es que la política recobre legitimidad y hay un reclamo de la gente. Esperamos que pueda avanzar en el Senado. Estamos tratando que haya un proyecto único y hay varias iniciativas«, finalizó.

Edgardo Marano

Deja un comentario