¿Cómo es la cuarentena total y obligatoria que analiza Alberto Fernández?

Alberto Fernández ya sabe que la clave para enfrentar la pandemia es evitar la circulación masiva en los espacios públicos. Su frase de cabecera es: “Aplanar la curva”, que en términos simples significa evitar que el número de contagios y de víctimas escale como consecuencia del contacto directo entre los portadores y las posibles víctimas del denominado “enemigo invisible”. En este sentido, el Presidente anunciará hoy una “cuarentena blindada” que podría iniciarse mañana en todo el país.

“Estamos definiendo el alcance temporal, y si se formalizará a través de un DNU (Decreto de Necesidad y Urgencia), pero vamos a ser drásticos para tratar de evitar las experiencias dolorosas que vimos en España e Italia”, reveló anoche un funcionario clave del gobierno que trabaja al lado del Presidente.

El jefe de Estado desea “aplanar la curva”, pero también pretende mantener activa la producción de bienes y servicios para evitar que la economía se resienta aún más. Por eso, calendario en mano, concluyó que podría decretarse la cuarentena entre el 20 y el 30 de marzo, que solo tienen cuatro jornadas laborales por los feriados puentes del Día Nacional de la Memoria (24 de marzo) y el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas (2 de abril), que se adelantaría por única vez.

Alberto Fernández tiene una hipótesis de trabajo que comentó en la quinta de Olivos. Adelantar el feriado del 2 de abril al 30 de marzo y ordenar una restricción para todos que se iniciaría en el primer minuto del 20 de marzo y concluiría a las 23:59 del 30 de marzo. Quedarían abiertos los comercios vinculados a la compra de alimentos o insumos necesarios para preservar la salud pública y familiar.

La cuarentena total implica un control exhaustivo de los espacios públicos para limitar la circulación y evitar una posible propagación del coronavirus. Alberto Fernández diseñó un sistema de contralor que involucra a todas las policías provinciales -incluida la Capital Federal- y el despliegue de las fuerzas de seguridad nacionales (Gendarmería, Prefectura y la Policía Federal).

Será un gigantesco despliegue de seguridad territorial que enfrentará a un enemigo invisible y mortal.

Detrás de este objetivo de salud pública, y para que no haya una sola objeción política y jurídica, el Presidente ya convocó a los líderes de la oposición y hoy mantendrá un encuentro en Olivos con la mayoría de los gobernadores. La reunión es clave para la estrategia de Alberto Fernández: obtener la cooperación de las fuerzas provinciales.

La cuarentena establecerá que la vida cotidiana transcurrirá en los domicilios particulares, que estará garantizado el acceso a la comida para toda la familia, que funcionará el sistema de salud estatal y privado y que se permitirá circular sí -y solo sí- hay un motivo fundado. En caso contrario, se prohibirá abandonar la residencia y transitar los espacios públicos.

“Todos podremos comprar nuestra comida, o ir a la farmacia, y hasta se podrá pasear el perro. Pero salvo estos casos puntuales, todos los argentinos que no estén asignados al sistema montado contra el coronavirus, deberán quedarse en casa. Sí o sí”, explicó un miembro del gabinete que participó en todas las deliberaciones que se hicieron para diseñar la cuarentena blindada.

-¿Y cómo van a saber si la persona que salió no está contagiada?-

-Habrá un férreo control en las calles y una masiva campaña de información y disuasión en los medios de comunicación. La explicación es simple: si salís a la calle, te podés contagiar. Y el coronavirus te puede matar.

Tras la reunión de los gobernadores en la quinta de Olivos, no se descarta que Alberto Fernández grabe una nueva cadena nacional para explicar el sentido y los alcances de la cuarentena blindada. La intención del Presidente es anunciar su duración y su sentido de prevención de la salud pública, ratificar que no faltará la comida y que la violación a la cuarentena será castigada con el máximo rigor legal.

Esta nueva jugada institucional para “aplanar la curva” de la pandemia encuentra a Alberto Fernández trabajando a deshoras. Era la una de la madrugada (de hoy) y continuaba fatigando -sin misericordia- su WhatsApp personal para explicar qué quiere hacer frente al coronavirus y porqué.

¿Qué países cerraron sus fronteras en su lucha contra el coronavirus?

El lunes comenzó otra fase en la batalla global contra el coronavirus, cuando las infecciones reportadas en el resto del mundo superaron a las de China. Millones de personas en Europa y Estados comenzaron a refugiarse en casa mientras un país tras otro anunciaba el cierre de fronteras.

América Latina

Nueve países latinoamericanos se coordinaron para protegerse y contrarrestar los efectos del nuevo coronavirus, en una región en la que ya han muerto siete contagiados y en la que se han cerrado fronteras restringiendo cada vez más la movilidad de las personas.

El cierre de las fronteras, al menos de forma parcial, ha sido la medida adoptada por la mayoría de los miembros del Mercosur, en sus esfuerzos por mitigar la expansión del COVID-19.

El primero en tomar esta medida fue Uruguay, que decretó un cierre parcial el viernes pasado, medida que fue imitada durante el fin de semana por Argentina, con cierre fronterizo total, y, desde este lunes, por Paraguay.

Mientras que estos tres países ya han puesto en marcha su plan de acción anticoronavirus, Brasil se mantiene un paso por detrás y dejó las decisiones en manos de cada estado y ciudad, para que las autoridades locales consideren las acciones pertinentes.

Perú cerrará sus fronteras durante 15 días a partir del martes, mientras el país parece en estado de sitio con militares patrullando las calles para supervisar el confinamiento de la población por la pandemia.

Colombia, donde el número de contagiados se disparó el fin de semana, cierra las fronteras hasta el 30 de mayo, pero se permitirá “el transporte de carga para el ingreso y la salida de productos por los puntos terrestres habilitados”, según dijo el presidente Duque.

Chile también dispuso el cierre de fronteras y aclaró que los chilenos y los residentes permanentes en el país que provengan de lugares de alto riesgo podrán ingresar al país sometiéndose a una cuarentena obligatoria de 14 días.

En Centroamérica, El Salvador y Honduras también cerraron sus fronteras. En El Salvador, la medida tomó por sorpresa a muchos salvadoreños que quedaron del lado guatemalteco y ahora no pueden regresar a sus casas, al menos que cumplan 30 días de cuarentena forzada con amenazas de cárcel para los que violen las medidas.

Europa

La Unión Europea (UE) anunció este lunes el cierre de sus fronteras a partir del martes durante 30 días para frenar la propagación del coronavirus, “la crisis sanitaria global que definirá nuestro tiempo”, en palabras de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La presidente de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, dijo que las personas con residencia en la UE de largo plazo o que son familiares de ciudadanos europeos, además de diplomáticos, médicos y trabajadores de salud, quedarían exentos de la prohibición. Empleados de transportación también quedarían exentos para que los bienes sigan circulando.

Los Estados miembros del bloque también tomaron medidas. España cerró sus fronteras terrestres; en Alemania comenzó a imponer este lunes controles fronterizos con Austria, Dinamarca, Francia, Luxemburgo y Suiza.

Austria suspendió todas las conexiones aéreas y ferroviarias a Italia, y el miércoles realizará controles de salud en los principales cruces fronterizos.

Italia asusta a Eslovenia: la entrada solo es posible a través de uno de los seis pasos fronterizos.

El acceso a Croacia está regulado por controles de salud. A partir del lunes, todos los extranjeros que provengan de las áreas de contagio deben permanecer en cuarentena durante 14 días y seis no pueden hacerlo.

Suiza, que no es miembro de la Unión Europea, ha cerrado sus fronteras con Italia.

En República Checa las fronteras se han cerrado tanto para los extranjeros como para los checos que deseen viajar al extranjero.

Eslovaquia ha impuesto una prohibición a casi todos los extranjeros. Solo Polonia está exenta. Las autoridades eslovacas han anunciado el cierre de los aeropuertos internacionales de Bratislava, Kosice y Poprad.

El primer ministro de Hungría, Viktor Orban, ha anunciado este lunes el cierre de las fronteras para todos los pasajeros, a excepción de los húngaros que quieran regresar al país.

Serbia decretó el estado de emergencia este domingo por un periodo indeterminado, lo que llevó al país a cerrar sus fronteras para extranjeros y desplegar el ejército para intentar frenar la propogación de la pandemia del nuevo coronavirus.

Turquía cerró sus fronteras a las personas que vengan de o que viajen a 15 países, incluyendo Francia, Italia y Alemania.

Resto del mundo

Estados Unidos no cerró sus fronteras, pero suspendió por 30 días todos los vuelos internacionales provenientes de zonas afectadas por el coronavirus. La medida se extiende por el plazo de 30 días y refiere a las frecuencias programadas para viajar desde China, Corea del Sur, Japón, Irán, Estados Unidos y todos los países de Europa.

Canadá cerrará sus fronteras a los extranjeros y quienes no sean residentes permanentes en Canadá, salvo los ciudadanos estadounidenses, por culpa del coronavirus, anunció este lunes el primer ministro, Justin Trudeau. Trudeau explicó que la medida no afectaba a Estados Unidos debido al fuerte “nivel de integración” de las dos economías y de la “fuerte coordinación” entre Canadá y el país vecino. Pero “todas las opciones están abiertas”, dijo.

Rusia cerrará sus fronteras a partir del miércoles y hasta el 1 de mayo a los ciudadanos extranjeros, con excepción de los residentes permanentes en el país, anunció el lunes el gobierno ruso. Los diplomáticos y los ciudadanos extranjeros residentes de forma permanente en Rusia no se verán afectados por la medida, agregó.

En todo el mundo, el número de casos de COVID-19 oficialmente registrados se elevaba el lunes a las 17H00 GMT a más de 175.000, según un saldo de la AFP. La enfermedad mató a más de 7.000 personas.

En la actualidad hay más muertos registrados en otras partes del mundo que en China continental (3.213), el epicentro en diciembre de la pandemia y el país más afectado.

Edgardo Marano

Deja un comentario