Córdoba: Como el Ave Fénix

Como si el 2020 fuera un año para el recuerdo y el advenimiento de la primavera nos trajera buenas nuevas, en Córdoba, tenemos los incendios.

La situación en llamas de las serranías, es el distintivo que nos faltaba a los cordobeses para saber que estamos en el horno.

Las sierras son ardidas, desde hace 20 años, de manera intencional y nunca, ningún gobierno peronista, logró frenar el avance de las llamas en agosto; y no sé si lo intentó. En cambio, después de varios incendios, al quedar tierra arrasada, surgieron de la noche a la mañana emprendimientos inmobiliarios, campos cultivados de soja, maíz o maravillosos hoteles 5 estrellas en zonas donde no va nadie.

Grandes extensiones de territorio que forman los humedales que rodean la ciudad, bajando desde el norte, son tierras ricas en recursos hídricos que faltando, provocarán la desertificación del centro geográfico de la provincia. Pero a nadie le importa.

La Ley de bosques, provincial, exigía reponer árboles autóctonos en caso de faltante, tras su reforma en el año 2017, si el bosque nativo es eliminado por causa natural (léase incendio), se puede realizar, en el terreno, cualquier emprendimiento.

Y de la fauna nadie habla, no solo la salvaje, que vive y se mantiene en esos bosques, sino la de crianza de los serranos, que tienen su ganado, a modo de culturas ancestrales.

Empresarios y el Poder

Interesante performance política/empresarial tiene el peronismo en mi provincia. Empresarios que negocian con el poder, o el poder que tiene sus empresarios desarrollistas y algunos que llegan al gobierno.

Atrás quedaron los paisajes serranos, la preocupación por preservar la naturaleza y la promoción del turismo.

Córdoba es un gran emprendimiento inmobiliario. Los capitales que necesita el gobierno para solventar los gastos, deben venir de “algún lado”, aunque haya que quemar la naturaleza.

Aquí se paga el impuesto al fuego, desde hace 15 años, lo instauró José M. de la Sota, agregado a la factura del servicio de electricidad, monopolio provincial del cual somos clientes cautivos. Sin embargo, los bomberos cuentan cada vez con menos recursos para combatir el fuego y la provincia está cada vez más endeudada.

Acá nadie da explicación de nada y la justicia, hace silencio.

En estos días de desolación y abandono, se hacen presentes historias que surgen de las cenizas y casi entre las llamas. Las mismas cenizas que casualmente vieron crecer barrios cerrados, donde habitan encumbrados funcionarios. Las cenizas de la tierra, tienen mella, marcas profundas de garras, que dejaron las manos que alguna vez, con combustible, ardieron bosques nativos, o pinares imponentes.

Ficticia división de poderes

La realidad política de Córdoba es que estamos bajo un Unicato, o sea un poder único, con ficticia imagen de división de poderes, en donde los distintos actores políticos de la oposición no tienen representación real, frente a un poder absoluto que dirige la Legislatura y la Justicia.

Veinte años desde que la Legislatura, constituida como bicameral, dejó de serlo, cuando en el primer gobierno de De La Sota, fue entregada de manera artera, ya que la oposición tenía mayoría, acto que se conoce como una lamentable entrega.

Hoy, aquellas voces que supieron representar hasta el último departamento provincial, están silenciadas, ya nadie habla por el interior profundo provincial y sus necesidades, por su gente, ya nadie gestiona, porque no hay senado.

Dirigir un pedido de informes es caer en saco roto, solo elevando denuncias ante la justicia se puede esperar algo, en caso que toque algún juzgado menos comprometido.

MIENTRAS CUMPLA CON SU PARTE…

En estos días, tenemos sentencia judicial a un intendente por vender tierras fiscales para su beneficio, razón para pensar que algo mal habrá hecho, porque muchos intendentes han vendido tierras para su beneficio, mientras el poder miraba para otro lado y la justicia era sorda. El reparto a cambio de silencio es moneda habitual.

Bueno sería tener jueces probos, que investigaran cada caso de incendios, de robo de tierras, abigeato, hoy quema de silobolsas y campos, usurpación de tierras, porque por detrás están los actores políticos locales, sedientos de posesiones para lograr un poco más de poder.

Quedaron atrás los sobornos millonarios de Odebrecht y las muertes de los denunciantes.

Y las tierras robadas burdamente, que dieron origen al Juicio por el Registro de la Propiedad provincial.

Todo se mueve alrededor de la posesión de tierras, desde hace 20 años, quizás antes también, pero no era tan burdo.

Sobre las cenizas

La tierra tiene el encanto de la vida y también de la muerte.

Aún tapados de cenizas o cemento, surgirán los sonidos de las vidas que se fueron, delatando los atropellos.

Donde hubo bosques cenizas quedaron, dicen.

Yo les contesto que donde hay cenizas, resurgirán los bosques, porque tarde o temprano, la naturaleza recupera su espacio, así como la verdad tarde o temprano saldrá a la luz, porque la verdad, será verdad, cualesquiera sean los ojos que la miren.

Nilda D'Aloia
Lic. en Ciencias Políticas de la Universidad Católica de Córdoba

1 Comentario

  1. Excelente y oportuno llamado de atención LICENCIADA NILDA D’ALOIA….debe reaccionar nuestra vapuleada sociedad, debe exigir «responsabilidades institucionales»….y los PODERES responder conforme las LEYES y a la CONSTITUCION, para seguir el camino pacifico hacia un futuro mejor¡¡¡

Deja un comentario