COVID: se volvió a extender la cuarentena en Argentina

El presidente Alberto Fernández anunció la extensión de la cuarentena por el COVID-19 hasta el 28 de junio y aclaró que gran parte del país entrará en una nueva etapa de “distanciamiento social” en la lucha contra el coronavirus. A diferencia AMBA y áreas específicas de las provincias de Chaco, Córdoba, Río Negro y Chubut. En el resto del país comenzarán a poder “circular, trabajar y realizar sus actividades siempre que guarden dos metros de distancia”.

El jefe de Estado anticipó que en los lugares donde se flexibilizará la cuarentena podrá haber reuniones de no más de 10 personas, ya sean eventos privados o públicos, tendrán que mantener una distancia de dos metros, y no podrán superar el 50% de la capacidad del lugar. El anuncio de la extensión de la cuarentena por COVID-19 generó una vez más gran expectativa. De hecho, la transmisión televisiva tuvo picos de 46 puntos de rating.

El Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio por COVID-19 se seguirá cumpliendo en el AMBA, Gran Córdoba, Gran Resistencia, ciudades de Río Negro y Trelew. Eso implica que cada persona debe quedarse en su domicilio y que solo puede salir para hacer compras básicas, para realizar trabajos exceptuados o tareas especialmente autorizadas.

El resto del país ingresará en una fase que el Presidente llamó “Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio”. Todas las provincias y ciudades que ingresen esa fase tendrán que tener el sistema de salud adecuado para la demanda sanitaria y no deberán tener transmisión comunitaria del COVID-19. Según definió, las personas pueden circular, trabajar y realizar sus actividades siempre y cuando guarden siempre dos metros de distancia con otra persona.

Seguirán estando prohibidos los eventos en espacios públicos o privados de cualquier tipo con más de 10 personas; los cines, teatros, clubes y centros culturales; el transporte público de pasajeros interurbano, interjurisdiccional e internacional, salvo para los casos de trabajadores y trabajadoras esenciales; y la actividad turística. También seguirá prohibido el ingreso de extranjeros al país. En tanto, deberán hacer la cuarentena quienes regresen al país, los que presenten síntomas; los que sean casos confirmados y sus contactos estrechos.

“Si sacamos el AMBA, la duplicación del contagio en el país es de 43,8 días”, explicó durante la conferencia en la Quinta de Olivos, en la que estuvo acompañado por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof. La zona urbana que une a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con los municipios del conurbano es la zona más afectada. Así lo afirmó el Presidente al decir que “el 90% de los casos está en el AMBA».

Fernández contó que durante la teleconferencia de hoy recibió el apoyo unánime de todos los gobernadores para poder avanzar en la flexibilización de la cuarentena en la mayor parte del país y sostener las estrictas medidas de aislamiento en algunos lugares específicos. “Todos detectaron el mismo problema. Vecinos que vienen al AMBA y van a alguno de los lugares donde hay circulación viral, y vuelven contagiados. Hay que entender que el problema no terminó”, indicó.

“Aunque sentimos que muchos lugares del país no tienen contagios, lo cierto es que el contagio ocurre fácilmente. Lo que quiero decir es que a potencialidad del contagio crece si uno se acerca a la zona de mayor dispersión del COVID. Los dos focos más importantes que hoy tenemos son la provincia de Chaco, en especial resistencia, y el AMBA”, sostuvo.

El Presidente volvió a resaltar que los resultados que se están obteniendo, comparados con los de la región, “siguen siendo resultados alentadores. En ese sentido, dijo que los resultados “son productor de una sociedad que entendió lo que estaba pasando, se protegió e hizo un gran esfuerzo, aunque no pueda evitar que el virus siga circulando y contagiando”.

Fernández explicó las medidas económicas y sociales que tomará el Gobierno en esta instancia. Adelantó que se realizará el segundo pago del IFE, que alcanzará a 9 millones de personas; se seguirán pagando un porcentaje de los salarios de trabajadores del sector privado con ATP y se continuará con los préstamos a tasa cero para monotributistas y autónomos. Además, contó que la semana que viene se pagará el primer bono para las y los trabajadores de salud. Luego de detallar las medidas, dijo que el gasto del Estado hasta el momento significó “el 2,6% del PBI argentino”.

Por otra parte, indicó que el Gobierno destinó 50 millones de pesos para que cuatro grupos de científicos desarrollen los nuevos kits rápidos que se crearon en Argentina y que servirán para multiplicar los testeos. Ese monto, según destacó, se sumaron a 77 millones de pesos que destinaron a un programa de médicos comunitarios, que son médicos que están en el interior del país pagados por la Nación. En ese momento, apeló a la ironía para responder una de las críticas que la oposición viene realizando en los últimos días. “Todo eso lo resolvió el jefe de Gabinete con sus superpoderes”, afirmó.

“Esos millones son gastos reservados de la AFI que el Estado renunció a seguir utilizando y lo estamos poniendo al servicio de la gente”, explicó el mandatario, para explicar de donde sale el dinero utilizado para esos dos proyectos.

En el final de su discurso pidió responsabilidad y que la sociedad siga cumpliendo las normas impuestas por el COVID-19. “Los invito a que sigamos atentos a la situación y que nadie tome con displicencia este tema. Todos quisiéramos volver a nuestro ritmo habitual lo antes posible, pero esta es la realidad. Lo que estamos haciendo es cuidarnos nosotros y a los otros”, cerró.

Kicillof y Rodríguez Larreta se refirieron a los distritos que gobiernan. El gobernador bonaerense dijo que están “en una fase del crecimiento acelerado” y que “esa situación se divide de forma desigual, el 90% de los casos nuevos son en la ciudad y la provincia de Buenos Aires”. “Así como hay dos realidades distintas en el país, también las hay al interior de la provincia de Buenos Aires. El conurbano tiene 13 millones de habitantes, el interior de la provincia 4 millones, y la ciudad de Buenos Aires 3 millones”, sostuvo.

El mandatario detalló las cifras del distrito. “Hay 303 casos cada 100.000 en la Ciudad, en el conurbano hay 49 casos cada 100.000, pero en el interior hay 8,5 casos cada 100.000. En nivel es comparable a muchas regiones de Argentina. Tenemos dos realidades contrastantes y distintas en la provincia”, afirmó. En esa línea, agregó: “Este no es un problema de los barrios populares. En la ciudad el 38% están ahí, y en el conurbano, sólo el 16% están en barrios populares. La mayoría de los casos no están ahí. No es verdad que sea un problema solamente de los barrios populares y tampoco es un problema de la edad”.

“La enfermedad en algunos es leve, en otros asintomática, pero no es una enfermedad agradable, hay que evitarla a toda costa, y afecta a todos los grupos etáreos”, aseguró. Por eso decidió que “anunciar dos conjuntos de medidas distintas”. “Donde no hay circulación del COVID, hay actividad económica. Esta realidad no es evitable, pero las muertes y los contagios sí lo son. No el problema económico”, indicó.

Por su parte, el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires contó que “en la Ciudad habían aumentado los casos por cinco” y resaltó que “desde la última conferencia de prensa se mantuvo en un ritmo bastante parejo de 400 casos diarios”. “Si los casos aumentan significativamente o si hay un incumplimiento masivo, tendremos que volver para atrás. Por más estimaciones que hagamos no podemos saber cuántos casos habrá mañana, la semana que viene o el mes que viene”, sostuvo.

“Esta semana, en Israel y Corea del Sur volvieron a cerrar las clases, en algunas ciudades europeas tuvieron que volver para atrás, y eso lo tenemos que tener presente. Es una cuarentena quirúrgica, protocolizada o específica que contempla el bienestar de toda las personas”, afirmó.

El COVID, el ASPO y el DSPO

Además de anunciar que el aislamiento social, preventivo y obligatorio se extenderá hasta el próximo 28 de junio, el presidente Alberto Fernández adelantó que en algunas ciudades de la Argentina, donde hay menos circulación de COVID-19, se implementará un nuevo sistema a partir del cual se permitirán más actividades y el confinamiento será menos estricto.

“El 90% de los casos que hoy estamos registrando están en el AMBA, en 18 provincias no hay circulación comunitaria del virus. Esto quiere decir que más del 85% del país ha logrado ese resultado, por lo tanto lo que vamos a hacer es una diferenciación”, precisó el mandatario nacional durante la conferencia de prensa que encabezó en la Quinta de Olivos.

Según detalló el jefe de Estado, en algunas zonas se va a sostener la cuarentena tal como hasta ahora» y cualquier esquema de apertura de actividades tendrá que hacerse con todos los cuidados que hoy se exigen”.

Esto ocurrirá “en todo los lugares donde haya circulación comunitaria del virus”, como es el caso del “AMBA, todo el Chaco menos al departamento de San Fernando, el Gran Córdoba, algunas ciudades de Río Negro y Trelew”.

En cambio, “el resto del país va a salir de ese aislamiento” y va a entrar en una nueva etapa que el Gobierno llamó “distanciamiento social, preventivo y obligatorio” (DSPO), en el que se permitirá que “las personas puedan circular, trabajar y realizar sus actividades, siempre que guarden la distancia de dos metros uno respecto del otro”.

En este sentido, Alberto Fernández aclaró que “todos los sectores que se reabran” en estas zonas determinadas “deberán reorganizarse para cumplir esta norma, tanto los comercios como las industrias”.

Los distritos en los que se autorizará esta flexibilización serán aquellos en donde se den «ciertas condiciones sanitarias, como un sistema de salud adecuado para atender a la pandemia, que no haya transmisión comunitaria y algunos otros criterios epidemiológicos”.

“Vamos a seguir cuidando las condiciones que siempre recomendamos: el tapaboca, la higiene de las manos, el alcohol, vamos a exigir también la ventilación de los ambientes y la desinfección de las superficies, en los lugares cerrados no podrán reunirse más de 10 personas y nunca se podrá superar la ocupación del 50% de cada sitio”, agregó el Presidente.

Por otra parte, las autoridades nacionales adelantaron también que el Ministerio de Educación, con asesoramiento del Consejo de Rectores y de expertos en el tema, “evaluará los protocolos necesarios para que en el futuro puedan evaluarse retornos progresivos” a las clases presenciales “en ciertas áreas geográficas específicas”, pero mientras tanto, las mismas “continúan suspendidas”.

Por último, Alberto Fernández remarcó que “en todos los casos seguirán estando prohibidos los eventos en espacios públicos o privados de cualquier tipo con más de 10 personas, ya sean cines, teatros clubes o centros culturales”, así como también “la actividad turística” y el uso del “transporte público de pasajeros interurbano, interjurisdiccional o internacional”, el cual estará reservado exclusivamente a trabajadores esenciales.

“Yo creo que estamos dando un nuevo paso que favorece a ayudar a que el país agilice su economía y de ese modo, poco a poco, poder ir retornando a la actividad habitual”, destacó el jefe de Estado.

Además, “quienes regresen al país, quienes presenten síntomas (compatibles con la enfermedad) y contactos estrechos de casos confirmados deberán hacer cuarentena”, una norma que ya estaba vigente desde el comienzo del aislamiento, mientras que el Estado “seguirá ayudando a sobrellevar este momento”.

Actividades que se reactivarán

En el marco del anuncio de la extensión de la cuarentena, el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y el gobernador bonaerense Axel Kicillof explicaron las novedades de la nueva fase del aislamiento en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

El alcalde de la Ciudad explicó que la próxima fase del aislamiento “es una cuarentena quirúrgica, protocolizada o específica que contempla el bienestar de todas las personas. Tenemos que ser muy estrictos en las actividades donde haya aglomeración de personas”.

Respecto de los comercios, Rodríguez Larreta contó que su administración va “a mantener la restricción en las zonas de alta concentración, los llamados grandes centros comerciales de la ciudad, y vamos a compensar para que los comercios de indumentaria en los barrios puedan abrir con un protocolo estricto, en algunos casos tal vez tengan que atender desde la puerta”.

Sobre la situación de los adultos mayores, el Jefe de Gobierno contó que “la edad promedio de los fallecidos en la Ciudad de Buenos Aires es de 76,3 años” y pidió que los jubilados “se cuiden, que se queden en sus casas, tenemos voluntarios para que los ayuden con las compras”. En tanto, respecto de los geriátricos, dijo que “cuando hay un caso se les hace el hisopado y el test. La semana que viene vamos a incorporar a los trabajadores de geriátricos” en ese sistema de testeo.

Sobre los más chicos, Rodríguez Larreta destacó que fue “una buena experiencia con las salidas del fin de semana, yo tenía alguna precaución. Los expertos nos enfatizaron que es importantísimo para los chicos, y van a poder salir los dos días del fin de semana sin importar el documento».

Respecto de la vuelta de clases, dijo que “tenemos que empezar sabiendo que en las grandes ciudades es complicada la vuelta de clases, lo tenemos que estudiar”.

En tanto, sobre el transporte público, dijo que “son los que generan movilidad del virus. Veníamos de un mes y medio de aumento de la movilidad, pero hace dos semanas quebramos la tendencia. Vamos reforzar el control, vamos a ser más estrictos en los controles, esa movilidad genera el riesgo de concentración del virus que tanto nos preocupa”.

Sobre la actividad física, Rodríguez Larreta anunció que “estamos viendo de hacer algo a contraturno, para que no haya superposición. De ocho de la noche a ocho de la mañana se podrá salir a hacer ejercicio, a correr, a caminar, a andar en bicicleta, sin hacerlo en grupo, y solo para el barrio. Vamos a reforzar la seguridad, especialmente de las mujeres, vamos a reforzar el cuidado en los grandes parques”.

Por último, aclaró que para las personas que profesen alguna religión, “vamos a hacer que los ministros religiosos puedan dar los oficios religiosos por streaming”.

A su turno, la gran novedad del anuncio de Axel Kicillof fue que los 135 municipios de la provincia de Buenos Aires van a empezar a regirse por un sistema de fases con un criterio sencillo: “Si hay más casos y más peligro, se toma mayores medidas de protección y de aislamiento. Si hay menos casos, disminuye, se han abierto las actividades”.

“Estamos en una fase del crecimiento acelerado, esa situación se divide de forma desigual, el 90% de los casos nuevos son en la ciudad y la provincia de Buenos Aires. Así como hay dos realidades distintas en el país, también las hay al interior de la provincia de Buenos AIres”, afirmó Kicillof.

En ese sentido, el Gobernador dijo que “hay una parte del país que no está en una cuarentena estricta. Lo mismo pasa en la provincia de Buenos Aires. Vamos a pasar a una etapa donde va a haber un sistema de fases para los 135 municipios con realidades distintas. Va a haber fases con paquetes de actividades autorizadas para esas fases, esto les va a simplificar la vida a los intendentes. En la fase 5 está autorizado prácticamente todo, pero para eso necesitamos 21 días sin contagios. 61 municipios bonaerenses están en esa situación».

“En el interior bonaerense, la principal medida de cuidado son los cuidados personales y los protocolos para las actividades. En Necochea estuvieron 60 días sin casos, un hombre vino al AMBA a hacer un tratamiento médico y se contagió. No lo sabía, entró a Necochea y no se lo detectó. Cumplió las medidas de distanciamiento pero contagió a toda la familia. Un miembro de esa familia fue a un evento social y ahora hay 24 casos de contagio y casi 450 personas en aislamiento, y volvieron a la fase 1 hasta poder revisar la situación epidemiológica”, explicó.

En tanto, sobre el Gran Buenos Aires, Kicillof dijo que “es otra situación, la curva está empinada y creciendo, y el criterio es que aumente el aislamiento”. “Vamos a seguir básicamente en la misma situación que antes. Las industrias, tenemos más de 1.000 abiertas, están funcionando con transporte propio. El comercio seguirá siendo barrial, viene funcionando bien”, detalló.

“En el caso de indumentaria consideraremos la venta fuera del local. Las salidas de los niños han funcionado muy bien, acompañar a las personas con las que viven a una compra a un local de proximidad”, agregó.

Edgardo Marano

Deja un comentario