El GCBA se negó a un acercamiento con Nación

El GCBA rechazó en las últimas horas un encuentro con el gobierno nacional para coordinar el operativo de seguridad que se desplegará la semana próxima ante el Congreso cuando se trate en la Cámara de Diputados el proyecto de legalización del aborto, ya que hay mucha preocupación en la Casa Rosada ante la posibilidad de que haya enfrentamientos entre los manifestantes.

Se descuenta que finalmente se concretará la reunión, pero la reacción porteña es la primera consecuencia de la ofensiva para quitarle recursos de coparticipación a CABA y grafica el peor momento de la relación entre Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta: Hoy están cortados los puentes entre ambas administraciones y no existe ninguna instancia de diálogo.

Cerca del jefe de gobierno admiten que “se complicó” la estrategia jurídica que mantenían luego de que el kirchnerismo avanzara en Diputados con la quita de fondos mediante una ley, que tiene más consistencia que el decreto firmado tras la revuelta policial en la provincia de Buenos Aires, por lo que es probable que en los próximos días Rodríguez Larreta presente una ampliación de la demanda ante la Corte.

El temor es que el máximo tribunal considere abstracta la presentación efectuada por el GCBA en septiembre, ya que se trata de una medida cautelar cuyo origen fue el decreto del Poder Ejecutivo Nacional para disponer la reducción en la coparticipación, pero ahora se instrumentará mediante una ley.

Según el proyecto impulsado por el Frente de Todos, que este jueves tratará el Senado, se conformará una comisión para que en un plazo de 60 días analice con más detenimiento el recorte de los fondos que recibe la ciudad de Buenos Aires para solventar el traspaso de su Policía. Esa comisión también estará integrada por los 19 gobernadores que publicaron una solicitada en apoyo de la medida que impulsa el oficialismo y para cuestionar la presentación judicial de Rodríguez Larreta ante la Corte Suprema.

En el GCBA no hay certezas sobre cuál será la decisión del máximo tribunal de Justicia. “Con esta Corte nada está garantizado”, afirman en el entorno de Rodríguez Larreta, que planea presentar la ampliación del recurso y “luego esperar a ver qué pasa”. “Veníamos bien en nuestra estrategia judicial porque el Gobierno estaba flojo de papeles con el decreto y por eso apuraron la ley”, agregan.

El choque puede crecer porque, según admiten en la Ciudad, “la línea de negociación se cortó hace rato”. En la visión del larretismo, “con el gobierno nacional hablás y no se mueven de sus números, pero una negociación es cuando las dos partes ceden algo, ellos pretenden un acuerdo unidireccional”.

Hoy no hay contacto con el ministro del Interior, Eduardo «Wado» de Pedro, uno de los interlocutores de Larreta, pero tampoco con otros miembros del oficialismo como el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, considerado un amigo por el jefe de gobierno y por el vicejefe, Diego Santilli: “Siempre dijo que iba a ayudar, pero Sergio fue el que aporta el voto 129 para dar quorum. Es amigo, pero cuando Máximo Kirchner lo puso contra la pared, se acabó el partido”, se quejan allegados a Larreta.

Para El GCBA, de todas formas, es entendible la postura del gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, cuyos diputados apoyaron el proyecto oficialista, porque “tiene problemas de fondos importantes, como muchas provincias, y eso lo obliga a alinearse con el gobierno nacional”.

La tensión entre el gobierno nacional y el GCBA se agravó por el proyecto del Frente de Todos, pero en los últimos días había aumentado luego de que la administración de Alberto Fernández denunciara a la encabezada por Rodríguez Larreta a raíz de los serios incidentes que se produjeron el pasado jueves, en los momentos finales del velatorio de Diego Armando Maradona en la Casa Rosada.

En medio de ese clima, luego de que Diputados sancionó el proyecto oficialista, Rodríguez Larreta se endureció: “Pareciera que quieren desfinanciar, o incluso quebrar a la Ciudad para llevarla al límite del sometimiento”, advirtió. “Una diputada del oficialismo manifestó que nuestra autonomía es reversible -agregó-. ¿Esto qué quiere decir? ¿Que quieren sacarle la Policía a la Ciudad? ¿Quieren sacarle la Seguridad a la gente para que la calle sea tierra de nadie y que barrabravas violentos puedan tomar la Casa Rosada como el otro día?”.

Los estrategas del larretismo advierten que el jefe de gobierno mantendrá “un discurso duro, pero no incendiario: Después de todo -dijeron-, tenemos que convivir tres años más con Alberto Fernández”.

Edgardo Marano

Deja un comentario