El Gobierno dispuso una medida para que los argentinos no puedan salir del país

En el marco del cierre de fronteras provocado por la pandemia de coronavirus y de la incertidumbre respecto de cuándo se normalizará la situación,el Gobierno, por medio de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) dispuso que las líneas aéreas no podrán promocionar ni vender pasajes al exterior y estableció sanciones para aquellas empresas que incumplan.

Según la resolución 143/2020 de ANAC, que será publicada en la próxima edición del Boletín Oficial, pero que ya fue notificada por el servicio de trámites a distancia (TAD) de el Gobierno a las líneas aéreas, las empresas «solo podrán podrán comercializar servicios de transporte aéreo de pasajeros desde, hacia o dentro del territorio nacional». Esto siempre que se encuentren formalmente autorizadas por el Gobierno de acuerdo a los procedimientos establecidos en el marco de la pandemia. Asimismo, dispone que la medida entrará en vigencia «inmediatamente».

La argumentación del texto de el Gobierno, que está firmado por la titular de la ANAC, Paola Tamburelli, señala que » no existe a la fecha una certeza respecto de las medidas sanitarias que deberán adoptarse para el reinicio de las operaciones aerocomerciales de transporte de pasajeros luego de la crisis provocada por el COVID 19″ y que «se ha detectado que algunas líneas aéreas se encuentran promocionando por sí o por terceros, la venta de pasajes para vuelos regulares, sin haber obtenido la respectiva autorización por parte de esta Administración Nacional».

En este sentido, la decisión de Anac apunta a «proteger los derechos de los usuarios y consumidores de los servicios de transporte aerocomercial» de modo que no compren pasajes sin saber si será posible utilizarlos o reclamarlos debidamente.

«Jurca está que arde. Tanto el posible cierre de El Palomar como esta medida fueron absolutamente inconsultas con los usuarios del sistema, las aerolíneas» , señaló un abogado de larga trayectoria en el sector, en referencia a la Junta de Representantes de Compañías Aéreas en la Argentina.

Las compras futuras de pasajes les permiten a las aerolíneas hacer algo de caja en un momento de actividad virtualmente paralizada y les otorgan, además,una herramienta para renegociar los pasajes no utilizados, ofreciendo la posibilidad de reprogramarlos.

«Esto le saca el oxígeno a la aviación. Sin la posibilidad de emitir tickets futuros les tenés que dar [a los compradores] o un voucher, que tal vez no quiere aceptar, o devolverles la plata, lo que te puede generar una corrida de devoluciones», explicaban en el sector.

El Gobierno se retiró del Mercosur

Argentina se retiró de las negociaciones que venían llevando adelante los países del Mercosur para acordar un tratado de libre comercio con Corea del Sur. El anuncio corrió por cuenta de la cancillería de Paraguay, que ocupa actualmente la presidencia pro témpore del bloque.

En un comunicado el Gobierno, explicó que Argentina dejaba de participar de las negociaciones por los acuerdos comerciales en curso –junto con el de Corea, se firmarían acuerdos similares con Canadá, India y el Líbano– y los futuros, «excluyendo de esta determinación a las ya concluidas con la Unión Europea y con la Asociación Europea de Libre Comercio».

El presidente Alberto Fernández y el canciller Felipe Solá concluyeron que las negociaciones que se estaban realizando eran perjudiciales para el país, porque se trataba de acuerdos de libre comercio con países que producen bienes que compiten directamente con la industria local. La conclusión fue que, en este escenario más complejo todavía debido a la pandemia, podría resultar letal para la producción nacional.

Este viernes hubo una videoconferencia donde las diferencias entre los representantes argentinos por un lado y los de Brasil, Uruguay y Paraguay por el otro, quedaron expuestas. El secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme, que defendió la posición argentina en la reunión, buscó convencer a sus pares de que el momento era el menos apropiado para plantear una apertura comercial con países con una industria desarrollada, como es el caso de Corea del Sur, con excedentes de productos por colocar, debido al parate económico mundial. Pero los otros representantes del bloque opinaron lo contrario.

Planteado el desacuerdo de el Gobierno, el representante argentino expresó la importancia que el país le otorga al bloque regional y a la vez dejó clara su disposición a no transformarse en un obstáculo. “Creo que hay que avanzar en la búsqueda de soluciones jurídico institucionales que permitan que ustedes, como países mayoritarios, que tienen la intensión de avanzar a un ritmo que nosotros no podemos acompañar, puedan hacerlo y la Argentina tenga la oportunidad de evaluar en su momento la forma de sumarse”, sintetizó.

En un memo redactado por los funcionarios de el Gobierno, explicaron que la posición argentina es la de favorecer políticas que protejan las empresas y el empleo nacional, por lo que en estos momentos se volvía recomendable detener este tipo de negociaciones.

Edgardo Marano

Deja un comentario