El Senado aprobó la quita de fondos a CABA

El Senado transformó en ley este jueves el proyecto que establece una nueva reducción de los puntos de coparticipación que la Ciudad había recibido por el traspaso de la Policía Federal y que Alberto Fernández ya había recortado en septiembre a través de un decreto. Con 40 votos afirmativos y 25 negativos, el Gobierno avanzó así un paso más en una iniciativa que dinamitó la relación entre Nación y Ciudad y por la cual el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ya había decidido demandar ante la Corte Suprema. Ahora, con la nueva norma, el mandatario ya anticipó que volverá a insistir ante el Máximo Tribunal, que hasta ahora no tomó cartas en el asunto.

La iniciativa ya había pasado por el Senado, sin embargo, en Diputados se le incorporaron modificaciones para conseguir el aval de legisladores aliados, como los que responden al gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti. Ahora, con el nuevo texto, se abre una ventana de 60 días para negociar un nuevo acuerdo que fije los montos que le corresponderían a la Ciudad en materia de seguridad.

El argumento oficial, en ese sentido, es que cuando Mauricio Macri acordó con Rodríguez Larreta el traspaso de la Policía Federal a la órbita de la Ciudad lo hizo por un monto superior al que debió ser. Uno de los encargados de defender esa postura fue el senador por la Ciudad de Buenos Aires Mariano Recalde, quien afirmó como último orador antes de la votación que “este proyecto no es una quita de coparticipación, lo que estamos haciendo acá es corregir, perfeccionar un convenio marco entre Nación y CABA para la transferencia de funciones”. “Hablamos de la aplicación del artículo 75, inciso 2, párrafo quinto de la Constitución”, expresó.

Sin embargo, el también porteño Martín Lousteau utilizó el mismo artículo para sostener una postura contraria. “Como dijeron los expertos (durante el debate en comisión) esto no se puede hacer así, esto retrotrae a una situación de pre Constitución porque el artículo 75 dice que no se puede hacer lo que hicieron en 1991 cuando transfirieron competencias a las provincias sin darle los recursos”, aseveró el radical.

La pelea entre quien es hoy el principal representante de la oposición y el oficialismo siguió sumando capítulos estos días cuando gobernadores y legisladores peronistas plantearon que debía no solo realizarse el recorte sino que la Ciudad debería devolver lo que recibió de más. “Santa Cruz recibió durante diez años nueve veces más en transferencias discrecionales por habitante que el resto de las provincias, eso equivale a 287 mil millones de pesos de hoy, supongo que también van a hacer que eso se devuelva”, ironizó Lousteau, quien fue el encargado de cerrar el tema en Juntos por el Cambio.

El kirchnerista en el Senado, Oscar Parrilli tuvo uno de los discursos más duros, cuando planteó: “Estamos hablando de ir sacando privilegios que ofenden a los argentinos y de abusos autoritarios de poder que ejerció el anterior presidente«. María de los Ángeles Sacnun, quien fue la miembro informante del oficialismo, aclaró que no se estaba “discutiendo coparticipación”, sino que se hablaba de “transferencias en materia de seguridad que, por supuesto, deben ir acompañadas de los recursos correspondientes«.

La Ciudad viene denunciando que desde que se firmó el decreto presidencial, el 9 de septiembre, dejó de recibir 150 millones de pesos diarios que estaban contemplados en el Presupuesto. De quedar tal cual está la quita, aseguran que el año próximo perderían 53 mil millones de pesos, aunque como el proyecto de ley originalmente preveía un recorte mayor, creen que esa cifra podría llegar a los 65 mil millones. El propio Larreta, en conferencia de prensa, anunció la semana pasada que le parecía “muy difícil pensar que se va a encarar una instancia de diálogo bien intencionada” y anticipaba que con la sanción de la ley volverían a insistir ante la Corte en lo que consideran que es una maniobra inconstitucional. Argumentan que los traspasos de competencia deben ser con los recursos necesarios y surgir del fruto de un acuerdo, por lo que después no puede volverse para atrás sin ese mismo acuerdo.

Nos quieren hacer creer que este proyecto tiene mejoras, que es distinto, que surge de un debate y de un consenso en Diputados pero este proyecto violenta algunas cuestiones básicas como el atropello de la autonomía de una jurisdicción federal”, aseguró Guadalupe Tagliaferri, senadora y exfuncionaria porteña.

Desde el peronismo no kirchnerista en el Senado, el salteño Juan Carlos Romero, aliado de Juntos por el Cambio, afirmó: «He luchado toda mi vida contra el centralismo, no tengo complejos en decir que acá no se está haciendo justicia, sino que se está buscando revancha y venganza por algo tan evidente que es que el oficialismo no ve votos en la Ciudad de Buenos Aires”.

Edgardo Marano

Deja un comentario