Fue esclarecido el «robo» de la escultura de Carlos Regazzoni

El misterio fue resuelto. Menos de 24 horas después que la familia del fallecido artista Carlos Regazzoni denunciara que habían robado una escultura de metal montada sobre la avenida del Libertador al 450, la misma fue localizada dentro del predio del Museo Ferroviario.

Según explicaron fuentes del Museo Ferroviario, la obra del reconocido escultor Carlos Regazzoni había sido removida para ser restaurada en el marco de un programa para poner en valor varias obras de su patrimonio.

“Han encontrado la estatua de Regazzoni que estaba en Av. Libertador!. Hay que agradecer a @TrenesArg y al Museo Nacional Ferroviario, así como a @PFAOficial. Por todo. Según me comentan van a restituir la estatua a su sitio en pocos días más. Nuevamente muchas muchas gracias”, escribió su hijo Carlos en las redes sociales.

Las autoridades del Museo incluso enviaron una foto de la escultura dentro del predio, ubicado cerca de donde se encontraba originalmente ubicada, en el frente del Polo Cultural Regazzoni, en el barrio porteño de Retiro.

La escultura es una estupenda representación de El Principito, el conocido personaje del escritor Antoine de Saint-Exupéry, protagonista de la novela corta del mismo nombre. Mide aproximadamente tres metros de altura. Formaba parte de un conjunto de obras de Carlos Regazzoni exhibidas al aire libre.

La polémica se había desatado el pasado sábado cuando la familia de Carlos Regazzoni -que no había sido notificada del traslado- denunció que un grupo de cuatro hombres la desprendieron de la base con una amoladora y se la llevaron en una camioneta.

Tras enterarse, la familia realizó la denuncia ante la policía. En redes sociales, el médico y político (ex titular del PAMI) Carlos Javier Regazzoni (hijo), dio a conocer la noticia y lamentó: “Es triste y duele que se lleven una parte de nuestra cultura”.

Carlos Regazzoni falleció el pasado 26 de abril, a los 76 años, en el Hospital Italiano de la ciudad de Buenos Aires, donde estaba internado a causa de una enfermedad, contra la cual estaba luchando desde hace varios meses.

El escultor y pintor, padre de 7 hijos, nació en Comodoro Rivadavia en 1943, para luego afincarse en Longchamps, en Almirante Brown, provincia de Buenos Aires. Además, vivió en Francia, donde se hizo conocido gracias al filme El Hábitat del Gato Viejo, del cineasta galo Franck Joseph.

El creador se destacó por su “arte de la chatarra”, a partir de la cual recuperaba piezas en desuso de los ferrocarriles para convertirlas en esculturas de diferentes tamaños. Gracias a esta técnica, fue contactado por la SNCF (Ferrocarriles de Francia), quienes le realizaron encargos que le permitieron hacerse un nombre en París desde su atelier en un hangar desafectado en el 18eme Arrondisment.

Declaradas de interés popular a nivel nacional, sus obras lo llevaron a participar de la muestra por los 100 años de la historia aeronáutica francesa en Champs Elyssés, entre otras. Su última gran exposición pública fue en el Paseo de las Esculturas de Buenos Aires, donde rindió un homenaje al trabajo de la aeroposta francesa, que fueron pioneros en el correo aéreo en el continente americano.

En 2015 Carlos Regazzoni fue declarado Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad; recibió el Gran Premio del 28º Festival de Pintura de Cannes-sur-Mer, en Francia y sus obras se exhiben en museos, tanto en Buenos Aires como en París. Madonna y Diego Maradona son algunos de los famosos que adquirieron sus obras.

En su regreso al país tras la experiencia francesa, Regazzoni instaló su taller frente al barrio popular 31, en Retiro junto a un restaurante, El Gato Viejo, donde además de cocinar atendía al público.

El hecho: la obra de Carlos Regazzoni

Una escultura del artista Carlos Regazzoni que se lucía sobre la avenida del Libertador al 450 fue robada este sábado a plena luz del día. Según denunció la familia del fallecido artista, un grupo de cuatro hombres la desprendieron de la base con una amoladora y se la llevaron en una camioneta.

La pieza, que representa a El Principito del escritor Antoine de Saint-Exupéry y tiene unos tres metros de altura, fue sustraída en el frente del Polo Cultural Regazzoni, en el barrio porteño de Retiro, después de un engaño al guardia de la garita que custodia el lugar.

“Hoy, a las 14.30, nos vino a avisar el guardia de seguridad que unos muchachos, que supuestamente trabajan en el Museo Metropolitano, habían llegado para llevarse una escultura. Eran cuatro y la subieron a una camioneta. Pudimos hablar con uno de los que lo ayudaron a subirla y me dijo que ellos les mostraron un permiso, que se la habían llevado para hacerle modificaciones, para ponerle una base”, contaron desde el entorno de Regazzoni.

Tras enterarse, la familia realizó la denuncia ante la policía. En redes sociales, el hijo del escultor, el médico y político (ex titular del PAMI) Carlos Regazzoni (h), dio a conocer la noticia y lamentó: “Es triste y duele que se lleven una parte de nuestra cultura”.

La escultura formaba parte de un conjunto de obras de Regazzoni que se exhibían al aire libre. En la investigación interviene la Fiscalía Criminal y Correccional N° 59 de la Ciudad, desde donde ordenaron a la División Sumarios y Brigadas de la Comuna 1 de la policía porteña tomar testimonios y revelar las cámaras de seguridad. La causa está caratulada como “robo”.

El escultor y pintor, padre de 7 hijos, nació en Comodoro Rivadavia en 1943, para luego afincarse en Longchamps en Almirante Brown, provincia de Buenos Aires. Además, vivió en Francia, donde se hizo conocido gracias a al filme El Hábitat del Gato Viejo, del cineasta galo Franck Joseph.

El creador se destacó por su “arte de la chatarra”, a partir de la cual recuperaba piezas en desuso de los ferrocarriles para convertirlas en esculturas de diferentes tamaños. Gracias a esta técnica, fue contactado por la SNCF (Ferrocarriles de Francia), quienes le realizaron encargos que le permitieron hacerse un nombre en París desde su atelier en un hangar desafectado en el 18eme Arrondisment.

Declaradas de interés popular a nivel nacional, sus obras lo hicieron participar de la muestra por los 100 años de la historia aeronáutica francesa en Champs Elyssés, entre otras. Su última gran exposición pública fue en el Paseo de las Esculturas de Buenos Aires, donde rindió un homenaje al trabajo de la aeroposta francesa, que fueron pioneros en el correo aéreo en el continente americano.

En 2015 fue declarado Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad; recibió el Gran Premio del 28º Festival de Pintura de Cannes-sur-Mer, en Francia y sus obras se exhiben en museos, tanto en Buenos Aires como en París. Madonna y Diego Maradona son algunos de los famosos que adquirieron sus obras.

En su regreso al país tras la experiencia francesa, Regazzoni instaló su taller frente al barrio popular 31, en Retiro junto a un restaurante, El Gato Viejo, que donde además de cocinar atendía al público.

Edgardo Marano

Deja un comentario