Espionaje: hay alrededor de una decena de agentes implicados

Las próximas horas y días marcarán el inicio de un nuevo capítulo en la investigación por espionaje ilegal durante el Gobierno de Mauricio Macri, que tramita en la justicia federal de Lomas de Zamora. Será cuando comiencen a citarse a las personas que fueron espiadas, entre la que hay políticos, jueces, empresarios, sindicalistas, miembros de la iglesia católica, periodistas y representantes de organizaciones sociales entre otros. En los sucesivos encuentros de cada uno de ellos, desde la justicia se les informará los actos de los que fueron objetos y en algunos casos hasta se les mostrarán imágenes que demuestran los seguimientos de los que fueron objetos. La hipótesis inicial de la investigación es la de una posible organización criminal, dentro del Estado Nacional, dedicada a la realización de actos de espionaje interno, prohibido por la ley.

En la causa hay tanto prueba directa como indirecta de la forma en que se espío y siguió a las personas alcanzadas en el caso, pero todo indica que el caso seguirá creciendo porque aún queda una importante cantidad de material por relevar. La mayoría de los hechos que se investigan se cometieron durante 2018, cuando la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) estaba a cargo de la gestión de Cambiemos, encabezada por el representante de futbolistas, Gustavo Arribas, y Silvia Majdalani. Ambos fueron imputados recientemente en el marco de otra investigación, en los Tribunales de Comodoro Py. Al momento, habría alrededor de una decena de agentes del organismo involucrados en el caso.

Pero si lo que ya consta en el expediente es contundente, los elementos existentes y el entrecruzamientos de datos indican que aún  puede tomar una dimensión mucho mayor. En ese escenario también entra lo que comenzará a suceder cuando muchos de los espiados conozcan el material que hay sobre el espionaje que sufrieron y posiblemente se conviertan en querellantes en el caso.

Por ahora, en el despacho del juez federal Federico Villena, a cargo del caso, el hermetismo es total y absoluto. El tema es por demás sensible. En especial hasta las próximas horas cuando las víctimas conozcan lo  hay sobre ellos: cómo y cuándo fueron espiados, seguidos, y algunos, hasta verán fotos y vídeos que les hicieron en distintos momentos de sus jornadas. Con quienes se juntaban, adónde iban, a quiénes hacían referencias.

Los afectados podrían dividirse en 4. Políticos de la oposición y del oficialismo; jueces; periodistas y un grupo que nuclea a sindicalistas, miembros de la iglesia católicaorganizaciones sociales, En las últimas horas se conocieron algunas de las personas alcanzadas. El periodista Carlos Pagni, detalló que entre quienes están alcanzados figuran tres jueces de la CSJN; CFK, su hija; Eduardo Duhalde. Así como seguimientos a Horacio Rodríguez Larreta y a María Eugenia Vidal. También Diego Santilli, Nicolás Massot, Emilio Monzó, Graciela Camaño, Luis Barrionuevo, Laura Alonso, Mario Negri, Ángel Rozas y Ernesto Sanz y dirigentes de la oposición de entonces como Gabriela Cerruti, Martín Sabatella, Marcos Cleri, Carlos Castagnetto, Ricardo Forster, Rodolfo Tailhade y Omar Perotti. Así como el obispo Jorge Lugones.

Ante las diferentes consultas realizadas a distintos actores vinculados al mundo de la justicia y la Inteligencia, la apreciación del caso fue casi unánime. Consideran que la investigación amenaza con convertirse en gigantesca y podría crecer aún más. “Puede llegar a ser de las más grandes de Argentina. Es personal del Estado puesto a violar la ley”, resumió uno de los consultados. «Esto no es como el caso D’ Alessio – en referencia al expediente que involucra al detenido falso abogado- sino que se está en presencia de personas que consta que eran miembros de la AFI, no es una red paralela de espionaje, acá se estaba dentro de la órbita del Estado», graficó.

Edgardo Marano

Deja un comentario