Facundo Astudillo Castro: Evalúan una purga en la Policía bonaerense

Alberto Fernández y Axel Kicillof aguardarán los resultados de la investigación judicial sobre la desaparición forzada de Facundo Astudillo Castro para decidir la profundidad de una eventual purga de la policía bonaerense, pero no contemplan, al menos en referencia a este complejo caso institucional, solicitar la renuncia del Ministro de Seguridad, Sergio Berni.

El Presidente y el gobernador no comparten la ideología y los métodos políticos de Berni, cuya designación fue impuesta por Cristina Fernández de Kirchner. Sin embargo, Alberto Fernández y Kicillof consideran que no hay evidencias en la causa que justifiquen la partida del ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires.

Facundo Astudillo Castro: Evalúan una purga en la Policía bonaerense 1
Facundo Astudillo Castro

Eso sería una caza de brujas”, aseguraron anoche en las cercanías del jefe de Estado, cuando los restos del cuerpo aún no identificado eran trasladados desde Bahía Blanca a Capital Federal.

Sin embargo, y pese a la cautela oficial, el caso Castro exhibe la crisis política existente entre Berni y la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, casi desde los inicios de las respectivas gestiones. Toda la información clave que llegó a Olivos fue manejada en reserva por Frederic, trasmitida a Alberto Fernández y Kicillof, y al final de la cadena de mando y a cuentagotas, compartida con el ministro bonaerense.

Sin embargo, Berni no se privó de comentar que el cuerpo hallado “podía ser” de Facundo Astudillo Castro. No hay certeza, y lo que dice Berni es una irresponsabilidad, aseguró un influyente miembro del Gabinete cuando ya se difundía en los medios que se habían encontrado restos de un cadáver en Bahía Blanca.

Alberto Fernández recuerda la crisis política a causa de los asesinatos de los militantes Kosteki y Santillán, a pesar de declarar que hasta ahora no encuentra puntos de coincidencias entre dicho caso y el del joven. En esa oportunidad, la policía bonaerense asesinó a Kosteki y a Santillán, después trató de encubrir su responsabilidad penal. Ahora, en el caso Facundo, todavía no parece haber evidencias firmes que permitan vincular a la fuerza de seguridad provincial con la desaparición forzada de Astudillo Castro.

Además de la ausencia de indicios que refieran a una participación criminal de la Bonaerense, y su posterior encubrimiento político protagonizado por Berni, el Presidente y el gobernador tratan de evitar que el caso Facundo desemboque en una crisis política interna y un fuerte cuestionamiento institucional.

Berni es un alfil de Cristina Fernández de Kirchner, y su cargo oficial es sostenido de manera inalterable hasta que la Vicepresidente le suelte la mano. En un escenario diferente, con otra correlación de fuerzas internas, Alberto Fernández y Kicillof ya hubieran decidido su remoción como ministro de Seguridad de Buenos Aires, a partir de sus diferencias con Frederic y su equipo.

Pero al margen de la estabilidad política del ministro bonaerense, el jefe de Estado y el mandatario provincial no descartan una purga policial. Saben que la Bonaerense está en permanente crisis institucional, y que la demanda de seguridad acelerará en las próximas semanas. Es una deuda pendiente, que la desaparición de Facundo empujó al centro del escenario, dijo un ministro que habla todos los días con Kicillof.

Alberto Fernández contiene a la madre de Facundo, y analiza en soledad las evidencias del caso. Aún no tiene indicios para asegurar que el cuerpo encontrado “fue plantado” por la policía provincial, y aguarda al Equipo Argentino de Antropología Forense que determinará si los restos hallados pertenecen a Facundo.

La pericia será realizada mañana en la Morgue Judicial, mientras en Olivos la expectativa se centra en evitar que la desaparición forzada de Astudillo Castro sea percibida como una crisis política e institucional. Cristina Fernández maneja la misma información que Alberto Fernández, y también aguarda que la justicia encuentre a los responsables del crimen. No será fácil, ni ocurrirá en las próximas horas.

Giselle Tkaczuk

Deja un comentario