Federico Basualdo, el Subsecretario de Energía, fue desplazado

El presidente Alberto Fernández solicitó este viernes la renuncia a Federico Basualdo, hasta hoy subsecretario de Energía Eléctrica y alfil de la vicepresidenta Cristina Kirchner dentro de esta área estratégica.

La decisión fue adoptada en medio de las discusiones internas por las tarifas eléctricas. Según precisaron fuentes oficiales, Basualdo se oponía a cualquier tipo de ajuste, tal como lo hiciera público CFK durante un acto a fines del año pasado en La Plata.

A la par, el Gobierno habilitó un incremento de 9% en ese sector estratégico. Será el primero de dos aumentos que se dispondrán este año.

Basualdo se va por incompetencia. Se le pidieron escenarios de costos que nunca presentó. Tampoco avanzó con un eje fundamental de la gestión, que es la segmentación de tarifas. Ese pedido se hizo en diciembre de 2019″, aseguraron este mediodía en Casa Rosada.

La salida de Basualdo fue leída en términos políticos como una victoria del ministro de Economía, Martín Guzmán, que promovía un cambio en el esquema tarifario desde principios de año.

Durante su gira por los Estados Unidos, Europa y Asia, en busca de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y el Club de París, el ministro Guzmán había dado su palabra y comprometido dos ajustes de tarifas durante 2021.

Allá por diciembre de 2020, durante un acto en la Ciudad de La Plata donde el Gobierno hizo un balance de su gestión, la vicepresidente le había marcado la cancha a Alberto Fernández. Allí llamó a alinear “los salarios y jubilaciones con los precios de los alimentos y las tarifas” y remarcó que esa iba a ser una “tarea fundamental” durante este año.

Basualdo había sido designado a fines de octubre de 2020 en reemplazo de Osvaldo Arrúa. Para asumir ese cargo, había renunciado al ENRE, ente donde estuvo en dos oportunidades (durante los gobiernos de CFK). El objetivo que tenía era muy claro: Respetar los lineamientos de su jefa que finalmente se hicieron públicos en aquel acto.

En los planes de Guzmán esto era una piedra en el zapato, en lo que hace principalmente a las negociaciones con el FMI. Por eso, apartar a Basualdo era inminente para poder avanzar con los acuerdos que el ministro había comprometido durante su gira.

El ahora exsubsecretario de Energía Eléctrica, escribió varios artículos sobre el sector en el portal “El Cohete a la Luna” que dirige el periodista Horacio Verbitsky. Allí dejó en claro su postura.

Después del desplazamiento de Federico Basualdo, se vienen los aumentos

El Gobierno va a aplicar un aumento del 9% a las tarifas de energía eléctrica hogareña, el primero de dos aumentos a lo largo de este año. La decisión se tomó luego de una reunión entre el presidente Alberto Fernández, el ministro de Economía Martín Guzmán y el jefe de Gabinete Santiago Cafiero. El encuentro terminó además con el pedido de renuncia a Federico Basualdo, el subsecretario de energía Eléctrica, en medio de una dura interna entre partidarios de pisar las tarifas, por un lado, y conceder aumentos para limitar el gasto en subsidios, por el otro.

Junto con la decisión de salir del congelamiento de tarifas en el sector eléctrico, dijeron fuentes oficiales, empieza además una etapa de trabajo de segmentación que estaba visiblemente retrasado para que los subsidios dejen de ser planos, iguales para todo el mundo.

Basualdo se va por incompetencia. Se le pidieron escenarios de costos que nunca presentó. Tampoco avanzo con un eje fundamental de la gestión, que es la segmentación de tarifas. Ese pedido se hizo en diciembre de 2019″, confió una fuente al tanto de la interna.

Fue una decisión del Presidente sin importanle que fue puesto por Cristina Fernández de Kirchner. “No funcionaba”, argumentaron en la Casa Rosada, en clara referencia a las criticas del la vicepresidente sobre algunos ministros del gabinete en diciembre de 2020, a los que se refirió como “funcionarios que no funcionan”.

La posición fiscalista de Guzmán salió como ganadora luego del laudo presidencial entre dos facciones: Una que tenía la mirada puesta en proteger el salario real en lo inmediato y otra que hacía hincapié en moderar el costo de los subsidios, por el riesgo futuro de un desequilibrio fiscal y monetario.

Economía tenía que decidir en estos días si aceptaba la propuesta de incremento de boletas del gas que propuso el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), que estableció que por el transporte y la distribución de ese fluido haya desde mayo un incremento de entre 6% y 7% para usuarios residenciales y de alrededor de 4% para pequeñas y medianas empresas.

El aumento, finalmente, estará incluso por encima de esa recomendación. En línea con las aspiraciones de Guzmán de que los gastos del Tesoro en materia de subsidios se mantengan estables durante este año, en términos de su tamaño en comparación con el producto bruto.

Luego de que la balanza se inclinara en contra de los sectores más cercanos a la vicepresidente, partidarios de limitar todo lo posible los aumentos de tarifas, el mercado recibió con sorpresa la novedad.

Con esta medida buscaron dar un mensaje al mercado, de que las tarifas comenzarían a actualizarse y bajar la carga los subsidios, algo a lo que se oponía Basualdo”, opinaron desde una de las empresas del sector apenas conocida la noticia.

Pasados casi cinco meses del año el Gobierno aún no definió a ciencia cierta cómo serán los incrementos de tarifas tras el congelamiento que se mantiene desde 2019. Y en lo que va del año las cuentas públicas ya lo sienten: En los primeros tres meses del año el Estado gastó $185.000 millones en subsidios económicos, un incremento de 73% medido en forma nominal en relación con los $107.000 millones que se habían erogado en el primer trimestre del año pasado, de acuerdo a datos de la Secretaría de Hacienda.

Para el objetivo de Guzmán de cerrar el año con un déficit primario del orden de 4,5 puntos del producto es vital actualizar, entre otras variables, los subsidios a la energía y otros rubros. Atrás de ese objetivo de limitar la diferencia entre ingresos y gastos a ese nivel determinado en la Ley de Presupuesto 2021 está en juego la estrategia con la que espera recuperar cierta estabilidad cambiaria y monetaria: Un resultado peor al previsto no tiene otra forma de ser financiado que con más emisión monetaria, que puede echar más nafta al fuego de la inflación y poner en riesgo la estabilidad de la brecha cambiaria.

Edgardo Marano

Deja un comentario