Florida: Gobernador impulsa una ley que permite disparar a saqueadores y alborotadores

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, busca una ampliación de la ley estatal “Stand Your Ground” (Defiende tu posición) que permitiría a los ciudadanos armados disparar y posiblemente matar a cualquier persona que sospechen que está cometiendo disturbios o saqueos, según informó el diario Miami Herald.

DeSantis redactó la llamada legislación “anti-mafia” en respuesta a los meses de disturbios en todo Estados Unidos este año, cuando muchas protestas pacíficas contra la brutalidad policial dieron paso a saqueos y violentos actos de vandalismo.

De acuerdo a una investigación del diario Miami Herald, que tuvo acceso a un “borrador de la legislación anti-mafia”, DeSantis agregaría el saqueo a la lista de “delitos graves por la fuerza” de Florida para autorizar el uso de la fuerza contra las personas involucradas en la destrucción de un comercio dentro de una distancia de 150 metros a la redonda de una manifestación.

Si se aprueba, esta legislación del gobernador republicano podría ampliar la ley “Stand Your Ground” de Florida para permitir a los ciudadanos el uso de fuerza letal incluso aunque no sientan que su propia seguridad personal está en riesgo.

Este proyecto de DeSantis, gobernador de Florida desde 2019, llega semanas después de que prometiera tomar medidas enérgicas contra las “asambleas violentas y desordenadas”, refiriéndose a las marchas contra la injusticia racial desde la muerte del afroamericano George Floyd en manos de la Policía el 25 de mayo en Minneapolis.

Permite que los justicieros por mano propia justifiquen sus acciones”, dijo al Miami Herald una exfiscal del condado de Miami-Dade, Denise Georges, que ha trabajado en casos de Stand Your Ground. “También permite que la muerte sea el castigo por un delito contra la propiedad, y ese es un castigo cruel e inusual. No podemos vivir en una sociedad sin ley en la que quitar una vida se hace de manera tan casual e imprudente”, agregó.

El proyecto, que retendría los fondos estatales de los gobiernos locales que “desfinancian a la policía” recortando los presupuestos de las fuerzas de seguridad, también convertiría el bloqueo del tráfico en un delito grave de tercer grado al tiempo que ofrecería inmunidad a los conductores que matan o hieren involuntariamente a los manifestantes que bloquean el tráfico.

Un operador de vehículo motorizado que involuntariamente cause lesiones o la muerte a una persona que obstruya o interfiera con el flujo regular del tráfico vehicular en violación de la subsección (1) o (2) no es responsable de dicha lesión o muerte”, dice el texto del proyecto de ley, que permanece en forma de borrador y no podría ser considerado hasta la sesión legislativa de 2021.

Según el Herald, DeSantis hizo circular un borrador de su propuesta en el Comité de Justicia Criminal del Senado y el Comité Judicial de la Cámara la semana pasada. El proyecto provocó inmediatamente la protesta de sus opositores, que la calificaron de peligrosa, inconstitucional y “claramente política”.

La victoria de Donald Trump en la Florida

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, obtuvo la victoria en el estado Florida, un territorio en el que el candidato republicano necesitaba ganar para tener claras opciones de ser reelecto.

Los 29 votos electorales que representa ganar el estado de Florida son fundamentales. Dado el escenario se está viviendo hoy en los Estados Unidos, son 29 votos vitales para el Presidente Donald Trump en su búsqueda de la reelección.

Hasta el momento se ha contabilizado el 97% de las actas, que colocan a Trump cuatro puntos por encima de Biden.

La campaña del presidente Trump reivindicó la victoria en el estado clave de Florida, aunque los medios estadounidenses estimaban que la carrera allí es aún muy apretada.

El equipo de campaña de Trump hizo este reclamo en un tuit en momentos en que las boletas aún están siendo contadas.

El diario The New York Times calculó que la posibilidad de que el presidente gane Florida está por encima del 95%.

En 2016, Trump venció por poco a la demócrata Hillary Clinton en Florida, mientras las encuestas de opinión este año mostraban un empate entre él y su contrincante Joe Biden.

Puede que alguna vez Utah o Alabama voten demócrata, aunque no ha sucedido en décadas; puede que alguna vez California o Nueva Jersey vuelvan a votar republicano. Pero en general son estados donde el capital político de un partido u otro está asegurado con una previsibilidad similar a las estaciones. En cambio, Arizona, Carolina del Norte, Florida, Georgia, Florida, Iowa, Michigan, Minnesota, Nevada, New Hampshire, Ohio, Pensilvania, Wisconsin y en ocasiones Texas son como la pluma en el viento de la canzone de Rigoletto: Se los considera estados en disputa perenne, que un año pueden favorecer a los conservadores y dos años más tarde, a los liberales.

El premio mayor, la Florida, vuelve a presentar un escenario tenso: Si en las elecciones parlamentarias de 2018 triunfaron los demócratas, en las anteriores triunfaron los republicanos. Y sobre el estado todavía sobrevuela el fantasma de la disputa electoral de 2000 entre George W. Bush y Al Gore, que terminó con una decisión del la Suprema Corte. Y en la pelea contra Hillary Clinton, Trump prevaleció por solo 113.000 sufragios en el tercer estado más poblado del país. Sin embargo, a pocas horas de haberse abierto las urnas, Donald Trump parece llevarse ese estado clave.

En la última semana de octubre las encuestas favorecieron a Biden, pero por tan poco que el margen de error lo minimiza: 51% de la intención de voto contra 48% de Trump, según CBS News. Ya 2,5 millones de floridianos han emitido su voto por correo, una cifra impresionante: Supera la cantidad total de votantes de 2016. El recuento también ha comenzado, lo que permitiría informar antes los resultados.

Si Trump pierde Florida, le será más difícil impugnar los resultados de las elecciones en otro lugar”, analizó USA Today. “Pero las encuestas muestran que el presidente tiene una buena oportunidad de ganar el estado”. Para eso hizo un gran esfuerzo en diferentes ciudades durante los últimos 10 días, del mismo modo que Biden, a quien Obama apoyó con actos en Miami y Orlando.

Para los dos candidatos es un estado clave; Trump no puede perderlo y a Biden le costaría mucho remontar los 29 votos en el Colegio Electoral que representa. “Florida, de ti depende”, dijo el demócrata en un acto en el condado de Broward. “Si la Florida se vuelve azul, pues se acabó”. Algo similar expresó Trump en Tampa: “Vamos a ganar en la Florida y vamos a ganar por cuatro años más”.

Giselle Tkaczuk

Deja un comentario