Fundación Apolo denunció a Alberto Fernández

El equipo de Activismo Judicial de la Fundación Apolo, en colaboración con Impulsar, el Espacio Joven del Partido Mejorar, denunció ante el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires al Presidente de la Nación, Alberto Fernández, por los delitos tipificados en los arts. 213 (apología del delito) y 205 (violación de normas sanitarias).

En el texto de la denuncia iniciada con el código de referencia QSVS-017, por Juan Cruz Vaqueiro (Impulsar) y el Dr. Esteban Soaje (Fundación Apolo), integrante del Equipo Legal coordinado por el Dr. José Magioncalda, se cuestiona al primer magistrado, en el contexto de su visita a la Provincia de Formosa el pasado jueves 28 de mayo. Según se expone en la denuncia, Fernández, fue fotografiado “tomando acciones contrarias a las medidas de prevención por el COVID-19, como lo son el abrazo al Sr. Gobernador Gildo Insfrán durante una conferencia de prensa, la abstención del uso de barbijo o tapabocas y las imágenes difundidas por redes sociales del Sr. Presidente junto a grupos numerosos de personas, también sin hacer uso de barbijo o tapabocas y no respetando el distanciamiento social.”

Asimismo, se pide se investigue si las conductas anteriormente mencionadas no pudieran resultar en una violación de los deberes de los funcionarios públicos, teniendo presente que el artículo 248 in fine establece la tipicidad de las acciones del funcionario que no ejecutare las leyes cuyo cumplimiento le incumbiere.

El Equipo de Activismo Judicial espera que la denuncia sea remitida a la Justicia Federal de Formosa, debido al lugar en que se produjeron los hechos ilícitos que se imputan al presidente de la Nación.

El hecho que motivó la denuncia de la Fundación Apolo

Una de las medidas más eficientes para evitar el contagio del nuevo coronavirus COVID-19 es el distanciamiento social. Al ser un virus respiratorio, el SARS-CoV-2 se contagia principalmente por vía aérea, ingresando al organismo a través de las mucosas que tenemos en la boca, nariz y ojos.

Es por esto que la OMS recomienda un mínimo de un metro y medio de separación entre persona y persona, mientras que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) dicen que hay que respetar al menos dos metros de distancia para prevenir el contagio con las gotitas y evitar la infección que se produce por vía respiratoria.

Pero eso no es lo que se observó ayer, cuando el presidente Alberto Fernández dio una conferencia de prensa en Formosa junto al gobernador Gildo Insfrán en la que se los vio sentados a menos de un metro de distancia, abrazados y sin barbijo. Las imágenes dispararon los comentarios y algunas críticas en las redes sociales.

El distanciamiento social es la práctica para reducir el contacto cercano entre las personas para frenar la propagación de infecciones o enfermedades. Las medidas de distanciamiento social incluyen limitar la reunión de grandes grupos de personas, cerrar espacios de contagio y cancelar eventos. Este es uno de los complementos del lavado de manos frecuente, el aislamiento en cuarentena en las casas y el uso del alcohol en gel que ayudan a aplanar la curva de contagios del COVID-19, que es lo que se propone nuestro país.

Al momento de la llegada al aeropuerto de Formosa, Alberto Fernández, la primera dama, Fabiola Yáñez, y una gran comitiva oficial llevaban puestos sus barbijos o tapabocas. Y los saludos eran mediante el contacto de los codos y había un cumplimiento del distanciamiento social.

En cambio, cuando el Presidente terminó de hablar en el acto oficial, se estrechó en un abrazo, sin barbijo, con el mandatario provincial, que ostenta orgulloso el dato de no tener ningún caso de COVID-19 en Formosa.

Tras el abrazo, ambos mandatarios se sentaron a menos de un metro de distancia, sin respetar la separación sugerida de entre 1,5 y 2 metros.

“Puede ser que el Presidente no se haya puesto tapaboca o barbijo porque en Formosa no hay casos, pero la recomendación en mi opinión es que en algún momento puede aparecer alguno y ser el primero, y como no tenemos certeza de cómo y cuándo puede aparecer, tenemos que cuidar al Presidente y recomendarle que use barbijo o tapaboca y que no dé abrazos, esté donde esté, en cualquier parte de la Argentina, sobre todo si va a hacer una visita y vuelve; para qué exponerse”, opinó la infectóloga Isabel Casetti.

Para la especialista es fundamental resguardar la salud del Presidente. Por ello resalta: “Tenemos que cuidar a nuestro Presidente, lo necesitamos sano, y no enfermo, y queremos todos cuidarlo, por lo tanto, tiene que usar barbijo y no puede dar abrazos. Lo repito, tiene que usar barbijo o tapaboca, como él quiera, y no puede dar abrazos”.

Según el médico infectólogo Tomás Orduna (MN 61528), “el distanciamiento es vital para ayudar a la contención y es una obligación cívica que habla de solidaridad y de pensar en el principal objetivo, que es evitar la muerte de las personas mayores y demás grupos de riesgo. El distanciamiento significa volverse un poco más ermitaño y que todas las actividades se desarrollen preferentemente dentro de las casas, y cuando se sale a lugares donde hay muchas personas, mantener el mínimo contacto con ellas”.

Un modelo matemático desarrollado por investigadores del Imperial College de Londres determinó que si no se tomaran medidas de distanciamiento social, la enfermedad podría matar hasta 40 millones de personas en todo el mundo, pero esto podría reducirse a la mitad si las personas reducen sus reuniones sociales en un 40% y los ancianos reducen sus interacciones en 60%.

En este mismo estudio, los investigadores, calcularon que si un distanciamiento social aún más intensivo y a gran escala se implementara de manera temprana y sostenida, al reducir el 75% de las tasas de contacto interpersonal, podría salvar 38,7 millones de vidas.

Ángela Gentile, jefa de Epidemiología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, destacó que más allá del lavado de manos y el uso del barbijo, es clave para no contagiarse del virus SARS-CoV-2 el distanciamiento social, ya que la mayor cifra de contagios se da por vía respiratoria. “Si no tenemos responsabilidad como comunidad, no va a haber logros en una posible flexibilización de varias actividades anuladas por el aislamiento”, aseguró.

Por último, el médico infectólogo Lautaro de Vedia opinó: “Si cada uno de nosotros toma conciencia y lleva adelante las medidas de prevención, desde distanciamiento social y el lavado de manos hasta el uso de tapabocas, creo que vamos a continuar bien”.

Fundación Apolo denunció a Alberto Fernández 1
La Fundación Apolo denunció al Presidente

Edgardo Marano

Deja un comentario