GameStop y Bitcoin: Si nos ponemos de acuerdo, les damos valor!

El verdadero valor de un objeto, es el precio que alguien está dispuesto a pagar, suelen decir. El valor económico es un concepto que, dependiendo de la teoría a la que nos referimos, es una alegoría a la medición del valor de los distintos bienes y servicios, en base a una utilidad esperada de los mismos. También debemos distinguir entre precio y valor, dependiendo de a que teoría del valor asignemos dicho concepto.

El valor económico es un concepto muy ambiguo. Un bien económico, a la misma vez que puede presentar un valor de uso muy elevado, también podría presentar un bajo valor de mercado. Esta es la dicotomía que presentan los conceptos de valor y precio.

Puesto que, aunque algunos consideraban que dichos conceptos son lo mismo, la ciencia económica muestra que esto no es así.

El precio es la cantidad de dinero que se le asigna a un producto para su venta (o lo que paga un consumidor para adquirir dicho producto). El valor es la utilidad que tiene ese producto para el consumidor.

Mientras que el precio se refiere a la cantidad de dinero que hay que pagar para obtener un producto, el valor se refiere a los beneficios o satisfacción que pueda obtener quien lo compre. La disposición a pagar depende directamente de la utilidad que un producto o servicio represente para una persona. Por ejemplo, el agua es un recurso natural indispensable para la vida. Si el agua escaseara y, por tanto, aumentará el precio del servicio de agua potable, las personas asumirían ese nuevo costo porque una vida sin acceso al agua potable es prácticamente imposible.

Los precios se fijan libremente a través de la libre competencia entre la empresas y la ley de oferta y demanda. Es decir, el precio de los productos o servicios variará según exista mucha o poca oferta o demanda, siendo la oferta el número de vendedores que hay en el mercado, y la demanda el número de compradores que existen.

Y el mundo bursátil no escapa a esta lógica. Todo esto lo hemos visto expuesto de la manera más brutal recientemente en el GameStop-Gate. Miles de usuarios de internet se coordinaron a través de una plataforma llamada Reddit para invertir en acciones de una empresa de venta de videojuegos físicos cerca de la quiebra. El resultado es que hicieron subir cuatro veces el precio de GameStop (una empresa de videojuegos prácticamente en declive) en menos de tres días y provocaron pérdidas que se calculan en más de 5 mil millones de dólares a grandes fondos de inversión.

La estrategia se organizó desde un grupo de chat abierto de Reddit (que no es algo muy distinto a los de Telegram o WhatsApp) que se conoce como WallStreetBets. Los usuarios, en su mayoría menores de 30 años convocaron a realizar una ola de compras de GameStop con un mensaje casi utópico; hacerles perder plata a los fondos de cobertura que hacen inversiones en corto (short) para ganar dinero con empresas de quiebra. Así, como si se tratara de un gran mercado de frutas y verduras, un puñado de compradores se pusieron de acuerdo y sin quererlo, terminaron por poner precio a las acciones de una empresa cuyo valor en el mercado estaba por debajo de sus expectativas. A partir de la organización de los usuarios de Reddit se consiguió que suban exponencialmente los precios de la acción por la demanda hormiga de miles de jóvenes que querían darle un mensaje al mercado: valor y precio no siempre es lo mismo. Y esto no terminó en GameStop, ya que se vieron envueltas en éste mismo tipo de jugadas empresas como American Airlines o Blackberry, cuyas acciones anteriormente menospreciadas han tenido oscilaciones de precios extremas.

Es tanto así que la libre competencia tuvo que pronunciar la palabra prohibida: regulación! Ese pedido llega porque tuvieron miles de millones de dólares en pérdidas, en contraste a lo que se le pide al mismo mercado cuando pregona libre mercado para inversores de cobertura que apuestan a la quiebra de una empresa en short selling.

Mucho de esto puede sonar conocido para los inversores cripto regular, consenso de precios, en dónde la principal diferencia radica en darle valor más que precio, a una criptomoneda que es la contestación al sistema tradicional obsoleto.

En el caso de bitcoin, el precio lo determina todo aquel que quiera participar en su proceso de compra-venta, en esencia sus usuarios. Aunque influyan múltiples factores; en última instancia, siempre determina su precio. El comercio de bitcoins permite distribuirlo y beneficiarse por ello. Como en otros escenarios, los productores (en el caso de bitcoin: los mineros) pueden proponer un precio al vender sus bitcoins a los interesados llegando a acuerdos. Imagine los típicos tratos entre dos personas, una propone un precio y si la otra parte, entre regateos, está dispuesto a aceptarlo, entonces se hace la transacción. Esto puede hacerse en la calle y se hace. Pero en el mundo cripto, el mercado es la red, y los usuarios se encuentran virtualmente.

El valor de bitcoin, al igual que cualquier cosa, fluctúa de valor a cada segundo. No es muy distinto a lo que sucede en el mundo bursátil. Los usuarios de bitcoin se ponen de acuerdo como en cualquier mercado para poner un precio, pero también es justo decir que le dieron valor a la criptomoneda, al demostrar confianza depositada en ella (lo mismo que sucedería con cualquier divisa).

Más increíble resulta ser el caso de criptomonedas nacidas como meme (el mundo de las criptomonedas y el de los memes son un matrimonio que funcionan muy bien, en muchos casos prácticamente a modo de publicidad). Tomemos por caso el ejemplo de Dodgecoin: es un tipo de criptomoneda que nació como un divertimento basado en un meme. El meme es el de Doge, que se hizo popular en 2013, y consiste en la foto de un perro de raza Shiba Inu, a la que se le añaden frases gramaticalmente incorrectas. Con el tiempo, el meme ha ido evolucionando, pero sigue siendo un perro Shiba Inu con frases graciosas. Fue creada en 2013 por Billy Markus; programador y antiguo ingeniero de IBM. En aquella época, el bitcoin estaba ganando muy mala fama por estar involucrada en las transacciones de mercados negros de la Dark Web y Markus quiso crear una alternativa que no tuviera nada que ver con esos asuntos tan turbios. El nombre de la criptomoneda vino del meme, y la imagen del perro se utiliza en las imágenes que se ilustra.

El Dodgecoin se ha hecho popular en las últimas semanas debido al apoyo público que ha recibido por parte de celebridades. Elon Musk habló de él asegurando que es la criptomoneda del pueblo y su valor no ha parado de subir. También ha recibido el apoyo de músicos como Snopp Dogg o Gene Simmons de Kiss.

Como vemos, una vez más el consenso general puso el precio de mercado a una criptomoneda que tuvo el valor de nacer como una parodia. Incluso, desde la propia cuenta de Twitter de Dodgecoin se ha pedido tranquilidad a los usuarios y que sean responsables a la hora de hacer compras en vez de dejarse llevar por quienes les empujan a hacerlo.

Pero entonces, es la confianza o la afrenta al sistema a fin de darle un mensaje de rebeldía, lo que determina el precio de un bien o las criptomonedas?

Los casos son notoriamente distintos. En el caso de bitcoin, su valor está dado porque hay 25 millones de usuarios que confían y lo usan.

Además los bitcoins valen por ser bienes escasos: sólo habra 21 millones y ya hay 18 millones circulando. Ser difíciles y costosos de producir, de minar, también les da valor. Este precio no está regulado por un Estado, Banco Central, casa de moneda o empresa. Por eso, aunque el monto fluctúa por muchos factores, no está afectado por la inflación. El caso de GameStop es claramente un ensayo de laboratorio, con una mezcla de desprecio al stablishment y orgullo por sus apuestas de mercado, para gritarle en la cara al 1% de los más ricos de Wallstreet: «vieron que ustedes no son los únicos que pueden formar precios?»

En un claro desprecio a la elite financiera, hay una clara demostración de poderío, donde el pueblo unido jamás será vencido; cuan si fuese una huelga o un paro general, pero en tiempos virtualidad y blockchain, se juegan con otras cartas.

O acaso, qué sentido tiene darle valor a una empresa que vende videojuegos en tiendas, cuando vivimos en la era de los juegos en línea?

El caso de Dodgecoin es más bien un gris entre ambos: un grupo de inversores busca depositar sus ahorros en un bien que tenga valor y sea confiable ( la confianza en este caso viene de la influencia de la opinión de celebridades multimillonarias que expresaron su simpatía por la criptomoneda del perrito), dándole la espalda al sistema financiero tradicional, en línea con la filosofía que motiva la existencia de Bitcoin.

Mucha gente se siente empoderada y que ya no necesita de actores tradicionales como WallStreet. Si este mismo concepto se lograra traspolar a la vida cotidiana, en las compras diarias que realizamos en el almacén o supermercado, la voluntad conjunta de los compradores no podría empujar a la baja de precios de productos que suben desmesuradamente o establecimientos que abusan de precios?

La ley de oferta y demanda no funciona igual que en el mercado bursátil?

Así, la unión, no sólo hace la fuerza, también da valor a un bien o empresa y establece el precio que esta dispuesto a pagar por un producto o servicio. Es la voz del pueblo, que se hace escuchar…y se hace valer!!!!

Olga Mariela Januszewski

Deja un comentario