Importaciones: faltantes y caída por la cuarentena

El freno a la producción y la importaciones que sufrieron distintos productos electrónicos durante las últimas semanas llevó a generar faltantes y aumentos de precios entre algunas de las categorías más demandadas durante la cuarentena. Las empresas hablan de ruptura de stock de televisores y celulares, mientras que artículos necesarios para el trabajo hogareño sufrieron saltos de precios como resultado de las trabas al acceso al mercado de cambios para importadores.

Los precios de las notebooks, que experimentan un cierto pico de demanda desde que empezó el aislamiento social preventivo y obligatorio allá por el 20 de marzo, tuvieron un salto en los últimos días de mayo.

Una serie de precios online que elabora la consultora SEIDO detectó un avance del 9,84% entre la semana del 25 de mayo y la del primero de junio. La consultora tiene su propio índice de inflación de alta frecuencia -mide el avance de los precios en períodos menores a un mes- y si se pone la lupa sobre el ítem específico de computadoras portátiles se ve que ese movimiento semanal es el más alto desde agosto del año pasado, justo luego de las PASO que arrojaron una sorpresiva ventaja para el hoy presidente Alberto Fernández.

Lo que tuvieron en común el mes de agosto del año pasado y mayo de este año fueron tensiones cambiarias. En 2019, la derrota más categórica de lo esperado para el oficialismo causó un salto del tipo de cambio que se trasladó a los precios de ese segmento, dominado por artículos importados o partes importadas ensambladas en el país.

En mayo, mientras tanto, el dólar que saltó fue menos visible. Un poco por los controles de cambio que generan múltiples cotizaciones para la divisa y otro poco porque se trata de un valor del dólar que no es del todo visible para el público.

El 28 de mayo el Banco Central publicó la Comunicación A 7030 que limitó el acceso al mercado de cambios para importadores. En los hechos, significó que muchos quedaron afuera de la posibilidad de recomponer stock en caso de vender. Por lo tanto, los precios del stock ya existente se movieron inmediatamente del dólar oficial al dólar paralelo, el contado con liquidación.

El dólar para reponer stock pasó de menos de $ 71, el mayorista, a más de $ 114 en sólo un día.

Datos de Comparacity, una web que permite trackear la historia de precios de productos, muestran que ese salto de un sólo día ayudó a un avance de los precios de la categoría del orden del 20% en el mes.

Mientras tanto, la industria de electrónicos local todavía no recuperó su capacidad productiva previa a la pandemia. Después de unos 50 días de cierre por las medidas de aislamiento social, el sector fueguino volvió al trabajo pero con menos operarios por metro cuadrado, medidas de seguridad que pesan sobre la productividad y problemas de abastecimiento en medio de la pandemia.

Ante la menor producción y un cierto repunte de la demanda durante la cuarentena por parte de familias que equipan sus hogares ahora que pasan más tiempo en ellos, el resultado fueron faltantes. Televisores y celulares, entretenimiento y comunicación, fueron las categorías más castigadas en las que aún hoy es difícil encontrar un modelo específico.

Pero a los faltantes y encarecimientos se suma además que las empresas de retail se están adecuando, todavía, al mundo post-covid. El aumento de la demanda online saturó la capacidad de procesamiento de muchas de ellas, ya de por sí limitadas por la propia cuartentena.

Según estimaciones de la consultora Kantar, la cantidad de personas que realiza sus compras online creció 30% con la crisis del coronavirus. En ese contexto, uno de los principales problemas que tienen hoy las empresas son los envíos, que tienen demoras de hasta un mes.

Giselle Tkaczuk

Deja un comentario