Industria: se perdieron 46.000 empleos

La crisis económica provocó una caída interanual en la producción industrial del 26,1% en mayo mientras que en abril se perdieron unos 46.000 puestos de trabajo en la actividad manufacturera, según un informe de la Unión Industrial Argentina (UIA) dado a conocer el pasado lunes.

El dato positivo: durante mayo la producción industrial tuvo una recuperación del 6,3% respecto de abril, aunque ello estuvo relacionado a que este último mes fue uno de los más afectados por el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) decretado por el gobierno de Alberto Fernández.

“Pese a esta suba, la producción aún permanece un 21,5% debajo del nivel previo a la pandemia (febrero 2020) y 33,4% por debajo de mayo de 2015, siendo el nivel de producción sin estacionalidad más bajo desde noviembre de 2003”, alertó la UIA.

La entidad fabril remarcó que en el cuarto mes del año, “el mercado de trabajo se vio fuertemente afectado (…) en todo el territorio nacional”, esta vez, a lo largo del todo el mes. Y agregó que como resultado, se perdieron 46.000 empleos industriales.

Cabe recordar que un indicador anticipado a los datos del Indec fue el de empresas manufactureras y empleos registrados por el conjunto de las manufacturas en mayo por el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), se redujo a 49.037 empleadores y 1,09 millones de trabajadores y acusaron sendas disminuciones de poco más de 14% en comparación con los máximos de mayo de 2012 en el primer caso (8.083 menos) y mayo de 2013 en el segundo, perdieron esa fuente de ingreso 199.310 personas.

Asimismo, el Departamento de Estudios de la Agencia Federal de Ingresos Públicos (AFIP) dio cuenta de que en mayo, segundo mes pleno de vigencia del aislamiento social preventivo y obligatorio, en particular en el área de la Ciudad y del Gran Buenos Aires, sólo cumplieron con el pago de aportes personales y contribuciones patronales sobre la nómina salarial 520.507 empleadores.

Por tercer mes consecutivo, en mayo la actividad industrial se vio fuertemente afectada por la crisis», destacó.

Señaló además que «las limitaciones operativas, así como la caída de la demanda interna y externa y las dificultades financieras se reflejaron en una nueva caída del nivel de actividad de la industria».

En tanto, afirmó que “el rebote mensual se explica por la comparación con el mes anterior, cuando la cuarentena estricta había afectado a una mayor cantidad de rubros”.

Durante mayo la producción industrial tuvo una recuperación del 6,3 por ciento respecto de abril, aunque ello estuvo relacionado a que este último mes fue uno de los más afectados por el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO)


Según la entidad, en los primeros cinco meses de 2020 se acumuló una baja de 15,1% respecto de igual período de 2019. Explicó que “si bien hubo más sectores y regiones habilitados para operar, el 60 por ciento de las empresas seguía sin operar con normalidad”.

«Esto se reflejó en que todos los sectores industriales, incluidos los considerados esenciales, tuvieron caídas interanuales en su producción durante mayo», consideró el Centro de Estudios de la UIA.

Los de mayor caída fueron el sector automotor (84,1%), la industria electrónica de consumo (71%), minerales no metálicos (51%), metales básicos (51,1%), productos textiles (33,9%), metalmecánica (32,8%) y refinación de petróleo (27,5%).

En menor medida, los rubros considerados esenciales durante el aislamiento también se vieron afectados por el freno de la actividad, como sustancias y productos químicos (-10,9%, que incluye la caída de 3,3% interanual en ventas de medicamentos), papel y cartón (-8,9%) y alimentos y bebidas (-3,6%).

La utilización de la capacidad instalada de la industria se ubica en niveles muy bajos y promedió 46,4% en mayo, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), una caída interanual de 15,6 puntos porcentuales, por lo que configuró el valor más bajo para este mes desde el comienzo de la serie en 2002.

En el anticipo del relevamiento de junio de la entidad, se señaló que indicadores como los de despachos de cemento Portland (-6,9% interanual), la industria electrónica de consumo (-6,7%) o la producción automotriz (-34,5%), «mostraron una suavización de la caída industrial».

“Esto se vincula especialmente con el mejor desempeño de la actividad en regiones del país que se encuentran en distanciamiento social, con una recuperación de las ventas en el marco del Ahora12 en niveles 20% superiores a los de la primera quincena de marzo y donde también se recuperaron los despachos de cemento.

Giselle Tkaczuk

Deja un comentario