Juan Guaidó será clave en la extradición definitiva de Alex Saab

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, podría ser determinante para la extradición del empresario Alex Saab, acusado de ser testaferro de Nicolás Maduro, a Estados Unidos.

La ley de Cabo Verde no permite que el régimen de Maduro intervenga legalmente en el proceso de extradición de Saab. El Ejecutivo venezolano intentó, en los últimos días, contratar al abogado caboverdiano Arnaldo Silva para asistir en el caso, pero el propio letrado le informó que no era posible formalizar esta representación, pues la legislación de Cabo Verde “no reconoce que el Gobierno de Venezuela tenga un interés directo o inmediato en el proceso”.

El chavismo se empeñó en dilatar la extradición de Saab a EE.UU. Incluso, como recuerda el periódico colombiano El Tiempo, sacó de su convalecencia al ex juez español Baltasar Garzón (afectado por coronavirus), al que tentó para que defendiera a su “agente especial” ante La Haya.

Sin embargo, afirma el periódico citado en base a fuentes conocedoras del caso, Washington está preparando una nueva carta diplomática para lograr que Cabo Verde envíe a Miami casi de inmediato al señalado testaferro de Maduro.

El Tiempo estableció en exclusiva, con fuentes federales, que el presidente interino, Juan Guaidó, estaría dispuesto a entrar en escena para lograr que Saab finalmente sea trasladado a EE.UU.

La jugada consistirá en comunicarle al Gobierno de Cabo Verde que Juan Guaidó es el presidente legítimo de Venezuela y que no reconoce a Saab como “agente especial” del Gobierno de ese país y mucho menos como diplomático (con fueros).

También recordarían que la justicia británica reconoció la autoridad del Gobierno de Juan Guaidó sobre el oro venezolano depositado en el Banco de Inglaterra.

“Saab viene. Y tendrá que responder primero por un caso que le abrimos en la corte del Distrito Sur de Miami, por blanqueo de más de 350 millones de dólares a través de las casas subsidiadas por el régimen. Pero hay otros procesos en curso que involucran a más gente, incluidos ciudadanos colombianos que están hasta el cuello”, le confirmó a El Tiempo una fuente federal.

Saab fue detenido el pasado 12 de junio cuando su avión hizo escala para repostar en el Aeropuerto Internacional Amilcar Cabral de la isla norteña de Sal (el más importante de este país insular de África occidental), en respuesta a una petición de EE.UU. cursada a través de Interpol por presuntos delitos de blanqueo de dinero.

El Gobierno de Cabo Verde ha autorizado la extradición a Estados Unidos del empresario, opinión remitida al Tribunal de Apelaciones de Barlavento, con sede en la isla de San Vicente (norte del archipiélago), que asumirá la deliberación final.

Tras la detención del presunto testaferro, Venezuela indicó que Saab es un ciudadano venezolano y un “agente” del Gobierno, que se hallaba “en tránsito” en Cabo Verde para regresar al país.

Pese a mantener un bajo perfil en Colombia, el nombre de Saab apareció en los medios cuando la ex fiscal venezolana Luisa Ortega lo acusó en 2017 de ser uno de los testaferros de Maduro.

Saab, nacido en la ciudad colombiana de Barranquilla y de origen libanés, está relacionado con varias empresas, entre ellas Group Grand Limited (GGL), acusada de suministrar con sobreprecios al régimen de Maduro alimentos y víveres para los gubernamentales Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

Un funcionario del Gobierno estadounidense indicó en julio de 2019 que con los CLAP, que se entregan a los más pobres, el empresario colombiano y tres hijastros de Maduro lucraron, al parecer, con “cientos de millones de dólares”.

Nicolás Maduro criticó a los Países Bálticos por apoyar a Juan Guaidó

Desde que el régimen de Nicolás Maduro anunció semanas atrás la realización de elecciones parlamentarias el próximo mes de diciembre, decenas de países y organismos internacionales rechazaron el nuevo proceso electoral del chavismo. Este martes Lituania, Letonia y Estonia emitieron un comunicado conjunto en el que llamaron a establecer un gobierno de transición en Venezuela.

El canciller chavista Jorge Arreaza repudió el texto en sus redes sociales. Pero poco después, el Subsecretario de Estado norteamericano para Asuntos del Hemisferio Occidental, Michael Kozak, le respondió con una crítica enfática.

“Apoyamos el proceso conformado e impulsado por Venezuela para establecer un gobierno inclusivo de transición que conduzca país a elecciones presidenciales libres y justas y exija el fin de toda persecución política y actos de represión”, escribió Linas Linkevicius, ministro de Exteriores de Lituania, en sus redes sociales.

“Todas las instituciones del Estado venezolano deben ser incluidas en este proceso. La situación humanitaria, social y política de Venezuela sigue deteriorándose, lo que subraya la necesidad de una transición política pacífica e inclusiva que restaure la democracia”, señala el texto conjunto.

Y agrega: “La actual pandemia ha añadido urgencia a la necesidad de poner fin al statu quo”.

Como indicó Linkeviciud en su mensaje, los países bálticos instaron a la dictadura de Maduro a “poner fin a toda la persecución política y los actos de represión”.

“Una transición rápida y pacífica a la democracia es la ruta más eficaz y sostenible para la estabilidad, la recuperación y la prosperidad de Venezuela”, concluye la misiva.

Arreaza respondió duramente, también a través de las redes sociales: “¿Lituania, Letonia y Estonia? Con todo respeto… ¿Sabrán ubicar a Venezuela en un mapa? ¿Habrán revisado antes el Derecho Internacional o el Derecho Constitucional venezolano? ¿Es tan sólo un trámite exigido por Washington?”, cuestionó.

Para concluir, “recomendó” a los países -en forma de hashtags- que “mantuvieran sus manos lejos de Venezuela” y “se ocuparan de sus propios asuntos”.

Poco después, Kozak respondió directamente a la publicación de Arreaza. Respaldó el documento de los Estados mencionados y volvió a criticar enfáticamente a la dictadura.

“Señor Arreaza, estos países, como el pueblo venezolano, saben lo que es soñar con la democracia y la prosperidad bajo regímenes represivos. Y como pronto lo hará el pueblo venezolano, construyeron democracias y economías ejemplares que son un faro para los países de todo el mundo”, expresó Kozak.

Los Gobiernos de los tres países bálticos, Estonia, Lituania y Letonia, reconocieron en febrero de 2019 al líder de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, como presidente interino. En ese entonces, también exigieron elecciones presidenciales “limpias y democráticas”.

Este llamado de las naciones europeas tiene lugar una semana después de que Eslovaquia anunciara su reconocimiento a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela, uniéndose así a los 24 países de la Unión Europea (UE) que avalan la legitimidad del líder opositor venezolano.

El ministro de Asuntos Exteriores y Europeos de la República Eslovaca, Iván Korcok, dio a conocer la noticia a través de su cuenta de Twitter. El diplomático indicó que el reconocimiento se produce “en respuesta a otro paso hostil del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela contra la Unión Europea”, en referencia a la expulsión de la embajadora de la UE, Isabel Brilhante Pedrosa, el pasado 29 de junio, por parte de Nicolás Maduro, en rechazo a las sanciones que emitió el bloque de países contra once funcionarios del régimen.

Ante la presión internacional, el dictador chavista dio marcha atrás y mantuvo a Pedrosa en el país.

Giselle Tkaczuk

Deja un comentario