Juan Guaidó, titular de la AN, se declaró Presidente interino de Venezuela

El presidente de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora desde 2015, Juan Guaidó, fue el orador principal de «un cabildeo abierto» en la sede de la ONU en Caracas. Allí, declaró que la Cámara se apegará a la constitución venezolana y, en este sentido, asumirá «las competencias de la encargaduría de una Presidencia de la República», no sin advertir que el mero decreto no será suficiente para sacar del poder a Maduro, que juró ayer como jefe de Estado hasta 2025.

«Asumimos entonces la convocatoria a las Fuerzas Armadas, a la comunidad internacional al ejercicio de los artículos de nuestra constitución 333, 350 y 233 para ejercer mandato», agregó el opositor.

El discurso de Juan Guaidó tuvo reiterados llamamientos a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) para que respalde las acciones de la Cámara, un órgano declarado en desacato por el Supremo en 2016, pocas semanas después de que la oposición ganara la mayoría de los escaños.

«A esa familia militar que quiere cambio, que quiere lo mismo que nosotros, le hacemos un nuevo llamado, aquí está la legítima Asamblea Nacional que claro que asume su responsabilidad y la va a asumir», dijo a la institución castrense que ayer juró lealtad a Maduro dos horas después de su toma de posesión.

Además, Juan Guaidó convocó «a todo el pueblo a la calle» a participar el 23 de enero -fecha en la que se conmemora la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez- «a una gran movilización en todos los rincones de Venezuela».

Indicó que esta no será la única protesta callejera pues prevén acompañar las manifestaciones que desde hace varios meses encabezan empleados públicos de casi todos los gremios para denunciar el deterioro de su calidad vida debido a la severa crisis económica por la que culpa al Gobierno chavista.

El parlamentario, reiteró que el Legislativo seguirá trabajando para el «cese la usurpación, un gobierno de transición y elecciones libres».

Maduro obtuvo la reelección en mayo pasado, en unos comicios que la oposición y numerosos países de América y Europa señalan como fraudulentos, entre otras razones por la imposibilidad de competir que tuvieron los principales líderes del antichavismo.

Pero, ¿Quién es Juan Guaidó?

La Asamblea Nacional de Venezuela (Parlamento unicameral), el único poder que controlan los oposición al régimen de Nicolás Maduro, está presidida desde el 5 de enero de 2019 por el joven diputado Juan Guaidó, un líder accidental que asume el cargo ante las ausencias forzadas de las figuras de su partido, Voluntad Popular (VP).

Tras el triunfo electoral que les permitió controlar la AN desde 2015, las principales agrupaciones opositoras acordaron rotar entre ellas la presidencia del poder Legislativo cada año.

En 2019, la jefatura del Parlamento corresponde a VP, el partido del líder preso Leopoldo López, del asilado Freddy Guevara y del exiliado Carlos Vecchio, sus dirigentes más experimentados y representativos.

De ese trío, solo Guevara no estaba procesado judicialmente antes de 2015, y por su ascendencia dentro de VP estaba llamado a tomar las riendas del Legislativo este 2019, pero se asiló en la embajada de Chile en Caracas para evitar enfrentarse a la Justicia, que investiga su papel en las protestas violentas de 2017, que se saldaron con más de 100 muertos.

Así, Guaidó, un ingeniero de 35 años con maestrías en administración pública, sube a la presidencia de un órgano en el que los opositores depositan nuevamente sus esperanzas de poner fin a la acuciante crisis política y económica que atraviesa el país caribeño.

Este legislador por el costero estado de Vargas, es definido como de centro por sus colaboradores, pese a que milita en una agrupación que es miembro pleno de la Internacional Socialista y que voceros del Gobierno de Maduro ubican, a manera de insulto, a la derecha del espectro político.

En su adolescencia, Guaidó sobrevivió a la «tragedia de Vargas», como se conoció a las lluvias e inundaciones que dejaron miles de muertos y desaparecidos, y trastocaron la normalidad de esa entidad federal en 1999.

El opositor dio muestra de su carácter cuando en 2015 participó en una huelga de hambre para exigir que se fijara la fecha de los comicios parlamentarios, en los que fue electo con más de 97.000 votos.

Inició su carrera política como líder estudiantil, vinculado con la social democracia, en la Universidad Católica Andrés Bello, hasta que se unió a VP, del cual figura como miembro fundador, en 2009.

Su primer escaño en el Parlamento lo ganó como diputado suplente para el período 2010-2015, y luego fue designado como candidato a legislador principal por su partido en ese último año.

Ha defendido la soberanía de Venezuela sobre el Esequibo, una zona en disputa con Guyana y que supone un tercio del territorio de este país, y ha denunciado el entramado de corrupción gubernamental por el caso Odebretch, que según una investigación de la Cámara dejó a Venezuela pérdidas patrimoniales millonarias.

El 2018 de Guaidó, padre de una niña de poco más de un año y aficionado al béisbol, un deporte considerado como el «pasatiempo nacional» en Venezuela, estuvo marcado por una intensa actividad social y el encuentro con luchadores sociales de distinto signo.

Como es común entre los ingenieros, el nuevo presidente del Parlamento venezolano tiene una mentalidad estructurada y metódica, pero también es señalado como un hombre tolerante, familiar y con aplomo

Edgardo Marano

Deja un comentario