Jubilaciones: ¿Aumento en septiembre?

El gobierno nacional está analizando otorgar a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) un aumento a las jubilaciones y a la Asignación Universal por Hijo (AUH).

Entre miembros de la administración, algunos procuran que el reajuste trimestral tome en cuenta el porcentaje de inflación, otros se oponen, tomando en cuenta que las finanzas públicas se encuentran en una situación crítica.

El aumento, que regiría a partir del mes de septiembre, sería anunciado a mediados de agosto. Mientras se discute esta medida, otro tema es tomado en cuenta: Al haber suspendido la Ley de Movilidad del gobierno anterior, manejando los montos por decreto, podrían ser iniciados numerosos juicios.

Las voces en discordia

La Oficina de Presupuesto del Congreso de la Nación informó que el sistema tiene 6,6 millones de personas beneficiarias para solamente 9,8 millones de aportantes; de modo tal que sólo puede ser cubierto el 40% de la remuneración promedio.

Es un drama crónico en la Argentina. No sólo respecto de las jubilaciones sino referido al gasto público en general, sale más de lo que entra, lo cual dificulta sobremanera cada decisión. Y cada decisión es política. En ese debate, existe cierto grado de discrecionalidad, teniendo en cuenta que el aumento es implementado a través de un DNU, por el límite que impone la aceleración del déficit fiscal.

El Decreto establecería montos a cobrar por los meses de septiembre, octubre y noviembre del presente año, por lo tanto el Gobierno nacional debería tomar en cuenta los aumentos de la canasta básica de alimentos, de remedios y otras, para que los jubilados no pierdan tanto poder adquisitivo. Al mismo tiempo, en el seno del Gabinete Económico otros funcionarios hacen notar que, al haber quedado sin efecto la referencia de la variación de los precios y salarios en el trimestre previo a los seis meses de aplicación, como establecía el mecanismo anterior, a la par de severas limitaciones fiscales por la cuarentena, que se sigue extendiendo, los recursos tributarios están frágiles, mientras aumentaron tanto el gasto social como el sanitario… la incertidumbre se cierne, agregando nuevos factores de análisis sobre el porcentaje de ajuste.

La propuesta no es suficiente

El Palacio de Hacienda estaría pujando para que se reconozca la inflación y se entregue a la clase pasiva un considerable aumento, en defensa del ya flaco poder adquisitivo que padecen. Desde el equipo del ministro Martín Guzmán se ha comunicado que la intención es que las jubilaciones ajusten por el acumulado del último trimestre del IPC Indec, esto es 1,5% abril, 1,5% mayo y 2,2% junio.

Si gana este entredicho la postura mencionada, el próximo ajuste jubilatorio para el trimestre septiembre a noviembre sería de 5,3 por ciento.

La Administración Nacional de Seguridad Social (ANSeS), a cargo de María Fernanda Raverta, se sumó a la contienda intentando que el haber jubilatorio sea mayor al costo de vida actual, a los fines de nivelar hacia arriba, aunque sea una mínima parte de lo perdido por los adultos mayores, estableciendo un piso que rondaría el siete por ciento, para elevarse dos puntos por encima de la inflación declarada para el segundo trimestre de 2020.

La Ley de Movilidad, por encima de los DNU

Sin embargo, si se hubiera utilizado la Ley de Movilidad, el reconocimiento llegaría al 10,6 por ciento. Su formulación toma el trimestre del semestre previo al ajuste, la cual se desagrega en un setenta por ciento de la variación del Índice de Precios al Consumidor (8,83 por ciento), y el treinta por ciento de la suba de la Remuneración Imponible para el Trabajador Estable (RIPTE), que fue 14,72 por ciento.

Resulta comprensible que quienes resultan perjudicados por sucesivos DNU crean adecuado reclamar la vigencia de la ley sancionada. Asimismo, en el proyecto de Ley de Ampliación de Presupuesto para el año 2020, la partida para la Seguridad Social fue elevada a $2,63 billones, un 41 por ciento más que el ejecutado en el pasado año 2019 ($1,87 billones), en armonía con la inflación prevista por consultoras privadas.

“La realidad es que hay expectativa teniendo en cuenta que hay un proyecto de Raverta que no me parece muy adecuado, ya que establece que el ajuste de las jubilaciones se tiene que hacer tomando en cuenta el crecimiento del PBI y la recaudación triburaria. La movilidad tiene que garantizar la capacidad de compra de los haberes y en un contexto de caída de la recaudación, eso no sería posible”, explicó a Infobae la abogada especialista en Previsión Social, Andrea Falcone.

No sólo es necesaria cierta razonabilidad en la decisión, tomando en cuenta que los jubilados han perdido mucho ya, sino además tomar en cuenta el riesgo de que se multiplique la cantidad de reclamos por vía judicial. “Si la brecha es de menos de 4% ningún juez le prestará atención, pero si es mayor veremos nuevamente una catarata de juicios”, advirtió Falcone y agregó que “los jubilados de la mínima acumular un deterioro de 4% en términos, pero los de la máxima ya perdieron 14%, yo misma lleva una cantidad enorme de demandas por este tema”.

Mayoría, el espacio para adultos mayores de Partido Mejorar

Consultado al respecto, Juan Manuel Hernández, coordinador de Mayoría, el espacio que aglutina a adultos mayores pertenecientes al Partido Mejorar, destacó “la fragilidad de un sistema que siempre muestra las peores miserias de la administración de turno”.

En defensa de la merecida tranquilidad que sería natural para quienes aportaron durante tantos años, expresó que “los jubilados de todo el país deberán estar pendientes en los próximos días sobre el rumbo que planea tomar el gobierno con relación a la movilidad jubilatoria”.

Lamentó que “a la luz de los hechos ha quedado demostrado que una vez más la variable de ajuste han sido los jubilados, no solo porque se ha intervenido el actual régimen de movilidad sino que además se prevé aumentar por debajo del porcentaje que deberían percibir”, aseveró.
“Lo dicho podría generar un doble perjuicio para nuestro país, uno social dado que los jubilados vuelven a ser blanco de más ajuste y uno económico, ya que puede precipitarse una lluvia de demandas que dañarían aún más las arcas del Estado”, concluyó.

Quien desee comunicarse con Juan Manuel Hernández, Coordinador de Mayoría, puede hacerlo a través de las redes sociales Facebook o Twitter, el Facebook de Mayoría o mayoria@mejorar.com.ar

Fuente: Infobae

Juan Manuel Hernández
Licenciado en Administración Pública, coordinador del espacio MAYORIA en el Partido Mejorar, ex Director del Foro de la Tercera Edad de CABA, ex Subgerente de Relación con Beneficiarios en PAMI.

Deja un comentario