Julio Sahad estuvo en la última sesión y dio positivo por coronavirus

El diputado nacional del PRO por La Rioja Julio Sahad dio positivo de coronavirus, lo que encendió las alarmas en la Cámara baja, ya que formó parte de forma presencial de la sesión del pasado jueves 25 de junio.

El propio legislador Julio Sahad confirmó este lunes 29 de junio la noticia a través de sus redes sociales. «Quiero contarles que hace unas horas me confirmaron el diagnóstico de COVID-19 positivo. Siempre tomé los recaudos necesarios para ir y volver y cada vez que ingresé a mi provincia me puse a disposición de las autoridades correspondientes, siguiendo el protocolo», contó Julio Sahad en su cuenta de Twitter.

Según explicó, cuando regresó a La Rioja, se dirigió directamente al hotel donde le realizaron el hisopado, que dio positivo. «Esta vez no fue la excepción, llegue el día sábado y me trasladé hasta el hotel para que me realicen el hisopado», relató.

«Agradezco a todos los que me escribieron con preocupación. Estoy bien, no tengo ningún síntoma, estoy cumpliendo con el aislamiento y las indicaciones médicas correspondientes», afirmó.

El jueves pasado, el diputado Julio Sahad fue parte de la tercera sesión semi remota en la Cámara de Diputados. Allí, los legisladores dieron media sanción a los proyectos de regulación del teletrabajo, donación de plasma sanguíneo por parte de pacientes recuperados de Covid-19 y de Economía del Conocimiento.

La sesión fue mixta (presencial y a distancia) y se desarrolló durante 10 horas en las cuales los legisladores de los distintos bloques pudieron hacer uso de la palabra. Massa y un grupo de entre 40 y 50 diputados estuvieron presentes en recinto, ubicados en bancas separadas, mientras que el resto participó del debate y la votación en forma remota

Por el caso de Julio Sahad, aislaron a 5 Diputados

La Cámara de Diputados amaneció con la noticia de que el diputado de Juntos por el Cambio Julio Sahad fue confirmado como positivo de Covid-19. El jueves estuvo en la última sesión de manera presencial y por eso por lo menos cinco diputados deberán hacerse el hisopado y se les sugirió hacer un aislamiento total por 14 días (contando desde el jueves). En esa lista, están Cristian Ritondo, Fernando Iglesias, Facundo Suárez Lastra, José Luis Ramón y Romina del Plá.

Ninguno manifestó tener síntomas aún, pero igual deberán seguir las recomendaciones del protocolo, que son hacerse el test y aislarse aunque les de negativo (los síntomas pueden aparecer con posterioridad). En algunos casos, los propios diputados ya hicieron pública la determinación. El jefe del bloque PRO, Ritondo, difundió en redes sociales que se hará el hisopado en el transcurso del lunes y que ya se aisló del resto de su familia.

El mendocino Ramón también usó las redes para anunciar que se había hecho el hisopado. Y aprovechó para seguir con sus rencillas con Iglesias, quien más temprano seguía pidiendo que una reunión de comisión sea de forma presencial.

No son los únicos que deberán seguir con el protocolo. También quedaron en la mira el secretario privado de Julio Sahad y un empleado del área de informática, quien le prestó asistencia en un momento de la sesión (a pesar de estar presente la forma de votar es con la misma plataforma que los que están de manera remota, que obliga a loguearse y seguir determinados pasos).

Marcelo Halac, el director médico de la Cámara baja, aclaró, en diálogo con Diputados TV, que los requisitos para ser considerado contacto estrecho es haber estado durante más de 15 minutos, a menos de dos metros de distancia y que alguna de las dos personas no haya tenido puesto el tapabocas. Teniendo eso en cuenta, explicó que hicieron un mapeo basado en grabaciones para detectar posibles casos.

Suárez Lastra, por ejemplo, se sienta justo delante de Julio Sahad. Según explicó, estuvo siempre dándole la espalda y con el barbijo puesto. A quien si se lo ve en algunos momentos sin tener el tapabocas colocado es al propio Sahad, mientras estaba sentado en su banca. De hecho, también hay una secuencia donde se lo ve a Iglesias pasar por delante de él, con el barbijo mal colocado. Se sientan en la misma hilera y según el diputado es posible que haya pasado por al lado y lo haya saludado ya que tienen un buen vínculo. «La instrucción que tenemos es que el barbijo no es necesario en el recinto porque la distancia social está respetada por la separación entre bancas, salvo que estemos hablando y nos detengamos en un mismo lugar», explicó Iglesias. Sobre Del Plá también se da una situación similar, ya que no se sientan cerca, pero compartieron recinto y la diputada de izquierda también pasó cerca en algún momento. Los tres confirmaron que este martes se realizarán el hisopado.

Por otro lado, después del caso de Julio Sahad se decidió reforzar los trabajos de desinfección en el Congreso (según explican ya eran habituales, sobre todo después de alguna actividad como una sesión). Se hizo especial hincapié en los sectores más concurridos, como el recinto, el salón de Pasos Perdidos o el Delia Parodi.

Coronavirus, también en el Senado

El Congreso de la Nación se mantiene expectante a la espera de la posibilidad de que aparezcan nuevos casos de coronavirus entre legisladores y trabajadores del recinto, luego de que se confirmara este lunes que el diputado del PRO, Julio Sahad, dio positivo. También ayer, pero a última hora, se reveló que una empleada del Senado está infectada. Se encuentra asintomática, pero por su caso se tendrán que hisopar en las próximas horas a otros compañeros de trabajo.

El nuevo caso de coronavirus en el Congreso fue confirmado en la noche del lunes. Se trata de una mujer que trabaja en el sector de seguridad de la Cámara Alta. Según la información oficial, la empleada legislativa se encuentra en buen estado de salud y la última vez que asistió a su puesto de trabajo fue el miércoles pasado, cuando se hizo la última sesión por videoconferencia en la que se debatió el proyecto de ley de creación de una Comisión Bicameral de Investigación de las deudas de la empresa agroexportadora Vicentin con el Banco Nación.

Si bien la mujer se desempeña en un puesto fijo en el Palacio Legislativo, donde no tiene contacto con senadores ni autoridades de la Cámara, mantuvo contacto con dos compañeros del área que deberán realizarse el test de coronavirus en las próximas horas para confirmar si fueron o no contagiados.

La alarma en el Congreso se encendió ayer a la medianoche cuando se confirmó que el legislador del PRO, Julio Sahad, dio positivo de COVID-19, por lo que se tuvo que activar el protocolo para casos de contagios. La preocupación es mayor ya que a diferencia de los otros dos legisladores que dieron positivo (Walter Correa y Federico Fagioli, ambos del Frente de Todos ) el diputado de La Rioja fue de los que participó de forma presencial en la sesión del jueves pasado que duró 10 horas.

Por lo que el médico de la Cámara de Diputados y funcionarios analizaron las imágenes del debate parlamentario para intentar dilucidar con precisión la cadena de contactos que tuvo Sahad a lo largo de la extensa jornada de la semana pasada. “Es difícil saber donde me contagié. No tengo idea donde pudo haber sido. En Buenos Aires voy a un departamento solo, en la cámara estoy solo en mi despacho. No tengo contacto estrecho con personas salvo con mi asistente”, respondió el diputado en una entrevista con Radio Provincia. En efecto, se determinó que seis diputados deberán someterse al hisopado para confirmar o descartar la enfermedad. Ellos son: Silvia Lospennato, Fernando Iglesias, Facundo Suárez Lastra, Cristian Ritondo, José Luis Ramón y Romina del Plá, quienes estuvieron en contacto directo con Sahad.

Tras este episodio, el edificio del Senado y sus inmuebles anexos fueron desinfectados ayer mismo. Según informaron desde la Cámara Alta, la desinfección “exhaustiva” se levó a cabo “con equipos de ultra bajo volumen”. Se rociaron todas las superficies de espacios comunes, salones y oficinas con un “desinfectantes a base de amonio cuaternario de alto poder germicida y demostrada eficiencia contra el COVID-19″, precisaron.

Estos operativos, que se realizan a diario desde el 16 de marzo, utilizan un desinfectante que es inocuo para las personas, no tiene olor y tiene un efecto residual de 12 horas posterior a la aplicación. Además, no es corrosivo, presenta un alto poder de penetración y no libera vapores irritantes, indicaron.

La medida se complementa con un “refuerzo sistemático de la limpieza” que el Senado lleva adelante según las recomendaciones del Ministerio de Salud y de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Para ello, se establecieron cuadrillas especiales que recorren permanentemente los edificios, intensificando el uso de lavandina y una solución de alcohol al 70% en pisos de pasillos, salas comunes y oficinas, picaportes, barandas, botoneras de ascensores, cocinas, baños, teclados, teléfonos y puertas.

Giselle Tkaczuk

Deja un comentario