Kanye West: el rapero será candidato a la presidencia norteamericana

El rapero Kanye West protagonizó este domingo su primer acto de campaña tras anunciar su candidatura a la Presidencia de EE.UU.: un peculiar mitín en Carolina del Sur en el que propuso premiar con un millón de dólares a quienes tengan un bebé y generó polémica con ciertos comentarios sobre la esclavitud.

Kanye West, cuyo anuncio de presentarse a las elecciones de noviembre provocó este mes una gran conjetura sobre si simplemente buscaba publicidad o incluso favorecer las opciones de reelección del presidente estadounidense, Donald Trump, estrenó su incipiente campaña en la localidad de North Charleston.

Vestido con un chaleco antibalas con la palabra “seguridad” escrita delante, el rapero dio un discurso inconexo ante cientos de personas, que estaban obligadas a llevar mascarilla para protegerse de posibles contagios por COVID-19.

Preguntado desde la audiencia sobre el aborto, Kanye West se puso a llorar al recordar cómo su padre quiso interrumpir el embarazo de su madre y que él pensó en hacer lo mismo cuando su esposa, Kim Kardashian, quedó encinta. “Casi maté a mi hija”, dijo.

El rapero precisó que cree que el aborto debe ser legal, pero propuso algo llamado “aumento máximo”, que consistiría en dar “un millón de dólares o algo así” a las mujeres que tuvieran un bebé para disuadirlas de interrumpir su embarazo.

Kanye West también provocó controversia al afirmar que la célebre abolicionista afroamericana Harriet Tubman, que en el siglo XIX participó en una red clandestina para sacar del sur de EE.UU. a decenas de negros, “en realidad nunca liberó a los esclavos” sino que “hizo que fueran a trabajar para otra gente blanca”.

Una usuaria afroamericana de Twitter, identificada como Toe Knee, capturó ese momento en video desde el mitín y escribió: “Kanye dijo esto y me fui inmediatamente. Vine a reírme un poco y lo conseguí. Pero cuando empezó a faltar al respeto, para mí se acabó”.

El ganador de 21 Grammys se pronunció además en contra de un mayor control de armas al afirmar que “disparar pistolas es divertido” y que si la gente dejara de tener armas otros países podrían invadir EEUU y “esclavizar” a su población.

Kanye West, que competiría como independiente en las elecciones de noviembre, ya logró este mes inscribirse en las papeletas del estado de Oklahoma, y su parada en Carolina del Sur tenía como objetivo recaudar firmas para poder competir también en ese territorio.

No está claro qué futuro puede tener la campaña de Kanye West, que hasta hace apenas unas semanas apoyaba fervientemente a Trump, porque el plazo para registrarse ya ha expirado en media docena de territorios y los requisitos son complicados en otros.

Pero West ya registró la semana pasada su comité de campaña electoral en la Comisión Federal de Elecciones, y bautizó su partido como BDY -abreviatura en inglés de “birthday” (cumpleaños)- porque, según dijo a Forbes, “cuando gane” las elecciones “será el cumpleaños de todo el mundo”.

La oficialización de Kanye West

Kanye West, que el pasado 4 de julio anunció su candidatura a la presidencia de Estados Unidos, presentó su primer formulario ante la Comisión Electoral Feredal (FEC, sus siglas en inglés) el pasado miércoles, en el primer paso oficial como candidato a la Casa Blanca en las elecciones de noviembre en dicho país.

Sin embargo, aún no ha presentado el formulario más importante. El portavoz de la FEC, Christian Hilland, dijo al Daily News que se debe presentar una “Declaración de candidatura” antes de que se oficialice el lanzamiento presidencial de West. Tal formulario sólo se activa si West muestra que recaudó o gastó más de USD 5.000 en actividades de campaña. “No veo tal presentación”, agregó Hilland.

La confirmación de su lanzamiento se produjo horas después que New York Magazine indicara que el polémico músico había dado marcha atrás y le había comunicado su decisión al estratega electoral Steve Kramer, al que inicialmente había contratado para ayudarle en su campaña electoral, y en concreto para que su candidatura fuera aprobada en los estados de Florida y Carolina del Sur.

Kramer afirmó que el rapero ya había abandonado sus planes presidenciales que anunció hace menos de dos semanas. La semana pasada, según Kramer, el equipo de West trabajó todo el fin de semana para formalizar su candidatura ante la Comisión Electoral Feredal (FEC), por lo que la decisión del músico se había producido se manera repentina.

“Teníamos mucho apoyo para conseguir incluirlo en la papeleta”, apuntó Kramer, que varios días después de que el representante de West dejara de contestar a llamadas telefónicas, confirmó que “está fuera” de la carrera presidencial.

El productor y diseñador ofreció controvertidas declaraciones en los últimos días.

Kanye West, que solía considerarse un partidario del presidente Trump, fue blanco de burlas cuando tuiteó el 4 de julio que iba a lanzar una campaña para la Casa Blanca. En una entrevista con la revista Forbes, West dijo que estaba dejando atrás su apoyo a Trump. “Me estoy quitando el sombrero rojo con esta entrevista”, dijo.

Entre ellas, que sospechaba de una posible vacuna contra la COVID-19 o que el sistema de planificación familiar del país es obra de los supremacistas blancos.

También explicó que el eslogan de su campaña sería “YES!”, y el nombre de su formación política, “Birthday Party” (El Partido del Cumpleaños), que escogió porque: “cuando ganemos, será el cumpleaños de todo el mundo”.

Pero quizá una de las afirmaciones más sorprendentes en la entrevista fue que tenía pensado basar la gestión de EE.UU. en la estructura de Wakanda, un país ficticio localizado en el África Subsahariana que aparece en los cómics de Marvel y que presentan como la nación más desarrollada y más avanzada tecnológicamente.

Poco después, una fuente reveló a la revista People que Kanye West está pasando por un episodio de bipolaridad, y que tanto su esposa, Kim Kardashian, como sus allegados, estaban preocupados por su salud.

«Kanye ha estado bien durante mucho tiempo. En el pasado, ha sufrido episodios maníacos y depresivos relacionados con su trastorno bipolar. Ahora mismo, lo está pasando mal de nuevo», explicó la fuente.

“Kim está consternada, al igual que toda su familia. Es muy estresante para Kim, porque el comportamiento de Kanye es muy impredecible”, concluyó.

Edgardo Marano

Deja un comentario