La Cámara de Diputados aprobó el nuevo ajuste a los jubilados

Con la presencia de la cúpula de la Anses y de los directores de cada una de las delegaciones regionales observando desde los balcones, el oficialismo sancionó en la Cámara de Diputados -con 132 votos afirmativos contra 119 negativos- la nueva fórmula con la que se dará la movilidad de las jubilaciones y pensiones durante el 2021.

La norma que el oficialismo aprobó establece la aplicación de un ajuste trimestral de los haberes previsionales con una fórmula que combina un 50% de la recaudación de la Anses y otro 50% de la variación salarial medida por la evolución de los salarios formales que realiza el Ministerio de Trabajo (RIPTE) y de los salarios que mide el Indec, en donde se impondrá el que sea mayor.

Con esta aprobación, que será publicada entre mañana y pasado en el Boletín Oficial, es contemplado un período para que sea reglamentado hasta febrero de 2021. De este modo el Ejecutivo aplicará una nueva fórmula de movilidad a todo un universo comprendido por 18 millones de personas, entre jubilados, pensionados, pensiones no contributivas, Asignaciones Familiares, Asignación Universal por Hijo (AUH) y Pensión Universal al Adulto Mayor (PUAM).

La fórmula inicial que había enviado el Ejecutivo a Diputados y que fue modificada en el Senado establecía dos actualizaciones al año que se conformaban 50% a base del crecimiento de los salarios y 50% a base de la recaudación. Además, establecía que el aumento de 5% de diciembre que se otorga por decreto iba a ser tomado a cuenta del incremento que se aplique con la nueva fórmula en marzo de 2021.

En su paso por el Senado y a sugerencia del Frente de Todos, se le introdujeron cambios sustanciales para que, entre otros aspectos, los aumentos previsionales sean trimestrales, con lo cual habrá cuatro incrementos por año.

El proyecto original establecía que los cambios en la fórmula de movilidad se iban a producir cada seis meses.

Esa modificación fue adoptada para “empalmar” los meses de enero, febrero y marzo, que estaban afuera de la actualización, porque la fórmula del anterior gobierno se aprobó en diciembre de 2017, pero empezó a regir en marzo de 2018.

En tanto, buena parte de la discusión estuvo en el enfrentamiento de las dos fórmulas, la que promulgó el macrismo en su administración y la que hoy busca aprobar el Frente de Todos, pero la suerte ya está definida y en el oficialismo están confiados que alcanzará los 129 votos que se necesitan para tener la fórmula que se va a aplicar a partir de 2021.

La diputada nacional del Frente de Todos (FdT) Fernanda Vallejos destacó el nuevo cálculo de movilidad jubilatoria al considerar que “se trata de la restauración de una fórmula que, durante su vigencia, permitió una recuperación del 26 por ciento de los haberes previsionales, contra una pérdida del 20 por ciento”.

De esta forma, la legisladora ponderó la fórmula previsional que funcionó entre 2008 y 2017, en detrimento del coeficiente en 2018 y 2019 por la gestión de Cambiemos.

Vallejos aseguró también que “la mejora de salarios, la actividad y el empleo van a garantizar la mejora en la calidad de vida de nuestros jubilados y jubiladas, así como del conjunto de los argentinos y las argentinas” (SIC).

Las respuestas desde el oficialismo apuntaron siempre a lo mismo, haciendo referencia a los 20 puntos que perdieron los jubilados en la administración de Cambiemos y que el 2021 mostrará crecimiento y que en diciembre del próximo año se demostrará que los jubilados ganaron en sus ingresos con el cambio de la fórmula. Como dijo el miembro informante, el diputado Pablo Casaretto, quien terminó su exposición diciendo: “No quiero que me den la razón – sobre las bondades de la fórmula de movilidad- sino que me den tiempo”.

Luego de los cruces entre varios legisladores y algunos gritos, la sesión fue tomando un curso normal, en especial cuando comenzó el debate por la ley del aborto en el Senado donde se mudaron la tensión y la atención.

En ese marco, el presidente del bloque de diputados nacionales de la Coalición Cívica, Juan Manuel López, aseguró que «la fórmula de movilidad jubilatoria propuesta por el Poder Ejecutivo trasladará a los jubilados, a los pensionados, a los beneficiarios de la AUH, los riesgos de la macroeconomía Argentina”.

Y vaya si no es una macroeconomía riesgosa. No hace falta hablar de la brecha cambiaria, del riesgo país, del déficit, todos esos problemas que tiene nuestra economía; una de las recesiones más grandes del mundo en el 2020, qué pesado cargar con ese riesgo”, completó durante su discurso en el recinto.

Nos decían que los aumentos, como dice la Constitución en el artículo 14 bis, tienen que ser por una movilidad determinada, por algún índice concreto, cierto y claro. En el 2008 se les ocurrió una fórmula difícil de entender que es a lo que estamos volviendo”, continuó.

En ese sentido dijo que “era una fórmula que se regía por el crecimiento en la recaudación”, que “eso pasaba porque no había Indec, no había estadísticas en la Argentina”.

El presidente del interbloque de Juntos por el Cambio, Mario Negri, aseguró que la formula de movilidad jubilatoria del Gobierno “ignora la inflación” y afirmó que eso es “tener una miopía” respecto de la evolución de los precios en la Argentina.

Queríamos una base mínima de inflación”, consideró el cordobés, quien dijo descreer que el año que viene la economía vaya a crecer a “tasa china”.

A su turno, el presidente del bloque de diputados nacionales del PRO, Cristian Ritondo, cuestionó el proyecto de ley que modifica la fórmula de movilidad jubilatoria al señalar que “es increíble que el Gobierno no tenga una idea superadora que no sea otra que ajustar a los jubilados” y que la postura oficialista se trata de “un relato que no está sostenido por los datos”.

¿Si esta ley fuera tan buena estaríamos tratándola hoy escondidos entre ‘verdes’ y ‘celestes’ o estaríamos haciéndolo a toda luz?”, se preguntó el titular de la principal bancada que integra el interbloque de Juntos por el Cambio en la cámara baja.

Por último, señaló: “Estamos acá, institucionalmente discutiendo, no estamos tirando piedras. En 2017 hubo un hecho violento y desestabilizador y eso lo repudiamos, pero por eso también estamos orgullosos de estar sentados acá en el marco de un debate en serio”.

Cabe recordar que durante 2020 la intervención bajo la Ley de Emergencia decretó aumentos trimestrales ($1.500 más 2,3%, 6,12%, 7,5% y 5% en marzo, junio, septiembre y diciembre, respectivamente) que achataron la pirámide de haberes afectando prioritariamente a los beneficiarios de mayores ingresos.

Edgardo Marano

Deja un comentario