La CGT reclamó negociar un aumento del salario mínimo

La CGT le reclamó formalmente al Gobierno iniciar de manera «urgente» las negociaciones para un aumento del salario mínimo. Lo hizo este miércoles a través de una nota firmada por los secretarios generales Héctor Daer y Carlos Acuña dirigida al ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica.

La central obrera solicitó la «urgente convocatoria» al Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo Vital y Móvil, con la intención de actualizar el salario mínimo.

«La petición se funda en la caída del poder de compra de los ingresos de los trabajadores por el efecto directo del efecto inflacionario», señalaron los líderes de la CGT en su nota.

El Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil se reunió por última vez en agosto y fijó una suba del piso de 25% en cuatro etapas: la última se cobrará en junio de 2019. El incremento se dio sobre una base de $10.000: por lo tanto el salario mínimo (SMVM) rondaría los $12.500 en junio de 2019. Los primeros aumentos se dieron en septiembre (7%) y diciembre (6%) de este año, y los próximos están previstos para marzo (6%) y junio (7%) de 2019.

Daer también aseguró que la CGT rechazará cualquier «techo» que el Gobierno quiera fijar para las negociaciones por paritarias en 2019. «El Gobierno no puede pretender un techo a las paritarias si alimenta la inflación todos los meses con las subas de tarifas», indicó.

A pesar del reclamo de la CGT, el Gobierno analiza descongelar sueldos de altos funcionarios

El anuncio fue hace poco más de un año como respuesta al escándalo vinculado al ex ministro de Trabajo Jorge Triaca y su intervención en el SOMU, y como un gesto de supuesta austeridad en las puertas del peor año de la gestión de Cambiemos.

A fines de enero, Mauricio Macri anunció en el Salón Blanco de Casa Rosada la salida de parientes directos de los funcionarios y el congelamiento de los sueldos de los ministros, secretarios y subsecretarios de Estado. En aquel momento, la inflación pronosticada no llegaba al 20%, menos de la mitad de lo que termina este 2018.

El Gobierno analiza ahora, un año después de aquel anuncio, «descongelar» los salarios de los funcionarios de mayor rango. Es decir, que reciban los aumentos fijados por la paritaria estatal. Así lo confiaron desde la Jefatura de Gabinete, aunque aún no hay ninguna decisión tomada al respecto y nadie se anima a decir si la administración de Macri avanzará en ese sentido en medio de un año electoral.

Al momento del anuncio del Presidente, el ajuste impactaría en algo más de 320 funcionarios entre ministros, secretarios y subsecretarios de Estado, aunque al final el alcance del congelamiento fue mejor por la reducción de cargos. Sin embargo, funcionarios de menor jerarquía, como directores nacionales -el sueldo bruto oscila los $97.000-, también sufrieron el recorte.

Es que el acuerdo alcanzado a mediados de año entre el entonces ministro Andrés Ibarra y Andrés Rodríguez, de UPCN, estableció un aumento del 15% en tres tramos para los sueldos menores $40.000. Para los sueldos de entre $40.000 y $100.000, se acordó una suma de $2.000 y $4.500 en julio y agosto. En esos días, el Gobierno aún sostenía la meta de inflación del 15% para ponerle un techo a los convenios paritarios.

En noviembre, el Gobierno anunció una recomposición salarial: una suma fija de$5.000 que se abonó este mes, y que en rigor fue menor porque estuvo alcanzada por el impuesto a las ganancias, y aumentos del 5% en enero y en febrero. Ambos acuerdos sí alcanzaron a todos los funcionarios.

Según la tabla salarial, el sueldo bruto de los ministros es de unos $183.000, el de los secretarios $168.000 y $152.000 el de los subsecretarios.

Un año después de aquel anuncio, en Casa Rosada reconocen que el impacto publicitario de la medida fue mucho menor al esperado. El Gobierno ya descontaba que el impacto en las arcas estatales no sería significativo.

Por el contrario, el anuncio presidencial sí generó mal humor interno. Hubo funcionarios que, de hecho, dejaron el cargo a lo largo del año. Hay oficinas de Casa Rosada, algunas de la Jefatura de Gabinete, en las que las quejas fueron constantes durante todo el 2018, con una inflación que cerrará en torno al 50%. Los que no mostraron resistencia son los ministros que no viven del sueldo.

Las administraciones de Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, por caso, decidieron no imitar la medida. Tampoco el Parlamento.

El paquete anunciado por el Gobierno también incluyó un recorte de las unidades retributivas que los ministros utilizan para los sueldos de asesores o funcionarios. Pasaron de 30 mil a 10 mil por ministro. Y se congelaron los montos.

Edgardo Marano

Deja un comentario