La Corte se apoya en sus números y futuros fallos

En una semana caliente, que la tuvo como protagonista, la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) se llamó a silencio y sólo rompió esa posición para responder con datos concretos. Fue luego de que, tras anunciar la creación de un Consejo consultivo que evaluará el funcionamiento del máximo tribunal, el presidente Alberto Fernández declarara en una entrevista radial: “Toda mi vida he dicho que el problema no está en el número de integrantes de la Corte. La Corte puede funcionar con cinco miembros, lo que sí digo es que la Corte está funcionando mal”.

Tras esos dichos, fuentes del Palacio especificaron que, en 2019, la Corte resolvió “29.191 causas”, la mayoría de las cuales corresponden a lo penal, laboral y previsional.

El número no es sólo uno de los pilares de la Corte. En las próximas semanas se espera que, entre los fallos a sacar, haya varios sensibles.

“La Corte va a tener un as bajo la manga todas las semanas”, explicaron fuentes del Palacio. Al tiempo que agregaron: “Se estuvo trabajando mucho durante la cuarentena”, producto que será percibido próximamente, ya que se conocerán varias resoluciones.

Entre lo que la Corte tiene para decidir y genera fuertes expectativas, pero aún no está cerca de resolverse, es la serie de planteos de la defensa de CFK, en especialidad en Vialidad, el único de los juicios que tiene en marcha.

Esa situación es la que, para parte de las fuentes consultadas, explica la situación que se da respecto de la Corte. “No les interesa (en referencia al oficialismo) tener una visión real de la Corte. Hablan de mal funcionamiento y dos horas después tenían los números. El verdadero motivo está en los tiempos de CFK, en los que, a la vez, no hay una mora excesiva respecto de ellos”, resumen.

El quiebre: Tanto en un sector de la política como en la justicia, hay cierta coincidencia de una lectura complementaria respecto de por qué la Corte quedó como posible objetivo de cambios. Las miradas sitúan el quiebre a fines de abril pasado.

Hasta entonces, los anuncios del oficialismo daban cuenta de la voluntad de llevar adelante una reforma judicial, con la mira en el fuero federal. Pero después de esa fecha, se comenzó a mencionar la posibilidad de revisar el funcionamiento del máximo tribunal.  La bisagra estaría, explican, en el momento en que el máximo tribunal rechazó el pedido de CFK, como presidenta del Senado, para que se pronunciaran sobre la validez de las por entonces todavía eventuales sesiones por videoconferencia del Senado, en el marco de la pandemia de coronavirus.

Entonces, los cinco jueces votaron por desestimar el planteo. La mayoría coincidió en sostener que no correspondía que la Corte interviniera porque no había un “caso” a resolver, al tiempo que sostuvieron que el Senado tiene las facultades necesarias para decidir cómo sesionar.

En tanto que Carlos Rosenkrantz, presidente del tribunal, consideró en cambio que directamente debía rechazarse el pedido de CFK “in límine”, es decir sin darle trámite, y no hizo otras consideraciones.

“Ese viernes (24 de abril) salió la resolución y aunque en Twitter se festejó como un triunfo, la realidad es que se leyó una postura unificada y un revés”, detallaron fuentes judiciales.

Planteos sensibles: En el máximo tribunal existen varios planteos y reclamos que involucran a CFK, así como a varios otros funcionarios y exfuncionarios, como el exvicepresidente, Amado Boudou.

En mayo de 2019, la Corte pidió al Tribunal Oral Federal (TOF) 2, que juzga el caso de Vialidad, el primero que tiene a la vicepresidenta en el banquillo de los acusados, que envíe todos los cuerpos de la causa, por las presentaciones en el caso.

El pedido puso en duda el comienzo del debate, que finalmente inició como estaba planeado. La definición del planteo despierta expectativas, aunque nadie espera resoluciones prontas.  En tanto que en las últimas semanas, la Corte rechazó varios planteos de exfuncionarios como Julio De Vido, Roberto Baratta y José López, en lo que se constituyó como un aval del tribunal a la continuidad de las causas de corrupción.

En ese marco, en los pasillos de tribunales, resuenan dos frases. Fuentes del Palacio sostuvieron, para definir la situación actual: “El tablero parece igual pero hay gente que juega a las damas y gente que juega al ajedrez. La Corte juega al ajedrez”.

En tanto que en el mundo jurídico se habla de los planes del Poder Ejecutivo sobre la justicia como “otro Vicentín”, en referencia a la situación de la cerealera santafesina, que marcó una fuente avanzada del Ejecutivo y en las últimas horas, un retroceso. Ninguna es concluyente, pero las dos auguran tiempos agitados.

Giselle Tkaczuk

Deja un comentario